17.9 C
Lima
Jueves, Diciembre 3, 2020

Cuarentena en Reino Unido mató a más personas de las que salvó

El científico Michael Levitt, premio nobel de química 2013, asegura que “el verdadero virus fue el del pánico”.

El confinamiento decretado por el Gobierno británico para frenar el covid-19 ha podido matar a más personas de las que ha salvado, opina en una entrevista con The Telegraph Michael Levitt, uno de los científicos galardonados con el Premio Nobel de química de 2013, que predice que el Reino Unido superará el covid-19 en unas semanas.

“Creo que el confinamiento no salvó vidas”, afirma este profesor de la Universidad de Stanford, agregando que, en su opinión, incluso pudo “haber costado vidas”. El científico británico-estadounidense-israelí matiza que, si bien las medidas adoptadas habrían salvado a algunas personas de accidentes de tráfico y “cosas parecidas”, el daño social —abuso doméstico, divorcios, alcoholismo— “ha sido extremo”, por no hablar de quienes “no fueron tratados por otras afecciones”.

Según el profesor, “el verdadero virus fue el virus del pánico” —del que fueron presa líderes mundiales por razones que no le “quedaron claras”—, a lo que se unió “una gran falta de debate”.

“Podrían haberse mantenido abiertos como Suecia en esa etapa y no habría pasado nada”, asegura.

El científico Michael Levitt, premio nobel de química 2013, asegura que “el verdadero virus fue el del pánico”.

El confinamiento decretado por el Gobierno británico para frenar el covid-19 ha podido matar a más personas de las que ha salvado, opina en una entrevista con The Telegraph Michael Levitt, uno de los científicos galardonados con el Premio Nobel de química de 2013, que predice que el Reino Unido superará el covid-19 en unas semanas.

“Creo que el confinamiento no salvó vidas”, afirma este profesor de la Universidad de Stanford, agregando que, en su opinión, incluso pudo “haber costado vidas”. El científico británico-estadounidense-israelí matiza que, si bien las medidas adoptadas habrían salvado a algunas personas de accidentes de tráfico y “cosas parecidas”, el daño social —abuso doméstico, divorcios, alcoholismo— “ha sido extremo”, por no hablar de quienes “no fueron tratados por otras afecciones”.

Según el profesor, “el verdadero virus fue el virus del pánico” —del que fueron presa líderes mundiales por razones que no le “quedaron claras”—, a lo que se unió “una gran falta de debate”.

“Podrían haberse mantenido abiertos como Suecia en esa etapa y no habría pasado nada”, asegura.

Más recientes