Cuestionan a Gral. Díaz Zulueta por irregular desalojo en Cayaltí

0
502
Trabajadores de empresas con deudas la SUNAT son los más perjudicados

Cientos de trabajadores de la empresa Agroindustrial Cayaltí que permanecen en huelga desde hace ocho meses por falta de pagos protestaron hoy en los exteriores de la casa hacienda de la compañía exigiendo al Ministro del Interior, Carlos Morán, y al Presidente de la Junta de Fiscales de Lambayeque, Jorge Arteaga Vera, que investiguen al Gral. PNP Julio Díaz Zulueta, por una presunta actuación irregular en torno al caso de la azucarera Cayalti.

Según dijeron los denunciantes, habría una presunta colusión entre los altos jefes de la Policía Nacional de Lambayeque y el grupo “Tejeda”, sindicado de ser parte del Cártel de la Construcción a través de su empresa OBRAINSA, para desalojar sin mandato judicial y haciendo uso irregular de la fuerza policial, a cientos de trabajadores de Cayalti que se oponen a la venta de tierras de la empresa por parte de Augusto Cilloniz Benavides, actual gerente de la compañía, quien asumió el cargo designado por Intipuquio SA, empresa del mismo grupo empresarial cuestionado.

Los dirigentes azucareros señalaron que ellos se encuentran resguardando las instalaciones de la empresa, luego de que hace más de dos meses Augusto Cilloníz abandonara la compañía para no pagar sus sueldos, dejando los campos en total estado de abandono, hecho que fue constatado en el mes de enero por el Juez de Paz de la localidad; no obstante, el día de hoy, la Policía Nacional pretende llevar a cabo el desalojo de los trabajadores, sin orden judicial, y sin verificar si los predios en cuestión ya habrían sido vendidos por Cilloniz, lo cual cuestionan tajantemente los trabajadores.

En tanto, al amanecer miles de pobladores de Cayalti formaron un cordón humano alrededor de la empresa en defensa de los trabajadores presuntamente afectados, mostrando su repudio a la irregular acción policial, y a Augusto Cilloniz Benavides, a quien acusan de ser la cara visible del Cártel de la Construcción en Chiclayo, el cual, según dijeron, aún mantendría vínculos con cuestionados personajes al interior del Estado para ejecutar este tipo de acciones.

En Cayalti, alrededor de mil familias dependen directamente de la empresa, por lo que la falta de pagos y venta sin control de las tierras, ha afectado gravemente la economía local, existiendo el riesgo de que cientos de escolares no puedan iniciar el año escolar por falta de recursos.