Wilber Medina revela cómo se perpetró crimen contra Alan desde Fiscalía

Por: Pablo Carranza

Usted ha señalado que la muerte de Alan García fue un crimen de Estado ¿De qué manera cercaron al expresidente Alan García?

El plan siniestro del crimen de Estado para lograr la muerte del expresidente García se ha producido en tres tiempos. La primera parte, fueron las escuchas telefónicas y las escuchas de las conversaciones que el presidente realizaba al interior de su domicilio y de su oficina. Eso más o menos ha ocurrido a partir de 2018 básicamente hasta abril del 2019. Ahí perfectamente el gobierno de Vizcarra con su ministro Morán, y con Harvey Colchado, jefe de la Diviac, tenían de manera ilegal y en tiempo real el conocimiento de todo lo que hacía y pensaba el presidente García, y dentro de eso era que se iba a matar. La segunda etapa viene el mismo 17 de abril del 2019 y este plan empieza con el pedido de la detención preliminar por parte del fiscal José Domingo Pérez, luego la decisión del juez Sánchez Balbuena de ordenar el allanamiento con fines de incautación y captura del presidente García el 19 del mismo mes y eso se ejecuta y efectivamente no lo ejecuta la policía judicial, como disponía el mandato, sino lo hace la Diviac. Van a su casa con un medio de comunicación, Rosa María Palacios tuitea a las 5 am, otra periodista tuitea a las 5.45 dando por hecho la detención de García. Sin embargo, la policía llegó a su casa a las 06:24 de la mañana con canal N y América Noticias también.

 

¿Está diciendo que la prensa ya estaba avisada?

Para hacer ese microondas se ha tenido que hacer con mucha anticipación la coordinación correcta, y luego, quien llevó adelante la ejecución de este mandato de detención no fue el fiscal Pérez sino que mandó a su adjunto, no fue Colchado sino mandó también a sus segundos porque sabían que el presidente García tenía un arma y que había dicho que a él no lo iban a ver con chalecos ni con marrocas. Además, ocurrió algo que nunca ha ocurrido, cuando la policía judicial va en la madrugada a allanar, incautar y detener personas, van con un tubo, rompen la puerta e ingresan incluso con escalera por los costados, pero en el caso del expresidente García no ocurrió nada de eso, sino que tocaron el timbre pacientemente y llamaron a la puerta, conversaron con la empleada, le dijeron que es una fiscal y que iban a dejar una notificación. O sea, no actuaron como actúan en todos los otros casos para el efecto sorpresa, sino que le daban la oportunidad para que el expresidente tome la decisión que ellos ya sabían que iba a tomar, o sea querían que se entere que iban por su detención y así percute el gatillo. Eso se da durante el 17 y de ahí, después de eso, vino la campaña mediática de que “el presidente García huyó de la justicia porque la justicia le tocó la puerta y él se mató, con lo cual cerraron el caso”. Y, ahora, a raíz de la revelación de Jaime Villanueva de que Vela Barba cercó a García a favor de Gustavo Gorriti, nos ponemos en evidencia que se ha iniciado el último plan que es generar la impunidad de la muerte del presidente García.

 

¿Cree que lo hace por miedo?

Como su exabogado (de García) exijo a la Fiscalía y al Congreso de la República que se inicie una investigación de verdad, pero no con Alcides Chinchay, no con el actual Fiscal de la Nación, sino con nuevos fiscales, porque ahorita están tomados por el poder mediático del señor Gorriti. Sino como nos explicamos esta amenaza que según Villanueva Gorriti le hizo a Juan Villena: “yo no te voy a permitir que tú seas fiscal”. Este señor ha hecho dos declaraciones en los casi 100 días que tiene como fiscal y en ninguna ha desmentido lo que, según Villanueva, Gorriti le dijo. Un fiscal serio sale y desmiente categóricamente. Por lo tanto, no hay que caer en esta farsa de investigación que hace el señor Alcides Chinchay, sino que hay que exigir que se haga una investigación objetiva y de verdad.

 

 


Más recientes

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial