El inventor olvidado de la transmisión eléctrica en gran escala

Nikola tesla hizo posible que la electricidad llegue a miles de millones. murió pobre, olvidado y perseguido por el gobierno de los EE.UU.

por | Ago 30, 2021 | Especiales

Nikola tesla hizo posible que la electricidad llegue a miles de millones. murió pobre, olvidado y perseguido por el gobierno de los EE.UU.

Nikola Tesla, nacido en 1856 en Smiljan (antiguo Imperio Austríaco), actual Croacia, fue un inventor, ingeniero eléctrico y mecánico serbio nacionalizado estadounidense. Es, para muchos, el más grande inventor del siglo pasado. Gracias a él, la electricidad llega hoy a miles de millones en todo el mundo. Pero ¿Por qué su nombre ha caído en el olvido? ¿Y qué tuvo que ver en ello Thomas Alva Edison, su gran rival?

Se le conoce sobre todo por sus numerosas invenciones en el campo del electromagnetismo, desarrolladas a finales del siglo XIX y principios del siglo XX. Las patentes de Tesla y su trabajo ayudaron a forjar las bases de los sistemas modernos para el uso de la energía eléctrica por corriente alterna (CA), lo que incluye el sistema polifásico de distribución eléctrica y el motor de corriente alterna, que dio lugar al surgimiento de la Segunda Revolución Industrial.

Encuentro con Edison

Llegó a Nueva York el año en que «nació» la Estatua de la Libertad, 1884. Armado con su impecable elegancia parisina y la cabeza llena de ideas, llevaba una carta de recomendación dirigida a Thomas Alva Edison, que decía:

«Conozco a dos grandes hombres, y usted (Alva Edison) es uno de ellos. El otro es el joven portador de esta carta (Nikola Tesla)». El destinatario de la misiva era un ya célebre Thomas Alva Edison, el padre de la bombilla (y el fonógrafo, y el altavoz, y el micrófono del teléfono, y…).

El otro «gran hombre» era Nikola Tesla, un joven serbio desconocido, nacido en 1856 en Smilijan, entonces parte del imperio austrohúngaro e integrado en la actual Croacia. Tesla venía de trabajar en la sede parisina de la Continental Edison, la compañía del inventor norteamericano. Lo mandaba Charles Batchelor, su antiguo jefe europeo.

Corriente continua vs corriente alterna

Tesla fue, a hablar con Alva Edisonh, quien le dio un puesto de trabajo. Pero entre ambos no hubo una gran sintonía y la animadversión acabaría en conflicto abierto. Edison defendía un modelo eléctrico basado en la corriente continua, aunque aún a una escala muy reducida: su sistema de distribución eléctrica, el primero en el mundo, arrancó en 1882 con 110 voltios de corriente continua y 59 clientes en Manhattan.

Tesla creía en el modelo de corriente alterna. La pugna entre ambos pasó a la historia como «la guerra de las corrientes». Ganó Tesla con su modelo, mucho más eficiente. Gracias a él apretar hoy un interruptor ilumina nuestras casas. Pese a que la memoria histórica ha sido más benévola con otros inventores (Edison, Hertz, Volta…), el mundo debe mucho al enigmático Nikola Tesla.

Tesla tenía una memoria notable –heredada, según él, de su madre: analfabeta, pero capaz de recitar poemas épicos serbios que ella nunca pudo leer. Tesla poseía además una infinita capacidad de trabajo: le bastaba con dormir dos horas al día y, si el trabajo lo requería, podía estar 80 horas sin pegar ojo.

Ofendido por Edison

Tesla decía: «No hay emoción más intensa para un inventor que ver una de sus creaciones funcionando –decía–. Esa emoción hace que uno se olvide de comer, de dormir, de todo». A ese ritmo se empeñó en resolver el primer gran reto que Edison le puso, a solo un año de su llegada: rediseñar sus generadores de corriente continua.

Si lo lograba, recibiría 50.000 dólares. Pero cuando se dirigió a su jefe para exigir su paga, Edison sonrió: «Ay, ¡qué poco ha aprendido usted del humor americano!». Despechado, Tesla abandonó la compañía sin aceptar el aumento de sueldo que se le ofrecía.

Su gran aliado

Poco después, Tesla encontró a su gran aliado en el «conflicto eléctrico» con Edison: el rico empresario George Westinghouse. Este contaba ya, desde 1886, con una pequeña red eléctrica en Massachusetts, basada en la corriente alterna. Pero le faltaba la clave para distribuir la electricidad a gran escala. El motor de inducción, ya inventado y patentado por Tesla, era esa clave.

El empresario ofreció al inventor un millón de dólares y un porcentaje de los beneficios por los derechos de todas sus patentes. Los papeles que han llegado hasta hoy aportan otras cifras: 60.000 dólares por la adquisición de 40 patentes; cinco mil en metálico y el resto en acciones.

Tesla, además, recibiría 2,5 dólares por cada caballo de potencia generado gracias a la electricidad vendida. Cuando las cosas adquirieron una escala mayor, este pago resultó inviable. Hubiese convertido a Tesla en un multimillonario sin precedentes, pero nunca tuvo esos ingresos.

Contracampaña de Edison

Tesla y Edison trataban cada uno por su lado de convencer a la opinión pública de las bondades de su sistema y de los peligros del método rival. Edison no dudó en congregar a periodistas y curiosos para mostrarles los peligros de la corriente alterna aplicando descargas a perros y gatos que mandaba recoger de la calle.

Filmó incluso la ejecución de un elefante del circo de Coney Island que había matado a tres hombres. Esto ocurría en 1903. Años atrás, Harold P. Brown –un ingeniero secretamente financiado por Edison– había inventado la silla eléctrica. Se utilizó por primera vez en agosto de 1890, y uno de sus objetivos era desacreditar a la corriente alterna que postulaba Tesla.

Precursor del whatsapp

Tesla también fue un mago en utilizar a los medios. Ya célebre, los periodistas se peleaban por arrancarle una entrevista, siempre generosa en titulares.

«El presente es vuestro –decía–, pero el futuro es mío». O: «A lo largo del espacio hay energía, y es una mera cuestión de tiempo que los hombres logren aprovechar esa energía. El científico no busca un resultado inmediato. No espera que sus ideas avanzadas sean fácilmente aceptadas. Su deber es sentar las bases para los que vendrán, señalar el camino».

Desde este punto de vista, Tesla marcó incluso el camino hacia el SMS, el e-mail y el whatsapp: «Cualquier persona, en mar o en tierra, con un aparato sencillo y barato que cabe en un bolsillo, podría recibir noticias de cualquier parte del mundo o mensajes particulares destinados solo al portador; la Tierra se asemejaría a un inconmensurable cerebro, capaz de emitir una respuesta desde cualquier punto».

A su vez, los curiosos de la época se agolpaban para ver su demostración pública del primer dispositivo movido por un mando a distancia: un pequeño barco que dejó atónitos a cuantos se acercaron al Madison Square Garden.

Victoria de Tesla

Volviendo a la «guerra de las corrientes», el equipo de Westinghouse y Tesla logró hitos en la Feria Internacional de Chicago, en 1893, dedicada al invento de moda: la electricidad. Para iluminarla, se optó por los generadores de corriente alterna.

La otra gran victoria llegó ese mismo año: el grupo de expertos que debía decidir qué sistema adoptar para aprovechar el potencial hidroeléctrico de las cataratas del Niágara otorgó el contrato a Westinghouse, desechando a otras compañías; entre ellas, la de Edison.

Muchos dudaban de que el sistema cumpliese su objetivo: alimentar la demanda de la creciente industria de Búfalo. Tesla aseguró que esas cataratas podrían alimentar a todos los Estados Unidos. Y consiguió que su método se implantara en la mayor instalación eléctrica construida hasta la fecha.

El quería un mundo autosustentable con energía limpia, renovable y gratis para todo el planeta. Perdió sus licitaciones contra las hidroeléctricas de Edison (quien, hoy se sabe, robó muchos de sus inventos) porque supuestamente sus proyectos no generarían ganancia.

Murió en Nueva York, 7 de enero de 1943, en la pobreza y olvidado en vida. La última foto de Nikola Tesla lo muestra delgado y cansado. Un hombre brillante que no obtuvo el reconocimiento que se merecía. Fué ridiculizado y tratado de «loco».

Después de su muerte, el gobierno de EEUU decomisó y desapareció parte de sus estudios y patentes. La última foto de Nikola Tesla lo muestra delgado y cansado. Un hombre brillante que no obtuvo el reconocimiento que se merecía. Murió en la pobreza y olvidado en vida.