“El Gobierno hace muy poco por detener la variante Delta”

Especialista Marco Almerí señala que esta podría ser la causante de una tercera ola en el país

Especialista Marco Almerí señala que esta podría ser la causante de una tercera ola en el país

El epidemiólogo Marco Almerí manifestó que el proceso de vacunación en el Perú está muy lento desde hace seis meses, razón por la que, a la fecha, la gran mayoría de peruanos no ha recibido ni una sola dosis de la vacuna contra el covid-19. Asimismo, advirtió que no hay en estos momentos una conducción en la lucha contra la pandemia y el Gobierno solo estaría pensando en irse, pues está haciendo muy poco por detener la variante Delta, que podría originar una tercera ola.

¿Qué opina que el Congreso aliste una moción de censura contra la primera ministra, Violeta Bermúdez, tras conocerse que el expresidente Martín Vizcarra se vacunó por tercera vez?     

De acuerdo a lo que dicen la ley y las normas sanitarias, el señor Vizcarra no tendría por qué haberse vacunado con una tercera dosis. Se le ha permitido vacunarse porque habrían cometido la dejadez de no sacarlo del padrón original y eso es de entera responsabilidad de las autoridades de salud de nuestro país.  Entonces, el señor Vizcarra ha encontrado una ventana por donde ingresar a vacunarse, valiéndose del descuido que han tenido las autoridades gubernamentales, llámense Reniec o Minsa, de no incluirlo como persona vacunada. Lo del señor Vizcarra no deja de ser sorprendente, por lo mal asesorado que pueda estar siendo, pero no le sirve de nada la tercera vacuna aplicada.

¿Cómo percibe el proceso de vacunación y todo lo que concierne al tratamiento y contención de la pandemia?

La gran mayoría de los peruanos no ha recibido una sola dosis de la vacuna contra el coronavirus. El Gobierno anunció esta semana que ya completaron 7 millones de dosis. El Perú tiene como tarea inocular 50 millones de dosis, para 25 millones de peruanos y, de esta manera, poder alcanzar la inmunidad del rebaño con el 75% de la población vacunada, y 7 millones representa solo el 14% de la tarea total, que es 50 millones. Entonces,  tras seis meses con este tema se ha avanzado muy poco.  El nuevo gobierno tiene como tarea triplicar las inoculaciones y llegar a diciembre para inocular 50 millones de dosis que necesitamos y, así, esperar la inmunidad de rebaño, porque en el primer trimestre del 2022 ya se van a colocar las vacunas de refuerzo.

¿El Estado no habría cumplido con las metas trazadas, por lo complicado que resulta trasladar la cadena de frío para las vacunas?

En realidad estamos únicamente avanzando en grupos etarios que viven en la capital o que viven en ciudades capitales de región. No se está yendo a los centros poblados. El Perú tiene 900 centros poblados con 2 mil personas o más. A esos centros no se ha podido llegar, y no porque no quiera el gobierno, sino porque no hay la infraestructura para mantener la cadena de frío, porque se requiere menos 70 grados. Por esa razón, pareciera que estamos avanzando, pero en realidad no hemos avanzado nada, porque la gran mayoría de los peruanos no se ha puesto ni una sola dosis.

¿Esta situación revelaría que el Gobierno saliente estaría a punto de soltar el manejo de la pandemia?

En Arequipa, por ejemplo, cuando se encontró la variante Delta, que es la peor y la más agresiva de todas las variantes, el Gobierno dictaminó dos medidas que no se han cumplido. Dijo que iba a hacer un cerco epidemiológico, que nunca se hizo. Lo que sí realmente hicieron fue un cerco territorial, porque les han cerrado el acceso alas grandes avenidas, cerraron el acceso al aeropuerto. El cerco epidemiológico consiste en hacer una búsqueda incesante del virus,  es la búsqueda de los pacientes positivos. Yo he revisado cuántos positivos han aumentado desde el día de inicio del anunciado cerco. Me parece que solo ha sido una medida para las cámaras y que no ha sido efectiva. Fueron medidas efectistas en Arequipa.

¿Le parece que el Gobierno habría “tirado la toalla” y que esperaría darle la posta al nuevo gobierno?

En realidad, el gobierno hace muy poco por detener la variante Delta, que es la peor de todas, que seguramente va ser la responsable de la tercera ola, a pesar que la OMS ha advertido. La verdad noto que es un gobierno de salida que más está pensando en irse. A los médicos ya no nos toman en cuenta, ya no nos reunimos, ya no tenemos consejos ni reuniones de coordinación para combatir  la pandemia. Todo está abandonado. Solo esperan que llegue el nuevo gobierno para que tome las riendas de la lucha contra la pandemia. Estamos con piloto automático, no hay conducción en la lucha contra el coronavirus.