More

    Corte del Callao ratificó sentencia de treinta años para dos expolicías procesados por el delito de extorsión

    Ante la decisión del colegiado, las defensas de los imputados recurrirán a la última instancia mediante recurso de casación.

    El colegiado de la Segunda Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia del Callao, integrada por los magistrados, Emperatriz Elizabeth Pérez Castillo (presidenta), Carlos Juan Nieves Cervantes y Edie Walther Solorzano Huaraz; ratificó los treinta años de cárcel a los que fueron sentenciados los expolicías Eduardo Amical Corillocllarias Arias (autor) y Erick Pablo Huayanay Pozo (cómplice primario), por el delito contra el patrimonio en la modalidad de extorsión en agravio de Iván Vargas Cuadros, Ana Alicia Vargas Cuadros, Félix Eduardo Vargas Soto y Jhoana Francesca Vargas Cuadros.

    De acuerdo a lo señalado en la lectura de sentencia, el colegiado consideró como relevante los testimonios de los familiares extorsionados (Ana, Félix y Johana) y la declaración del policía Bryan Dan Pérez Peña, copiloto del patrullero que era manejado por el sentenciado Erick Pablo Huayanay Pozo, y quien además fue testigo de lo sucedido aquel día.

    Evaluados los argumentos expuestos, estos no resultaron atendibles para el colegiado pues se indicó que la sentencia se encuentra bajo las bases de los medios probatorios obtenidos dentro de un proceso regular, razón por la que desestimó los recursos interpuestos y confirmó la sentencia en todos sus extremos.

    Una vez conocida la decisión del órgano jurisdiccional, las defensas manifestaron interponer recurso de casación. Asimismo, los sentenciados se mostraron de acuerdo con sus abogados.

    Cabe recordar que en setiembre del 2019 el Juzgado Penal Colegiado Transitorio del Callao resolvió por unanimidad treinta años de cárcel para los dos imputados y una reparación civil de 30 mil soles. Por otra parte, durante el inicio del proceso se dispuso medida coercitiva para Bryan Dan Pérez Peña.

    LOS HECHOS

    Era alrededor de las 8 de la mañana del 13 de julio del 2017, cuando Iván Eduardo Vargas Cuadros transitaba en su auto por la intersección de las avenidas La Marina y Callao (en La Perla), siendo intervenido por el patrullero conducido por el oficial Erick Huayanay, quien se encontraba acompañado de su colega Bryan Pérez.

    Del vehículo policial descendieron dos sujetos vestidos de civiles, entre ellos, Eduardo Amical Corillocllarias Arias. Al acercarse al intervenido, abrieron una de las puertas y le mostraron un arma de fuego, lo obligaron a sentarse en la parte posterior y abordando el auto se dirigieron rumbo a la Costa Verde.

    El agraviado fue trasladado a otro vehículo donde le cubrieron la cabeza, siendo su destino el segundo piso de un inmueble donde lo sentaron, maniataron y golpearon. Fue allí donde también se comunicaron con sus familiares para pedirles 20 mil soles por su libertad.

    Después de las conversaciones entre los extorsionadores y los familiares de Iván Vargas, aproximadamente a las 13:45, se realizó la entrega del dinero exigido por intermedio de la hermana, quien dejó la cantidad acordada dentro de un tacho de basura ubicado frente a la puerta 4 de la Universidad Nacional de San Marcos. Minutos después el agraviado fue puesto en libertad en el cercado del Callao, dirigiéndose por la noche a hacer la denuncia en el Departamento de Investigación Criminal de la Policía Nacional del Perú de Bellavista.

     

    Ante la decisión del colegiado, las defensas de los imputados recurrirán a la última instancia mediante recurso de casación.

    El colegiado de la Segunda Sala Penal de Apelaciones de la Corte Superior de Justicia del Callao, integrada por los magistrados, Emperatriz Elizabeth Pérez Castillo (presidenta), Carlos Juan Nieves Cervantes y Edie Walther Solorzano Huaraz; ratificó los treinta años de cárcel a los que fueron sentenciados los expolicías Eduardo Amical Corillocllarias Arias (autor) y Erick Pablo Huayanay Pozo (cómplice primario), por el delito contra el patrimonio en la modalidad de extorsión en agravio de Iván Vargas Cuadros, Ana Alicia Vargas Cuadros, Félix Eduardo Vargas Soto y Jhoana Francesca Vargas Cuadros.

    De acuerdo a lo señalado en la lectura de sentencia, el colegiado consideró como relevante los testimonios de los familiares extorsionados (Ana, Félix y Johana) y la declaración del policía Bryan Dan Pérez Peña, copiloto del patrullero que era manejado por el sentenciado Erick Pablo Huayanay Pozo, y quien además fue testigo de lo sucedido aquel día.

    Evaluados los argumentos expuestos, estos no resultaron atendibles para el colegiado pues se indicó que la sentencia se encuentra bajo las bases de los medios probatorios obtenidos dentro de un proceso regular, razón por la que desestimó los recursos interpuestos y confirmó la sentencia en todos sus extremos.

    Una vez conocida la decisión del órgano jurisdiccional, las defensas manifestaron interponer recurso de casación. Asimismo, los sentenciados se mostraron de acuerdo con sus abogados.

    Cabe recordar que en setiembre del 2019 el Juzgado Penal Colegiado Transitorio del Callao resolvió por unanimidad treinta años de cárcel para los dos imputados y una reparación civil de 30 mil soles. Por otra parte, durante el inicio del proceso se dispuso medida coercitiva para Bryan Dan Pérez Peña.

    LOS HECHOS

    Era alrededor de las 8 de la mañana del 13 de julio del 2017, cuando Iván Eduardo Vargas Cuadros transitaba en su auto por la intersección de las avenidas La Marina y Callao (en La Perla), siendo intervenido por el patrullero conducido por el oficial Erick Huayanay, quien se encontraba acompañado de su colega Bryan Pérez.

    Del vehículo policial descendieron dos sujetos vestidos de civiles, entre ellos, Eduardo Amical Corillocllarias Arias. Al acercarse al intervenido, abrieron una de las puertas y le mostraron un arma de fuego, lo obligaron a sentarse en la parte posterior y abordando el auto se dirigieron rumbo a la Costa Verde.

    El agraviado fue trasladado a otro vehículo donde le cubrieron la cabeza, siendo su destino el segundo piso de un inmueble donde lo sentaron, maniataron y golpearon. Fue allí donde también se comunicaron con sus familiares para pedirles 20 mil soles por su libertad.

    Después de las conversaciones entre los extorsionadores y los familiares de Iván Vargas, aproximadamente a las 13:45, se realizó la entrega del dinero exigido por intermedio de la hermana, quien dejó la cantidad acordada dentro de un tacho de basura ubicado frente a la puerta 4 de la Universidad Nacional de San Marcos. Minutos después el agraviado fue puesto en libertad en el cercado del Callao, dirigiéndose por la noche a hacer la denuncia en el Departamento de Investigación Criminal de la Policía Nacional del Perú de Bellavista.

     

    Más recientes