More

    El Tratado de Paz Árabe Israelí (XVII)

    Una verdad a medias o una verdad incompleta, es una verdadera mentira. Es una verdadera falsedad. Y tratándose de un tema bastante delicado y álgido por sus matices, cae dentro de una información verdaderamente antisemita.

    Me refiero a un artículo que apareció en la WEB de La Razón, en su Edición del pasado Martes 11 de Mayo del 2021. “Por esta razón hay disturbios y violencia entre Israel y Palestina”

    El Artículo continúa diciendo que “Fuentes *palestinas* informaron este lunes que, Israel bombardeó objetivos en Gaza, causando la muerte de al menos 20 personas entre las que habría varios niños”.

    Quien haya escrito este artículo, se basó, -lo ha declarado muy honestamente-, en lo que dicen las “Fuentes Palestinas”. Una visión parcial y sesgada del tema. ¿Alguna razón para no consultar las Fuentes Noticiosas Israelíes?

    La cuestión es que el día Lunes !0 de Mayo, correspondió en el calendario hebreo, al día 28 del mes de IYAR, en el cual se celebra, desde la tarde anterior, el “Día de Jerusalém”.

    Se celebra la re-conquista de Jerusalém, consecuencia del triunfo de Israel en la guerra del 67, cuando DESPROPORCIONADAMENTE, Israel prácticamente sin armas, logró vencer a ARGELIA, EGIPTO, ARABIA SAUDITA, KUWAIT, IRAK, SIRIA, LÍBANO y JORDANIA.

    Mientras estos 8 países sumaban 547.000 soldados, 2504 tanques y 957 aviones, Israel contaba con 264.000 soldados, 800 tanques y 300 aviones.

    Para esa época, aún la palabra “desproporcionada”, no existía en el léxico de la ONU, ni de su Comisionado para los Derechos Humanos, ni de la Comunidad Europea, ni en el léxico de Organizaciones similares, etc. La celebración del “Día de Jerusalém”, coincidió hoy en día, con la celebración final del “Ramadán” Islámico. Una festividad sagrada para los musulmanes. Ahora bien, la situación es un coctel con los siguientes ingredientes.

    El más importante, es el que tiene que ver con desalojos -no de “palestinos”-, sino de Árabes Israelíes, en barrios de Jerusalém Oriental. Si este acto, no va acompañado de Justicia, tendriamos que decir, que Israel estaría cometiendo una injusticia con sus ciudadanos Árabes que viven en la Zona Oriental de Jerusalem.

    Hasta este punto, nadie había muerto. Pero acontece que lo narrado en el párrafo anterior ha enfurecido, ha encolerizado a los Árabes Israelíes, hasta el punto de bloquear y entorpecer las marchas de los habitantes israelíes judíos por la celebración del Día de Jerusalem.

    Esto, ha ocasionado las trifulcas, las disputas entre ambos bandos, dando por resultado algunos muertos y 300 heridos, entre ambas partes. Y cabe preguntar:

    ¿Por qué los Árabes Israelíes, tenían su “guardado” de piedras y bombitas Molotov en el Monte del Templo? ¿Premeditando algo? ¿O somos “mal pensados”?

    Hago hincapié, en que lo mencionado hasta aquí, no es un conflicto “Palestino” – Israelí, sino un conflicto de carácter civil entre ciudadanos israelíes, por cuanto los Árabes que están en territorio Israelí, no son “palestinos”, sino israelíes.

    Pero el “chacho” de la película, HAMÁS, se entrometió de manera desproporcionada, declarando que iba a atacar a Israel por el problema civil de tierras o inmuebles.

    Es decir, por un pleito civil, interno de Israel, que aún no ha sido juzgado, HAMÁS decide atacar a Israel, con misiles. Y efectivamente, a la fecha ya ha hecho bastante daño, después de lanzar cerca de 1000 misiles en 24 horas, que para aquellas instituciones internacionales antes mencionadas, no es nada *desproporcionado*. Ahí quedan “mudos”.

    ¿Y cuál es la consecuencia? Los de HAMAS, no pueden esperar que Israel no reaccione ni riposte. La diferencia está, en que Israel avisa a la gente previamente, que va a atacar una zona “X”, para que desalojen y evitar muertes.

    Pareciera un chiste cruel, pero no nos complace que los ciudadanos de Gaza, pierdan los haberes que poseen en sus viviendas. Mientras los grandes líderes de HAMÁS, dirigen a sus sometidos ciudadanos, escondidos en los bunkers construidos, sustrayendo dineros de la ayuda económica que reciben de multitud de países.

    (*) Miembro A.I.E.L.C.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Una verdad a medias o una verdad incompleta, es una verdadera mentira. Es una verdadera falsedad. Y tratándose de un tema bastante delicado y álgido por sus matices, cae dentro de una información verdaderamente antisemita.

    Me refiero a un artículo que apareció en la WEB de La Razón, en su Edición del pasado Martes 11 de Mayo del 2021. “Por esta razón hay disturbios y violencia entre Israel y Palestina”

    El Artículo continúa diciendo que “Fuentes *palestinas* informaron este lunes que, Israel bombardeó objetivos en Gaza, causando la muerte de al menos 20 personas entre las que habría varios niños”.

    Quien haya escrito este artículo, se basó, -lo ha declarado muy honestamente-, en lo que dicen las “Fuentes Palestinas”. Una visión parcial y sesgada del tema. ¿Alguna razón para no consultar las Fuentes Noticiosas Israelíes?

    La cuestión es que el día Lunes !0 de Mayo, correspondió en el calendario hebreo, al día 28 del mes de IYAR, en el cual se celebra, desde la tarde anterior, el “Día de Jerusalém”.

    Se celebra la re-conquista de Jerusalém, consecuencia del triunfo de Israel en la guerra del 67, cuando DESPROPORCIONADAMENTE, Israel prácticamente sin armas, logró vencer a ARGELIA, EGIPTO, ARABIA SAUDITA, KUWAIT, IRAK, SIRIA, LÍBANO y JORDANIA.

    Mientras estos 8 países sumaban 547.000 soldados, 2504 tanques y 957 aviones, Israel contaba con 264.000 soldados, 800 tanques y 300 aviones.

    Para esa época, aún la palabra “desproporcionada”, no existía en el léxico de la ONU, ni de su Comisionado para los Derechos Humanos, ni de la Comunidad Europea, ni en el léxico de Organizaciones similares, etc. La celebración del “Día de Jerusalém”, coincidió hoy en día, con la celebración final del “Ramadán” Islámico. Una festividad sagrada para los musulmanes. Ahora bien, la situación es un coctel con los siguientes ingredientes.

    El más importante, es el que tiene que ver con desalojos -no de “palestinos”-, sino de Árabes Israelíes, en barrios de Jerusalém Oriental. Si este acto, no va acompañado de Justicia, tendriamos que decir, que Israel estaría cometiendo una injusticia con sus ciudadanos Árabes que viven en la Zona Oriental de Jerusalem.

    Hasta este punto, nadie había muerto. Pero acontece que lo narrado en el párrafo anterior ha enfurecido, ha encolerizado a los Árabes Israelíes, hasta el punto de bloquear y entorpecer las marchas de los habitantes israelíes judíos por la celebración del Día de Jerusalem.

    Esto, ha ocasionado las trifulcas, las disputas entre ambos bandos, dando por resultado algunos muertos y 300 heridos, entre ambas partes. Y cabe preguntar:

    ¿Por qué los Árabes Israelíes, tenían su “guardado” de piedras y bombitas Molotov en el Monte del Templo? ¿Premeditando algo? ¿O somos “mal pensados”?

    Hago hincapié, en que lo mencionado hasta aquí, no es un conflicto “Palestino” – Israelí, sino un conflicto de carácter civil entre ciudadanos israelíes, por cuanto los Árabes que están en territorio Israelí, no son “palestinos”, sino israelíes.

    Pero el “chacho” de la película, HAMÁS, se entrometió de manera desproporcionada, declarando que iba a atacar a Israel por el problema civil de tierras o inmuebles.

    Es decir, por un pleito civil, interno de Israel, que aún no ha sido juzgado, HAMÁS decide atacar a Israel, con misiles. Y efectivamente, a la fecha ya ha hecho bastante daño, después de lanzar cerca de 1000 misiles en 24 horas, que para aquellas instituciones internacionales antes mencionadas, no es nada *desproporcionado*. Ahí quedan “mudos”.

    ¿Y cuál es la consecuencia? Los de HAMAS, no pueden esperar que Israel no reaccione ni riposte. La diferencia está, en que Israel avisa a la gente previamente, que va a atacar una zona “X”, para que desalojen y evitar muertes.

    Pareciera un chiste cruel, pero no nos complace que los ciudadanos de Gaza, pierdan los haberes que poseen en sus viviendas. Mientras los grandes líderes de HAMÁS, dirigen a sus sometidos ciudadanos, escondidos en los bunkers construidos, sustrayendo dineros de la ayuda económica que reciben de multitud de países.

    (*) Miembro A.I.E.L.C.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Más recientes