Seis síntomas de la destrucción de nuestro planeta

Tras la revolución industrial, la polución, la contaminación de  tierras y los océanos saturados de plástico, deshielo de los polos, entre otros, han puesto al planeta al borde de su destrucción, a menos que la humanidad emprenda cambios para detenerlo.

Tras la revolución industrial, la polución, la contaminación de  tierras y los océanos saturados de plástico, deshielo de los polos, entre otros, han puesto al planeta al borde de su destrucción, a menos que la humanidad emprenda cambios para detenerlo.

 

Johan Rockström, director del Centro de Resiliencia de Estocolmo, en Suecia, afirmó en un video publicado por el Foro Económico Mundial en 2017 que “ya se tiene una abrumadora cantidad de evidencia científica que deja ver que en solo cinco décadas, la humanidad pasó de ser un mundo pequeño en un planeta grande, donde se podía permitir un crecimiento económico poco sostenible, a ser un mundo grande en un planeta pequeño que llegó a su punto de saturación y tocando el techo de la capacidad biofísica del planeta”.

 

Las dos primeras décadas de este siglo han registrado los años más cálidos de la historia y el periodo entre 2015 y 2018 va punteando entre los primeros puestos. Los humanos dependen de esos 11 kilómetros de grosor de atmósfera para sobrevivir en la Tierra. Ya pasaron 50 años de un incremento exponencial negativo, el reto actual es transformar la economía hacía un viaje a la sostenibilidad.

 

Presentamos seis pruebas de que la humanidad tiene responsabilidad en la crisis ambiental que se vive actualmente y 10 datos sobre cómo también se ha despertado una consciencia y hay una intención de cambiar las cosas. Tome nota:

 

  1. Glaciares en retirada

 

Aunque la función ecológica de los glaciares es menor que la de los bosques y páramos, hay preocupación por la irrupción a este ecosistema. El informe Onthin ice detalla los impactos del cambio climático en el Ártico, la Antártida, el Himalaya, los Andes y África Oriental. El deshielo de estas zonas ha generado un aumento del nivel del mar de 0,8 milímetros cada año, lo que afecta de manera a las personas que viven en las zonas próximas a los glaciares.

 

Según el Instituto Nacional de Investigación en Glaciares y Ecosistemas de Montaña (Inaigem), la Cordillera Central del Perú registra una pérdida del 65% de área glaciar en 54 años. En 1962 había 117 kilómetros cuadrados de área glaciar, pero en el 2019, solo 40 kilómetros cuadrados.

 

  1. Crisis a la humanidad

 

Hay incertidumbre sobre la escala de los posibles impactos, pero los cambios podrían generar escasez de agua dulce, traer cambios radicales a nuestra capacidad de producir alimentos y aumentar el número de muertes por inundaciones, tormentas, olas de calor y sequías. Esto se debe a que se espera que el cambio climático aumente la frecuencia de eventos naturales extremos, aunque vincular cualquier acto individual con el calentamiento global es complicado.

 

  1. Aumento del nivel del mar

 

En todo el mundo, el nivel medio del mar aumentó en 3,6 mm por año durante el período 2005-2015.La mayor parte del cambio es explicado por la expansión térmica del agua de mar. A medida que esta se calienta, las moléculas se empaquetan menos densamente, causando un aumento en el volumen del océano.

 

  1. Deshielo de los polos

 

El mundo es ahora casi un grado Celsius más cálido que antes de la industrialización generalizada, según la Organización Meteorológica Mundial (OMM). Las pérdidas de hielo en los polos se consideran el principal impulsor del aumento del nivel del mar. La mayoría de los glaciares en las regiones templadas del mundo y a lo largo de la Península Antártica están en retirada.

 

Desde 1979, los registros satelitales muestran una disminución dramática en la extensión del hielo marino del Ártico, a una tasa anual del 4 % por década. En 2012, la extensión del hielo alcanzó un mínimo récord que fue 50 % más bajo que el promedio de 1979-2000.

 

  1. El plástico en el océano

 

Barato, antiséptico y conveniente, el plástico fue inventado hace 100 años. Ahora cinco islas de plástico como grandes manchas se aglomeraron en el pacífico. La existencia de algunas de ellas fue descrita en1988 en una publicación de la NationalOceanic And AtmosphericAdministration (NOAA) de los Estados Unidos, que se basaba en los resultados obtenidos en laboratorios de Alaska entre 1985 y 1988, que midieron plástico flotante en el Pacífico Norte. En ellas no hay botellas u otros recipientes, sino más bien microfragmentos, del tamaño de un grano de arroz, que están contaminando y destruyendo lentamente el ecosistema oceánico. En recientes años se han sumado islas de plástico en otros lugares.

 

  1. Blanqueamiento de corales

 

Los arrecifes de coral no son plantas ni rocas, son animales coloniales, de los cuales depende hasta el 25 % de las especies marinas, incluyendo las tortugas. La organización Greenpeace define el blanqueo del coral es una afección que puede dañar seriamente o destruir sistemas enteros de arrecifes coralinos. Contienen plantas microscópicas denominadas zooxantelas que dan color a sus tejidos y le proporcionan alimento a través de la fotosíntesis – el mismo proceso biológico por el que las plantas generan alimento a partir de la luz. Sin estas minúsculas plantas, los corales no pueden sobrevivir o deponer las grandes cantidades de caliza que contienen sus esqueletos.

 

El peor episodio de blanqueo fue registrado en 1998, cuando todos los sistemas de arrecifes de los océanos tropicales del planeta resultaron afectados. En lugares como el Océano Índico, murieron sistemas enteros de arrecifes. Ese año se supo que murieron aproximadamente el 16 % de los corales del mundo.