19.7 C
Lima
Viernes, Noviembre 27, 2020

Keiko denuncia ante el mundo que es víctima de persecución

“Bajo el ropaje de una prisión preventiva se me está imponiendo una condena anticipada”, dice.

Keiko Fujimori, lideresa del partido Fuerza Popular, expuso este domingo ante la comunidad internacional, mediante una carta pública publicada en su cuenta oficial de Twitter, que es víctima de persecución política y de una reiterada “afectación al debido proceso”, por parte del equipo “Lava Jato” del Ministerio Público.

“Soy una política de oposición privada de su libertad arbitrariamente en base a declaraciones no corroboradas y contradictorias, producto de decisiones judiciales dadas en un contexto de presión con el único afán de evitar mi libertad… Esto no es justicia, esto es persecución y amedrentamiento a los peruanos”, expresa.

La lideresa subraya que esas decisiones judiciales producto de un  contexto de prisión son abiertamente contrarias a la línea jurisprudencial de la Corte Suprema, de Tribunal Constitucional y de las instancias internacionales que resguardan el derecho a la libertad. “Esto no es justicia, esto es persecución y amedrentamiento a los peruanos”, reitera.

No buscan la verdad

En la carta, la lideresa fujimorista expresa de manera categórica que en su caso los encargados de la investigación “no se está buscando la verdad ni la justicia, sino imponer, por razones estrictamente políticas, una condena anticipada bajo el ropaje de ‘prisión preventiva’”.

Seguidamente, expresa: “Como madre, esposa y líder de uno de los partidos políticos más importantes del país y de oposición me dirijo respetuosamente, a la comunidad internacional para denunciar lo que considero una reiterada afectación al debido proceso, que se materializa en un atentado contra mi derecho fundamental a la libertad personal”, dice.

En término categóricos advierte el amedfrentamiento9 de que son objetos los magistrados de la Corte Suprema a cargo de su casación, al verse sometidos a “presiones” que los obligaron a limitar a su defensa y “a que solo pueda exponer su conformidad con 18 o 36 meses de prisión, como si pudiera ser correcto convalidar mi prisión”.

Condena anticipada

Según Keiko Fujimori, durante mucho tiempo tuvo esperanzas en que la justicia peruana cesara la orden de prisión preventiva en su contra, pero al pasar más de un año en el penal Anexo Mujeres de Chorrillos, sin acusación, resulta evidente de que “acá no se está buscando la verdad ni la justicia, sino imponer, por razones estrictamente políticas, una condena anticipada”.

“Se me acusa injustamente de ser cabecilla de una organización criminal, por el hecho de ser líder de un partido político, buscando con ello no solo limitar mi derecho a presidirlo, sino un con claro propósito de proscribir que el partido que fundamos, Fuerza Popular, participe en la próxima contienda electoral”, escribió.

Además, agrega que a lo largo del la investigación impuesta por el equipo especial “Lava Jato” del Ministerio Público, esta se ha caracterizado por la “filtración y manipulación de información reservada e incluso decretada por la propia fiscalía como secreta”.

Testimonio de Jorge Yoshiyama

Asimismo, calificó de “indebida e irregular” la filtración de “declaraciones no corroboradas” a horas de que se lleve a cabo la audiencia en la que el Tribunal Constitucional analizaría el hábeas corpus presentado a su favor.

La lideresa aludió de esta manera al testimonio de Jorge Yoshiyama Sasaki, sobrino del exjefe de campaña Jaime Yoshiyama Tanaka, quien habría asegurado que la lideresa de Fuerza Popular habría conocido los aportes de la empresa brasilera a su campaña presidencial.

“Un proceso como este burla la búsqueda de la verdad, para centrarse única y exclusivamente en el amedrentamiento y en el silenciamiento de una persona y un partido incómodo para el poder que actualmente rige en el país”, expresó.

“Bajo el ropaje de una prisión preventiva se me está imponiendo una condena anticipada”, dice.

Keiko Fujimori, lideresa del partido Fuerza Popular, expuso este domingo ante la comunidad internacional, mediante una carta pública publicada en su cuenta oficial de Twitter, que es víctima de persecución política y de una reiterada “afectación al debido proceso”, por parte del equipo “Lava Jato” del Ministerio Público.

“Soy una política de oposición privada de su libertad arbitrariamente en base a declaraciones no corroboradas y contradictorias, producto de decisiones judiciales dadas en un contexto de presión con el único afán de evitar mi libertad… Esto no es justicia, esto es persecución y amedrentamiento a los peruanos”, expresa.

La lideresa subraya que esas decisiones judiciales producto de un  contexto de prisión son abiertamente contrarias a la línea jurisprudencial de la Corte Suprema, de Tribunal Constitucional y de las instancias internacionales que resguardan el derecho a la libertad. “Esto no es justicia, esto es persecución y amedrentamiento a los peruanos”, reitera.

No buscan la verdad

En la carta, la lideresa fujimorista expresa de manera categórica que en su caso los encargados de la investigación “no se está buscando la verdad ni la justicia, sino imponer, por razones estrictamente políticas, una condena anticipada bajo el ropaje de ‘prisión preventiva’”.

Seguidamente, expresa: “Como madre, esposa y líder de uno de los partidos políticos más importantes del país y de oposición me dirijo respetuosamente, a la comunidad internacional para denunciar lo que considero una reiterada afectación al debido proceso, que se materializa en un atentado contra mi derecho fundamental a la libertad personal”, dice.

En término categóricos advierte el amedfrentamiento9 de que son objetos los magistrados de la Corte Suprema a cargo de su casación, al verse sometidos a “presiones” que los obligaron a limitar a su defensa y “a que solo pueda exponer su conformidad con 18 o 36 meses de prisión, como si pudiera ser correcto convalidar mi prisión”.

Condena anticipada

Según Keiko Fujimori, durante mucho tiempo tuvo esperanzas en que la justicia peruana cesara la orden de prisión preventiva en su contra, pero al pasar más de un año en el penal Anexo Mujeres de Chorrillos, sin acusación, resulta evidente de que “acá no se está buscando la verdad ni la justicia, sino imponer, por razones estrictamente políticas, una condena anticipada”.

“Se me acusa injustamente de ser cabecilla de una organización criminal, por el hecho de ser líder de un partido político, buscando con ello no solo limitar mi derecho a presidirlo, sino un con claro propósito de proscribir que el partido que fundamos, Fuerza Popular, participe en la próxima contienda electoral”, escribió.

Además, agrega que a lo largo del la investigación impuesta por el equipo especial “Lava Jato” del Ministerio Público, esta se ha caracterizado por la “filtración y manipulación de información reservada e incluso decretada por la propia fiscalía como secreta”.

Testimonio de Jorge Yoshiyama

Asimismo, calificó de “indebida e irregular” la filtración de “declaraciones no corroboradas” a horas de que se lleve a cabo la audiencia en la que el Tribunal Constitucional analizaría el hábeas corpus presentado a su favor.

La lideresa aludió de esta manera al testimonio de Jorge Yoshiyama Sasaki, sobrino del exjefe de campaña Jaime Yoshiyama Tanaka, quien habría asegurado que la lideresa de Fuerza Popular habría conocido los aportes de la empresa brasilera a su campaña presidencial.

“Un proceso como este burla la búsqueda de la verdad, para centrarse única y exclusivamente en el amedrentamiento y en el silenciamiento de una persona y un partido incómodo para el poder que actualmente rige en el país”, expresó.

Artículo anteriorPolicías advierte que usará munición real
Artículo siguienteSEDAPAL no se privatizará ni venderá sus acciones

Fuerza Popular podría negar voto de confianza al Gabinete

0
Ezoicreport this ad

Más recientes

El miedo de AMLO sobre el consumo del cannabis

0
Ezoicreport this ad