Meche en sus trece

0
369
Meche en sus trece
Meche en sus trece

Por:Martín Valdivia R.

                                 Meche en sus trece

No quiere irse y está en todo su derecho. Mercedes Aráoz fue elegida por el pueblo para un periodo de cinco años y, como tal, pretende quedarse hasta el 2021. Y cómo va a irse si la ningunearon olímpicamente, no la tomaron en cuenta ni siquiera para decirle esta boca es mía. Ahora, Meche, con toda la razón del mundo, no quiere verse sometida a una decisión de la cual no formó parte. La comprendemos y la alentamos. El presidente Vizcarra tiene que entender que hay formas elementales de cortesía y convivencia y eso de tomar decisiones tan importantes para el futuro del país, sin compartirlo con su vicepresidenta es, por decir lo menos, una grosería.

Y las excusas sobran. Según Salvador del Solar no se le dijo porque ella no es parte del consejo de ministros. Vaya escusa. A Vizcarra nada le hubiera costado alzar el celular y llamarla a Palacio. Ella, tal como lo ha señalado en una entrevista, señaló que “le pude haber dado mi mirada sobre el tema y una opinión, quizás la tomaba o no, pero la hubiera escuchado”. Y está lo cierto. Más aún tratándose de una dama que merece todo nuestro respeto.

Ahora bien, con el proyecto de ley presentado, la suerte de Mercedes Araoz está echada. Según Salvador del Solar, dicho instrumento legal“busca que como nación superemos estos tres años de inestabilidad política” (sic). Nos preguntamos, ¿qué mayor inseguridad política se puede generar que con este proyecto de ley? El país necesita tranquilidad y la postura de Meche Aráoz nos parece la más adecuada: buscar el diálogo en vez del enfrentamiento. Dar señales de entendimiento a los agentes económicos, ponderar el mensaje conflictivo.

Pero, ya es tarde. El proyecto de ley ya fue presentado “con carácter de urgencia” y será el Congreso el que decida la suerte del mismo. Ahora el Perú ingresará a un túnel de insospechada espera, con los ojos del mundo sobre nosotros. El país que tanto necesita salir de un crecimiento estancado, pagará con creces esta decisión del presidente Vizcarra que solamente favorece a sus deseos de zafarse del cargo a costa del país.

Esperemos que Meche dé la talla y, desde su propia curul y, más aún como vicepresidenta de la República, alce su voz de protesta y defienda el voto popular, de aquellos millones de peruanos que votaron por una lista – la de PPK – y se respeten los cinco años de mandato según estipula la Constitución. Si Vizcarra no quiere hacerlo, es su problema. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.