“El Tratado de Paz Árabe Israelí” (XII)

0
86
La corrupción, la epidemia de América Latina (XXVI)
Por: Alter B. Himelfarb W. 

Por: Alter B. Himelfarb W. / Como dice el refrán, “Palo porque bogas y palo porque no bogas”.

“Nadie” se imaginaba que los EAU (Emiratos Árabes Unidos) iban a soltar la “bomba” de que han hecho un Tratado de Paz con Israel.

Ahora todos le han caído a los EAU, calificándolos de traicioneros, de “puñalada” al pueblo “palestino”, etc.

Lamentablemente, el lector no recuerda y en el fondo, algunos no tienen por qué recordar.  Tan solo lo que las noticias le van diciendo día a día:

1) Nunca existió un Estado Palestino que además “representara” a una población palestina, que en ésa época  en los 70 d.e.e., mucho antes y después de la crucifixión de Yeshúa (Jesús), ya no existía.  Este intervalo de tiempo que culmina con el Imperio Otomano y posteriormente con el Mandato Británico, con el vacío de un ente administrativo, permitió que el tránsito de nómadas (camelleros), fueran asentándose y apoderándose de la tierra que más le gustaba.

2) De manera, que ya era hora que el pueblo judío regresara a su tierra.  Por donde anduvo, tanto en la Islámica Asia como en la Cristiana Europa, durante siglos, el pueblo judío fue maltratado, perseguido, marginado, apartado, vilipendiado…de manera que cuando el judío creyó en la emancipación,  que ésa era la solución, la de vivir integrado a la sociedad que lo acogía, como un ciudadano más, fue peor.

Más fue perseguido y asesinado.   Descendientes de judíos, de 3a. Generación, que practicaban el cristianismo (Católico o Protestante), igual fueron brutalmente asesinados en los hornos crematorios por Hitler.  En Rusia, alrededor de 1903, publican el libro “Protocolos de Sion”, un libro apócrifo, lleno de principio a fin, de mentiras, falsedades, calumnias, etc.,  contra el pueblo judío.

En ningún lugar del mundo, sin exagerar, apreciaban al judío.  En la Rusia Zarista, en Ucrania y Polonia,  se inventaron los Pogroms,  palabra Rusa que traduce, matanza o destrucción.  Hordas “nacionalistas” antisemitas, invadían barrios o concentraciones judías:  asesinando, robándoles, destruyendo hogares y negocios y violando a sus mujeres.   Todo esto ante la pasiva mirada de la  Policía y el Ejército.

Así que ya era hora de regresar a casa.

Hasta Sept. de 1922, el territorio de Palestina, que incluía Transjordania, estaba destinado a ser la Patria del pueblo Judío. No obstante a partir de Sept. de 1922, la Sociedad de Naciones, (posteriormente ONU), excluyó Transjordania del futuro Estado Judío, para crear un Estado, que nunca antes existió, al cual llamaron Jordania.

Desde 1922 hasta 1947, lo que quedaba de la “Palestina” inicial, seguía bajo el Mandato Británico.  En 1947, acontece la votación en la ONU por la Partición y en 1948, durante la llamada “Guerra Árabe-Israelí”, Judea y Shomrón o Samaria o Cisjordania o el West Bank, queda bajo administración Jordana, hasta 1967, que hace referencia a la famosa “Guerra de los 6 días”.

Y ahora viene, la pregunta “del millón”:

¿Por qué, por qué, todo el tiempo, -19 años, que esa zona estuvo en manos de Jordania, desde el ’48 hasta el ’67, nunca formaron el tal “Estado Palestino”?

Por qué a partir de ese momento, que no había la “ocupación” del “enemigo sionista”, los tales “palestinos”, no se organizaron como país?

Vamos a responder:  Porque toda esa afrenta contra el pueblo judío, era y hasta la fecha ha sido, un mero capricho de la egolatría, delirios de grandeza y de poder, de estos reyezuelos, entre ellos un tal Saúd, que porque tenían los hombres más sanguinarios de la zona, podían alardear y vanagloriarse, de ser los dueños y propietarios de toda la tierra llamada Península Arábiga y que más tarde “tuvo” que recibir el nombre de “Arabia Saudita”, por la miserable arrodillada de los Británicos.

Lo que en otras ocasiones hemos llamado “La Lenteja Petrolera”.

Todas esas muertes y desgracias con los “Árabes palestinos”, durante 72 años, desde 1948 al 2020, porque no querían que el pueblo judío, volviera a su tierra.Demasiado  chiste cruel.                                                         

(*) Miembro A.I.E.L.C.