China admite que nuevo contagio por brote de bacteria se debió a una fuga en biofarmacéutica

0
450
China

En la provincia de Gansu en China, 3245 personas contrajeron brucelosis luego de una fuga de la bacteria brucella

Autoridades chinas reconocieron el martes 15 de septiembre del 2020 que miles de personas del noroeste del país dieron positivo a una enfermedad bacteriana. El brote, según se informó, fue causado por una fuga en una compañía biofarmacéutica en el 2019.

Según información difundida por CNN, la Comisión de Salud de Lanzhou, capital de la provincia de Gansu, en China, confirmó que 3.245 personas habían contraído la enfermedad, y otras 1401 personas dieron positivo en la prueba preliminar, aunque no se han reportado muertes.

La enfermedad, también conocida como fiebre de Malta o fiebre mediterránea, puede causar síntomas que incluyen dolores de cabeza, dolores musculares, fiebre y fatiga. Generalmente la brucelosis puede ser tratada con antibióticos, no obstante, “el tratamiento dura desde varias semanas hasta meses y la infección puede reaparecer”, indica el sitio web de la clínica Mayo.

Además, explica que la brucelosis, “es una infección bacteriana que se transmite de los animales a las personas. Lo más común es que las personas se infecten al comer productos lácteos crudos o sin pasteurizar”. Sin embargo, en algunas ocasiones estas bacterias “se propagan por el aire o por el contacto directo con animales infectados”.

El brote bacteriano

Este brote se debió a una fuga en la fábrica de productos farmacéuticos biológicos de Zhongmu Lanzhou, Esta ocurrió entre finales de julio y finales de agosto del año pasado, según la Comisión de Salud de la ciudad.

Mientras producía vacunas de brucella para uso animal, la fábrica utilizó desinfectantes vencidos. Esto significa que no todas las bacterias fueron erradicadas en el gas residual.

Este gas residual contaminado formó aerosoles que contenían la bacteria y se filtró al aire. Este se transportó por el viento hasta el Instituto de Investigación Veterinaria de Lanzhou, China,  donde se produjo el primer brote.

La gente en el instituto comenzó a reportar infecciones en noviembre y se aceleró rápidamente. A fines de diciembre, al menos 181 personas en el instituto habían sido infectadas con brucelosis, según la agencia de noticias estatal china Xinhua.

Ante dicha situación, la fábrica emitió una disculpa pública y se comprometió a cooperar con las autoridades locales en los esfuerzos de respuesta y limpieza, además de la contribución a un programa de compensación para los afectados.

Por ello, en su informe presentado el día martes anunció que 11 hospitales públicos proporcionarían chequeos regulares y gratuitos a los pacientes infectados. El informe no ofreció detalles adicionales sobre la compensación para los pacientes, excepto que se lanzaría en lotes a partir de octubre.