Crónicas de un Juicio Penal: “El Caso de Villarán y su Entorno” (VII)

0
478

¿Quién quiere cambiar su versión? Se va! … A la una…

Por: Edgardo Palomino Martínez / “Nunca es demasiado tarde para ser lo que habrías sido” (George Elliot)

Es importante que prestemos atención a la declaración pública de Susana Villarán, hecha por ella en su “Muro” de Facebook, el 12 de mayo de 2019 a las 00:11 horas.

 

Analizándola en retrospectiva, luego de haber tomado conocimiento de un mayor número de indicios que a mayo de 2019 no habían sido revelados al público, la declaración de Villarán más que una confesión parece una consigna dirigida a “La Cúpula” y miembros de alta jerarquía al interior de la presunta organización criminal que ella habría enquistado al interior de la MML.

Una suerte de “Abisa a los “Compañeros”, sólo que esta vez el objetivo del “asalto” fue la Municipalidad Metropolitana de Lima, y no el Banco de Crédito de Miraflores… realizado por una izquierda caviar –reciclada y aburguesada–, y no por militantes trotskistas guerrilleros…

Primero: Con la frase “Por no comprometer a otra persona, ya que valoro la lealtad”, Villarán se estaría dirigiendo a todo su entorno político íntimo que colaboró con ella entre enero del 2011 y diciembre del 2014 en la MML.

Segundo: Con la frase “Siempre supe de los aportes de empresas a la campaña del NO a la Revocatoria”, quiere que solo prestemos atención en este tema; a pesar que en la solicitud de prisión preventiva de 7 de mayo de 2019 también se hace alusión al financiamiento de la “Campaña de Reelección”. ¿Acaso pretende desconocer que dicho financiamiento también fue de naturaleza corrupta?

En suma, si tomamos en consideración lo narrado en la Crónica IV de esta serie, Villarán estaría pretendiendo que sus lectores no se enfoquen en los demás temas de corrupción que se produjeron durante su mandato edil.

Tercero: Sin embargo, comete un error. Al hacer referencia a los proyectos supuestamente exitosos ejecutados durante su gestión, nos lleva a recordar que estos tuvieron resultados dudosos, frutos de malas consultorías que habrían sido asignadas a personajes de su entorno personal y de la hipotética “Cúpula”; lo que determinaría que Villarán habría conocido que en ellos habría mediado corrupción. De manera explícita, estaría señalando aquellos que más le preocupan, entre otros: las reformas del transporte; Barrio Mío; el tema de La Parada y el Mercado Mayorista de Santa Anita; política cultural en Lima; las obras como la Costa Verde y los Parques Zonales; las peatonalizaciones de vías de ciertos sectores de la ciudad.

Cuarto: Asimismo, negando que ello haya ocurrido, advertiría [a su entorno corrupto] que el Ministerio Público  tendría conocimiento acerca de que se habrían recibido coimas; que se habría hipotecado el interés público a empresas privadas; y, que la adenda del “Contrato de la Concesión Línea Amarilla” (OAS) y el “Contrato de Concesión Nuevas Vías de Lima” (Odebrecht) –y ahora sabemos que “Vía Expresa Sur” adjudicada a GyM, también–, habrían sido celebrados a la medida de los intereses de estas empresas, a cambio de contraprestaciones ilícitas, hayan sido éstas ofrecidas por los contratistas o exigidas a estos por su entorno político-administrativo al interior de la MML.

Quinto: Finalmente, con la frase “Tomamos la decisión José Miguel Castro y yo”, estaría alertando a los que habrían estado involucrados en la corrupción que todos deben callar, que no la defiendan e, inclusive que la censuren y marquen distancia; y, que estén tranquilos y calmados, pues ninguno de ellos “hablará” y ambos asumirán la culpa de todo aquello que lograse probarse que habría ocurrido.

Quien haya elaborado este trasnochado mensaje –que creemos que no fue Villarán– dirigido a todos los miembros de la mafia que se habría enquistado en la MML, pero de manera especial –presumimos que– a Glave, Townsend, Rey y Ugaz, debe tener tremendo ego del que se deriva una soberbia y vanidad sin parangones; pues entrelíneas se percibe que cree tener control sobre el Ministerio Público y sus Fiscales, así como sobre los medios de comunicación y, finalmente, sobre Villarán y Castro Gamarra y el entorno político de estos.

El “autor fantasma” –que presumimos que efectivamente existe– del mensaje de Villarán, que más temprano que tarde se nos revelará, pensó que concentrando toda la responsabilidad y dolo en Villarán y Castro Gamarra no se configuraría el tipo de asociación ilícita (mínimo 2 miembros) o el de organización criminal (mínimo 3 miembros) –la que corresponda– y que, así, ellos dos podrían aspirar una sentencia más benigna; y, el resto de los involucrados “de peso” salir impunes de este “mal paso” dado –o “error”, como se le ha pretendido llamar–.

El hecho que José Miguel Castro Gamarra esté declarando como aspirante a colaborador eficaz demuestra que nuestro “autor fantasma” nunca tuvo el control total del “tablero de juego” como él creía; y, peor para él, que Marisa Glave y Anel Townsend ya estén siendo investigadas, pues nada le garantiza que ambas –o una de ellas–, por salir de este embrollo, con el menor efecto adverso que les sea posible, también se acojan a algún mecanismo de benignidad.

En estos momentos tan importantes en la lucha anticorrupción, caiga quien caiga, un supuesto “líder de opinión y tendencias”, venerado por la “prensa mermelera”, ha soltado la trasnochada propuesta que “la lucha contra la corrupción debe ceder su primacía ante la urgencia y necesidad vital de la Nación de enfrentar y derrotar la plaga [del COVID-19]”.

¿No conoce este personaje la Constitución y el régimen de separación de poderes? En la lucha contra el COVID-19: ¿qué rol juega el Ministerio Público y el Poder Judicial? No me imagino a la Fiscales y Jueces haciendo de médicos y enfermeras… Bien desafortunado su comentario… por decir lo menos.

¿O será quizás que este personaje quiere que miremos hacia otro lado y dejemos de hacer seguimiento a casos emblemáticos, como el de corrupción en la MML durante el período Villarán? ¿Será acaso que gente de su entorno cercano está involucrada en este caso y este personaje no quiere que se les investigue?

“Zapatero a su zapato”.

El manejo de la plaga del COVID-19 corresponde al Poder Ejecutivo; y, corresponde al Poder Legislativo brindar todo el apoyo que le sea posible. A la prensa, hoy llamada el “Cuarto Poder”, le corresponde informar objetivamente acerca de ambos temas; o, ¿pretende acaso que la prensa deje de hacer seguimiento a lucha contra la corrupción y sólo se concentre en la plaga? De repente se trataría de una consigna que estaría lanzando a sus “seguidores”. ¡Dios sabrá!!!

El Ministerio Público a investigar los casos de corrupción y el Poder Judicial a juzgar a los corruptos… Nosotros a lo nuestro… Investigar y denunciar a quienes formaron parte de, o estuvieron vinculados con, la corrupción en la MML durante el período Villarán; no nos vamos a callar ni permitiremos que lo hagan. El silencio cómplice es para los cobardes, los traidores y los corruptos.

Marisa Glave: usted hoy ya no goza de la inmunidad que tenía cuando era congresista de la República. O sea, como cualquier mortal que ha ocupado un cargo público, no existe traba alguna que impida que de inmediato sea sometida al escrutinio de la justicia y de la sociedad. Cuéntenos todo lo que sabe, como la regidora de confianza de Villarán que fue, así como presidenta de la Comisión de Desarrollo Urbano, una de las posiciones de mayor poder dentro de la MML.

Además de las contrataciones con OAS, Odebrecht y GyM; por “su” Comisión de Desarrollo Urbano pasaron y salieron con dictámenes favorables una serie de proyectos, tales como: las reformas del transporte; Barrio Mío; el tema de La Parada y el Mercado Mayorista de Santa Anita; las obras de la Costa Verde y los Parques Zonales; las peatonalizaciones de vías de ciertos sectores de la ciudad, entre otros.

También tenemos interés en sus viajes a Panamá. De manera especial el realizado por 24 horas del 23 al 24 de octubre de 2014, 16 días después del cierre del “Faenón de Campoy”, por el que el fideicomiso establecido por OAS dentro del marco del “Proyecto Río Verde” pagó un sobreprecio de US$2’138,912.00 por cierto terreno en San Juan de Lurigancho, en razón del cambio de zonificación que usted promovió desde la Comisión de Desarrollo Urbano de la MML. ¿O pensó que nadie ataría cabos, más aún cuando Villarán, en la Sesión Ordinaria de Concejo de 14 de octubre de 2014, advirtió que sobre este asunto “había que estar atentos a lo que dijeran los medios” (sic)?

Anel Townsend: Sus contradicciones en diversos testimonios revelarían que usted no habría dicho la verdad respecto a todo lo que sabe; más aún, sobre el manejo de los fondos de la “Campaña por el NO”; en especial de cierto excedente que habría quedado al término de la misma y que, con la información que tenemos de documentos del Ministerio Público que los medios han difundido, estimamos que ascendería a US$2.5 Millones. De paso, su presunta vinculación o amistad y la de su esposo con “Siomi” Lerner no abonarían a su favor…

Pero para que no se contradiga, comience por contarnos de ¿dónde salieron los fondos para establecer con su cónyuge, el ex embajador en Honduras Guillermo Gonzales Arica, una cadena de cinco restaurantes de comida peruana en Tegucigalpa?

Señor Fiscal Puma Quispe: la denuncia contra Augusto Rey Hernández de Agüero ¿para cuándo? O será que por ser hijo de una periodista presuntamente vinculada con cierta ONG y/o por ser biznieto de don Víctor Andrés Belaúnde Diez-Canseco es intocable. Los indicios para investigarlo abundan, más ahora que también estaría vinculado con las “contribuciones forzadas” realizadas por Graña y Montero por exigencias de “Budian”.

¿Y Paola Ugaz, Doctor Puma Quispe? Desde el 1 de julio de 2019 que presenté ante usted la denuncia correspondiente hasta la fecha, siguen apareciendo indicios para que sea investigada. ¿Alguna razón para no hacerlo? O a decir del Dr. Enrique Ghersi: “… habida cuenta de la influencia del IDL en el Ministerio Público…”. ¡Lo dejo ahí!!! por el momento…

Continuará…

Redactada la presente nota periodística por quien la suscribe.

Firmado en la Ciudad de Lima el día 10 de julio de 2020

Edgardo José Palomino Martínez
Abogado

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.