Gobiernos del futuro podrán hackear a la mente humana

0
81
Cualquier líder mundial´podría ser hackeado mediante el empleo de las nuevas tecnologías.

Las tenebrosas predicciones de Yuval Harari en el World Economic Forum que se realiza en Davos, Suiza, donde analizó las influencias de las tecnología en la vida humana.

El israelí Yuval Harari, uno de los intelectuales más influyentes de la actualidad, realizó unas tenebrosas predicciones sobre el futuro próximo y cómo los humanos deberían preocuparse más por una invasión tecnológica que por guerras convencionales o militares. El pronóstico lo realizó en el World Economic Forum que se realiza en Davos, Suiza, y que se inició el 21 de enero y reúne a los principales líderes del planeta.

Su primer libro Sapiens,  se volvió una celebridad que rompió el cerco de las ciencias sociales y recibió efusivas recomendaciones de Bill Gates y Barack Obama, entre otros. En aquel ensayo, que era un estupendo recorrido por la historia de la humanidad, Harari presentaba la teoría de que fue gracias a la creación de mitos que el hombre se convirtió en la especie dominante del planeta. Pero también se preguntaba cuánto habíamos evolucionado desde entonces.

De acuerdo con su visión, los “gobiernos tendrán la habilidad de hackear a los seres humanos; lo realmente importante será hackear las mentes humanas”, dijo Harari en Davos. “Puedes alcanzar un punto en el cual podrás conocerme mejor de lo que yo me conozco”, señaló en referencia a la cantidad de datos que existen en la actualidad sobre perfiles de consumidores y personas en general.

El profesor de 43 años de la Universidad Hebrea de Jerusalén también alertó que los sistemas de vigilancia en el actual contexto no sólo estarán controlados por los gobiernos o estados, sino también por personas particulares con ciertas habilidades que podrían ser imposibles de controlar.

En ese sentido, Harari advierte que podría llegar el punto en el que quien sea “hackeado” sea un líder mundial con poder de decisión. “Imagine lo que podría pasar si la persona que fue pirateada fuera el presidente de un país o el jefe de una corte suprema”, arriesgó el israelí. La esperanza del autor de 21 Lecciones para el Siglo XXI es saber -de acuerdo a su parecer- que el alma humana no será nunca interferida.

La disrupción

En septiembre de 2018, Infobae pudo dialogar con Harari quien ya era una celebridad recomendada por Bill Gates u Obama. Sapiens, su primera obra, lo convirtió en una personalidad a consultar que entendía como pocos el futuro. En esa charla con el periodista Patricio Zunini, planteó que había “tres enemigos” globales entre los que se encontraba la “disrupción tecnológica”.

Ahora tenemos tres enemigos que amenazan a todos los humanos, y eso debería hacernos trabajar juntos. Estos enemigos son la guerra nuclear, el cambio climático y la disrupción tecnológica. Todos estos son enemigos globales, que no pueden ser derrotados por ninguna nación en particular”, había señalado. De esa disrupción ninguna nación podría librarse y tarde o temprano debería acoplarse si quería seguir siendo desarrollada.

Consultado entonces respecto al escándalo entre Facebook y Cambridge Analytica, en el que la Comisión Federal de Comercio de Estados Unidos ordenó a la red social a pagar US$5.000 millones como sanción por las malas prácticas en el manejo de la seguridad de los datos de 87 millones de usuarios, Hariri ya había anticipado su noción de ser “hackeables”.

Nos alerta sobre el hecho de que los humanos son ahora ‘animales pirateables’. Con suficientes datos y poder de cómputo, se puede hackear personas y comprenderlas mejor de lo que se entienden a sí mismas. Luego, se pueden predecir sus elecciones, manipular sus deseos y venderles todo lo que desee, ya sea un producto o un político. Esto significa que los datos se están convirtiendo en el activo más importante del mundo, y que la cuestión política más importante de nuestro tiempo es quién controla los datos”.

Enemigos a la vista

Harari advierte que es difícil unir personas sin un enemigo, sin un “ellos” y que ahora tenemos tres enemigos que amenazan a todos los humanos, y eso debería hacernos trabajar juntos. Estos enemigos son la guerra nuclear, el cambio climático y la disrupción tecnológica. Todos estos son enemigos globales, que no pueden ser derrotados por ninguna nación en particular. El gobierno de Argentina no puede proteger al país contra la guerra nuclear o contra el calentamiento global, a menos que coopere con los gobiernos de Brasil, China, Estados Unidos y muchos otros países. Del mismo modo, si le teme al potencial disruptivo de la inteligencia artificial y la bioingeniería, no puede esperar que el gobierno de Argentina regule estas tecnologías por sí solo. Supongamos que Argentina prohíbe la producción de sistemas autónomos de armas y la ingeniería genética de bebés humanos. ¿De qué sirve eso si Estados Unidos produce robots asesinos y los ingenieros de China desarrollan superhombres genéticamente mejorados? Muy pronto, incluso la Argentina tendría la tentación de romper su propia prohibición por temor a quedarse atrás. Dado el inmenso potencial de tales tecnologías disruptivas, solo pueden ser reguladas a través de la cooperación global.