Corrupción causó demandas de Odebrecht y Kuntur Wasi por más de US$ 1,400 millones 

0
840
El excontralor Edgar Alarcón dijo que ve “mucha preocupación en el Gobierno en que asuma como congresista”.

Excontralor Edgar Alarcón sostiene que gobierno trabajaría bajo presión de constructora brasileña. “Fiorella Molinelli es la intocable del poder y está en EsSalud, que maneja alrededor de 20 mil millones de soles”, revela excontralor

Por: Roberto Sánchez R.

El excontralor Edgar Alarcón dijo a LA RAZÓN que corrupción de funcionarios públicos habría permitido que empresas como Odebrecht y Kuntur Wasi demanden al Estado peruano por la cifra de US$ 1,400 millones, sumados los montos de las indemnizaciones pedidas por ambas empresas ante el CIADI. Alarcón dijo que de asumir funciones como congresista fiscalizará al Gobierno del presidente Martín Vizcarra, sin atisbos de venganza política.

¿Cuál es su situación legal antes de asumir como congresista?

Legalmente estoy habilitado para asumir las funciones de congresista. Últimamente, se han difundido supuestas denuncias que datan desde el 2017 y que se investigan en la fiscalía. Fui contralor un año, desde junio del 2016 a junio del 2017. Antes de eso fui funcionario de Contraloría por 20 años. La comisión investigadora del Congreso me sacó de mi puesto y pasó un informe a la Fiscalía que me aperturó investigaciones por lavado de activos, enriquecimiento ilícito, colusión, peculado y delitos tributarios, cinco temas que están en la fiscalía.

¿Por qué cree que habría preocupación en que usted asuma como congresista?

Se ha corrido el rumor de que yo podría presidir la Comisión de Fiscalización del Congreso, por mi experiencia en Contraloría. Yo manejo mucha información y parece que hay personas, no solamente hablo del presidente Martín Vizcarra, que saben que al asumir esta posición particularmente se verían afectados, con las investigaciones y conclusiones a las que llegaría en la Comisión de Fiscalización.

¿Si tendría que decirle algo al presidente Vizcarra qué sería?

Creo que el presidente Vizcarra debe gestionar en base a los principios de legalidad y en base a las normas y no en base a presiones de los diversos grupos de poder político, económico y otros. La izquierda caviar con IDL, de empresarios y quizá hasta de la propia corrupta Odebrecht estarían presionando al Gobierno y sería sintomático por tanto favorecimiento en ese famoso acuerdo de colaboración y la demanda millonaria ante el CIADI. Y si sumamos la anterior demanda que nos hizo Kuntur Wasi por Chinchero sería algo más de US$ 1,400 millones.

PROYECTOS MILLONARIOS

¿Qué temas habrían quedado inconclusos de los que puede advertir? 

Cuando asumo como contralor la posición que tomo en ese momento es: vamos a empezar a revisar y a fiscalizar los megaproyectos contratados por el Estado como el Gasoducto Sur, la Refinería de Talara, la Línea 2 del Metro, Chinchero y Olmos. Si sumamos esos megaproyectos  se cuantificaba más de 20 mil millones de soles (del Estado) comprometidos en contratos con empresas extranjeras. Ello generó preocupación de las empresas del Club de la Construcción, que llegaron hasta la Contraloría a decirme: “contralor ¿qué está haciendo?”.

¿Cuál ha sido el mal endémico en la gestión de otros contralores?

Fíjese, cuando yo asumo como contralor fue la primera vez en la historia de la Contraloría que un técnico de carrera asumía el puesto. Normalmente los contralores han sido amigos de los jefes de Estado, es decir, cada mandatario ponía un contralor a su medida. Cuando llega Pedro Pablo Kuczynski me encuentra con un mes en funciones y sabía que iba a fiscalizar todo su Gobierno. Y cuando empezamos a dialogar encontró que con mi forma de trabajar no había química. Yo le dije: te voy a revisar tus principales proyectos y tu amistad con Graña y Montero, Cosapi. Pero la cereza del pastel sería Chinchero.

¿Cómo explica su intervención en el aeropuerto de Chinchero en el Cusco?

El 2014 fue un año emblemático para el Perú, para la firma de contratos de obras de envergadura. El Gasoducto Sur, la Línea 2 del Metro de Lima, Chinchero y la Refinería de Talara, en el Gobierno Ollanta Humala. Actualmente se está investigando solamente el Gasoducto Sur. Habría que investigar los otros tres y saber cómo y por qué se formaron y bajo qué condiciones. Si hay indicios de corrupción en uno, habría que investigar los tres megaproyectos restantes.

¿La firma de la adenda para Chinchero cambió la esencia de las bases?

Con la firma de la adenda, el Gobierno cambió las condiciones de competencia del contrato. Las bases decían que el consorcio ganador aportaría el 78% para la construcción y el Estado la diferencia que era el 22%. Pero Llega el 2016 y con la adenda se cambia todo y hacen que el Estado pague el 78% y el consorcio el 22%. Contraloría dedujo que había claros indicios de corrupción y de colusión. Se decía que la firma Kuntur Wasi habría aportado para la campaña de PPK, por ello el favorecimiento.

¿Cómo es percibió la reacción contra la Contraloría y contra su persona?

Ejecutar la auditoría y en pleno proceso nunca vi tal cantidad de reuniones previas a la emisión del informe. Visitas de técnicos, de ministros y de viceministros a la Contraloría. Me llamaban para reuniones orientadas para salvar Chinchero diciendo que si se caía, se paraliza la inversión en el país.  Eran S/ 540 millones. Nunca viví tanta presión contra la Contraloría y contra mi persona. El informe concluyó que había responsabilidades. Pero el dinero no se comparaba con el Gasoducto Sur que representaba S/ 7,300 millones, o la Línea 2 del Metro con S/ 5,700 millones. En Chinchero habría otro tipo de compromiso.

¿La firma de la adenda cambiaría la historia de la gestión pública en el país?

Cuando se firma la adenda N° 1 era ministro de Transportes, Martín Vizcarra, la viceministra de Transportes era Fiorella Molinelli, actual presidenta de EsSalud, ambos conocían la operación y eran gente de confianza el expresidente Kuczynski. Martín Vizcarra delega con un documento una resolución  para que firme Fiorella Molinelli, pero eso no lo exime de responsabilidades. Él sabía el propósito de la operación que estaban firmando. Entonces, emitimos el informe de control y a partir de ahí me convertí en el enemigo del Gobierno de PPK. Me llegó a mi correo una amenaza de muerte, me decían que si el informe de Chinchero no sale favorable,  mi familia perdía. Basombrío pasó el caso a delitos informáticos.

¿Cómo definiría el papel de Fiorella Molinelli en el caso Chinchero?

A la señora Molinelli yo la conozco cuando era viceministra de Transportes y siempre la he visto como la operadora, como la parte técnica, operativa, la que hacía el trabajo de campo. Me extraña ahora que siendo incluso objeto de denuncias y una serie acusaciones, nadie la toque. Sigue como presidenta de EsSalud que es la entidad del Estado que maneja el mayor presupuesto de la República, maneja casi 20 mil millones soles, más que cualquier ministerio y es el dinero de todos los asegurados.

¿Qué sucede cuando el ex ministro Bruno Giuffra resuelve el contrato de Chinchero?

Cuando el ministro Giuffra tomó la decisión de resolver el contrato se permitió que Kuntur Wasi, el consorcio ganador, nos demande ante el CIADI y es una demanda por encima de los US$ 200 millones. Siempre estamos en manos de las empresas constructoras extranjeras. Yo me preguntaría por qué se resolvió el contrato de esa manera si el consorcio no cumplía las condiciones de cierre financiero y no cumplió con el cronograma, simplemente debió emitirse una resolución por mutuo acuerdo.