More

    Discoteca “Thomas Restobar” funcionaba todos los sábados

    Un agente de seguridad que trabaja cuidando las calles cercanas de la discoteca “Thomas Restobar” afirma que el local no respetaba el toque de queda pues todos los sábados realizaba fiestas.

    Alejandro Ruiz, agente de seguridad en Los Olivos, afirmó que estas fiestas eran constantes los sábados en la discoteca “Thomas Restobar” y que no se respetaba el toque de queda impuesto por el Gobierno para así poder disminuir el número de contagios por el COVID-19.

    El agente de seguridad contó que los vecinos estaban cansados de estas fiestas y que llamaban constantemente a los agentes de patrullaje, quienes se acercaban a la zona. Es entonces, que la discoteca al verlos, bajaba el volumen de la música y apagaba las luces del local. “La bulla se escuchaba a dos cuadras de distancia”, expresó Ruiz.

    Pese a la prohibición de reuniones sociales, la discoteca “Thomas Restobar” organizaba fiestas a través de las redes sociales. Lamentablemente, este sábado se dio a conocer la muerte de 13 personas durante un operativo organizado por la Policía. Aproximadamente había un grupo de 120 personas que intentaron huir para no ser arrestadas y multadas. Es en este acto de desesperación, al tratar de huir por la única salida que había, la cual era muy estrecha, que se formó una estampida provocando la asfixia de estas 13 personas, llevándolas a la muerte. Por el momento el local permanece cerrado y cercado por la Policía Nacional.

    Carlos Caro, abogado penalista, dijo que los responsables de la fiesta podrían enfrentar una pena de hasta 35 años de cárcel. “Si estamos hablando de un homicidio simple, las penas van hasta 20 años, pero si hablamos de un asesinato, pueden llegar hasta 35 años de cárcel. No estamos hablando de penas leves, sino de las más graves del sistema”, dijo Carlos Caro.

    Un agente de seguridad que trabaja cuidando las calles cercanas de la discoteca “Thomas Restobar” afirma que el local no respetaba el toque de queda pues todos los sábados realizaba fiestas.

    Alejandro Ruiz, agente de seguridad en Los Olivos, afirmó que estas fiestas eran constantes los sábados en la discoteca “Thomas Restobar” y que no se respetaba el toque de queda impuesto por el Gobierno para así poder disminuir el número de contagios por el COVID-19.

    El agente de seguridad contó que los vecinos estaban cansados de estas fiestas y que llamaban constantemente a los agentes de patrullaje, quienes se acercaban a la zona. Es entonces, que la discoteca al verlos, bajaba el volumen de la música y apagaba las luces del local. “La bulla se escuchaba a dos cuadras de distancia”, expresó Ruiz.

    Pese a la prohibición de reuniones sociales, la discoteca “Thomas Restobar” organizaba fiestas a través de las redes sociales. Lamentablemente, este sábado se dio a conocer la muerte de 13 personas durante un operativo organizado por la Policía. Aproximadamente había un grupo de 120 personas que intentaron huir para no ser arrestadas y multadas. Es en este acto de desesperación, al tratar de huir por la única salida que había, la cual era muy estrecha, que se formó una estampida provocando la asfixia de estas 13 personas, llevándolas a la muerte. Por el momento el local permanece cerrado y cercado por la Policía Nacional.

    Carlos Caro, abogado penalista, dijo que los responsables de la fiesta podrían enfrentar una pena de hasta 35 años de cárcel. “Si estamos hablando de un homicidio simple, las penas van hasta 20 años, pero si hablamos de un asesinato, pueden llegar hasta 35 años de cárcel. No estamos hablando de penas leves, sino de las más graves del sistema”, dijo Carlos Caro.

    Más recientes