21.1 C
Lima
Jueves, Diciembre 3, 2020

Hallan un muerto dentro de carceleta de la Policía

El cuerpo pertenecía a un transportista que laboraba en Juliaca

El cadáver de un transportista fue encontrado al interior de la carceleta de la Policía Antidrogas de Juliaca, ubicado en la provincia puneña de San Román.

Se trata de Celso Riveros Carcausto (55), quien se encontraba detenido por movilizar 12 sacos de bicarbonato de sodio, de manera ilícita. La carga estaba valorizada en 12 mil soles.

La intervención policial se produjo el lunes último, mientras Riveros Carcausto conducía el camión de placa PQT-402. El sujeto quedó detenido por el presunto delito de tráfico ilícito de insumos químicos y productos fiscalizados.

Por este mismo ilícito, anteriormente el transportista fue sentenciado a cuatro años y dos meses de cárcel. La pena fue impuesta por el Juzgado de Investigación Preparatoria de la provincia de Sandia, en Puno.

Al próximo día de su detención, es decir el martes, los agentes policiales que custodiaban la carceleta encontraron al varón muerto. Tenía atado a su cuello un retazo de mantón. Personal de Inspectoría de la Policía y el representante del Ministerio Público acudieron a la carceleta e investigan el caso. Las diligencias del levantamiento del cadáver y su traslado a la morgue de Medicina Legal de la urbanización La Capilla estuvieron a cargo del fiscal penal de turno.

 

El cuerpo pertenecía a un transportista que laboraba en Juliaca

El cadáver de un transportista fue encontrado al interior de la carceleta de la Policía Antidrogas de Juliaca, ubicado en la provincia puneña de San Román.

Se trata de Celso Riveros Carcausto (55), quien se encontraba detenido por movilizar 12 sacos de bicarbonato de sodio, de manera ilícita. La carga estaba valorizada en 12 mil soles.

La intervención policial se produjo el lunes último, mientras Riveros Carcausto conducía el camión de placa PQT-402. El sujeto quedó detenido por el presunto delito de tráfico ilícito de insumos químicos y productos fiscalizados.

Por este mismo ilícito, anteriormente el transportista fue sentenciado a cuatro años y dos meses de cárcel. La pena fue impuesta por el Juzgado de Investigación Preparatoria de la provincia de Sandia, en Puno.

Al próximo día de su detención, es decir el martes, los agentes policiales que custodiaban la carceleta encontraron al varón muerto. Tenía atado a su cuello un retazo de mantón. Personal de Inspectoría de la Policía y el representante del Ministerio Público acudieron a la carceleta e investigan el caso. Las diligencias del levantamiento del cadáver y su traslado a la morgue de Medicina Legal de la urbanización La Capilla estuvieron a cargo del fiscal penal de turno.

 

Más recientes