Cae paramilitar autor de 400 asesinatos

0
565
John Jairo Esquivel

Sus víctimas fueron ultimadas en 13 masacres ejecutadas por las llamadas autodefensas unidas de Colombia

 

Las autoridades colombianas capturaron a paramilitar John Jairo Esquivel, conocido con el alias de “El Tigre” y ex comandante del Bloque Norte de las extintas Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), a quien acusan de dirigir 13 masacres en las que murieron más de 400 personas.

Esquivel fue inervenido en Maicao, municipio del caribeño departamento de La Guajira, tras varios meses de trabajo de inteligencia y seguimientos.

El ex jefe paramilitar, detallaron las autoridades, dirigió en febrero del 2000 la masacre de la vereda (aldea) El Salado, en el departamento de Bolívar (norte), donde asesinaron a sangre fría a 60 personas en una de las matanzas más espeluznantes del conflicto colombiano.

También se le acusa de la masacre de Astrea, en el Cesar (norte), ocurrida el 28 de enero del 2000, cuando hombres de las AUC que se movilizaban en dos camiones llegaron hasta el caserío Santa Cecilia, sacaron a un grupo de pobladores a la plaza principal y allí asesinaron a 11 de ellos.

Además de las acusaciones de haber participado en esas 13 masacres, Esquivel es señalado de 491 desplazamientos forzados, violencia sexual, tortura, secuestro simple, secuestro extorsivo, homicidios agravados, tortura y concierto para delinquir, entre otros.

Muerte de policías

El ex líder paramilitar también está vinculado a un caso de desaparición y posterior asesinato de siete detectives del Cuerpo Técnico de Investigación (CTI) de la Fiscalía ocurrida en el departamento del Cesar en marzo del 2000.

Asimismo, según la Policía, Esquivel planificó y organizó el secuestro de Melisa Martínez García, una sobrina nieta del fallecido nobel de Literatura Gabriel García Márquez, el año pasado.

En 2006, unos 31.000 miembros de las AUC fueron desmovilizados en un proceso autorizado por el Gobierno del entonces presidente Álvaro Uribe Vélez.

Pero, dos años después Uribe (2002-2010) autorizó la extradición a Estados Unidos de 14 mandos paramilitares, entre ellos su máximo jefe, Salvatore Mancuso.