19.7 C
Lima
Viernes, Noviembre 27, 2020

Las provocaciones del Polisario en Guergarat no hacen más que confirmar su desesperación y frustración

A pocos días de la adopción de una nueva Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la Cuestión del Sáhara y con la publicación del informe del Secretario General de la ONU donde se demuestra, de una manera tajante y flagrante, el incumplimiento por parte del Polisario del acuerdo del alto el fuego en los párrafos 2 – 12 y 23 así como la situación catastrófica en los campamentos de Tinduf en territorio argelino, donde los saharauis secuestrados viven de manera infrahumana (párrafos de 60 a 66) , unos cuantos mercenarios del grupo separatista del Polisario desfilaron ayer en Guerguerat, con el fin de obstaculizar el paso de camiones de mercancías en la frontera marroquí-mauritana. Este nuevo acto desesperado tiene como objetivo sobre todo presionar al Consejo de Seguridad en vísperas de su reunión sobre el Sáhara.

Ante esta nueva y asombrosa provocación y desafío a la comunidad internacional y a la autoridad de la ONU, el secretario General ordenó, una vez más, al grupo separatista del polisario y a su milicia que abandonen la zona tampón de Guerguerat y que no obstruyan la circulación civil y comercial regular en esta zona.

El portavoz del Secretario general, Stephane Dujarric, deploró que los miembros de la MINURSO constataran que un grupo compuesto de cincuenta individuos, pertenecientes al Polisario y a su milicia se encontraban en Guerguerat y que obstruían la circulación en la región, instándoles a mostrar contención y a tomar todas las medidas necesarias para calmar las tensiones.

Estas maniobras para presionar al Consejo de Seguridad en su próxima resolución que saldrá a la luz el próximo 28 de octubre, no son más que el reflejo del nerviosismo que está viviendo tanto el régimen militar argelino donde se está librando una guerra feroz entre los altos mandos militares y el poder político, como del descalabro de los dirigentes del Polisario que están enfrascados en luchas internas y ven como la situación en los campamentos es completamente insostenible por las sistemáticas manifestaciones en contra de sus dirigentes así como la huida de muchos de sus disidentes que se están escapando de Tinduf para volver a Marruecos.

Esta situación interna se ha visto agravada por el informe del secretario general que ha insistido, en varias ocasiones, que el diferendo del Sáhara es un diferendo regional y que Argelia, país que acoge, financia, militariza y apoya diplomáticamente al polisario, es parte del diferendo regional y por ello participo en las dos mesas redondas de negociación celebradas en Ginebra bajo los auspicios de la ONU.

Desviar la atención creando un foco de tensión en El Guerguerat para que la ONU vuelva a reconsiderar su visión y planteamiento para llegar a una solución política, pacifica, duradera y mutuamente aceptable es una artimaña desesperada del régimen militar argelino que sigue anclado en otras épocas y que no ha evolucionado con el paso del tiempo y que tampoco le interesa la situación humanitaria de los saharauis secuestrados en Tinduf.

Muchas fuentes cercanas, estiman que esta presencia militar en “El Guerguerat” es una idea desesperada de los altos mandos militares argelinos y del Polisario, quienes están llevando a cabo su plan suicida con el pretexto de que están “protegiendo a los manifestantes”

En realidad, estos “manifestantes” no necesitan ningún tipo de protección ya que solo están enfrentándose al personal de mantenimiento de la paz de la MINURSO. Sin embargo, las poblaciones secuestradas en los campamentos de Tinduf, donde no existe ni libertad de circulación ni libertad de expresión, siguen sufriendo atroces violaciones de los Derechos Humanos, viven en condiciones infrahumanas y hasta algunos son quemados vivos por militares argelinos como ha ocurrido esta semana y ha sido denunciado por varios ONG.

La tremenda desesperación de este grupo separatista, que como lo demuestran sus actos, cada año opta por la victimización y por montar escenarios de provocación, surge tras el gran apoyo que recibe la Iniciativa de Autonomía marroquí, considerada por el Consejo de Seguridad y por la Comunidad Internacional considerada como una base seria y creíble para poner fin a este diferendo sobre la base del realismo y el espíritu de compromiso.

Rompiendo carreteras

A pocos días de la adopción de una nueva Resolución del Consejo de Seguridad de la ONU sobre la Cuestión del Sáhara y con la publicación del informe del Secretario General de la ONU donde se demuestra, de una manera tajante y flagrante, el incumplimiento por parte del Polisario del acuerdo del alto el fuego en los párrafos 2 – 12 y 23 así como la situación catastrófica en los campamentos de Tinduf en territorio argelino, donde los saharauis secuestrados viven de manera infrahumana (párrafos de 60 a 66) , unos cuantos mercenarios del grupo separatista del Polisario desfilaron ayer en Guerguerat, con el fin de obstaculizar el paso de camiones de mercancías en la frontera marroquí-mauritana. Este nuevo acto desesperado tiene como objetivo sobre todo presionar al Consejo de Seguridad en vísperas de su reunión sobre el Sáhara.

Ante esta nueva y asombrosa provocación y desafío a la comunidad internacional y a la autoridad de la ONU, el secretario General ordenó, una vez más, al grupo separatista del polisario y a su milicia que abandonen la zona tampón de Guerguerat y que no obstruyan la circulación civil y comercial regular en esta zona.

El portavoz del Secretario general, Stephane Dujarric, deploró que los miembros de la MINURSO constataran que un grupo compuesto de cincuenta individuos, pertenecientes al Polisario y a su milicia se encontraban en Guerguerat y que obstruían la circulación en la región, instándoles a mostrar contención y a tomar todas las medidas necesarias para calmar las tensiones.

Estas maniobras para presionar al Consejo de Seguridad en su próxima resolución que saldrá a la luz el próximo 28 de octubre, no son más que el reflejo del nerviosismo que está viviendo tanto el régimen militar argelino donde se está librando una guerra feroz entre los altos mandos militares y el poder político, como del descalabro de los dirigentes del Polisario que están enfrascados en luchas internas y ven como la situación en los campamentos es completamente insostenible por las sistemáticas manifestaciones en contra de sus dirigentes así como la huida de muchos de sus disidentes que se están escapando de Tinduf para volver a Marruecos.

Esta situación interna se ha visto agravada por el informe del secretario general que ha insistido, en varias ocasiones, que el diferendo del Sáhara es un diferendo regional y que Argelia, país que acoge, financia, militariza y apoya diplomáticamente al polisario, es parte del diferendo regional y por ello participo en las dos mesas redondas de negociación celebradas en Ginebra bajo los auspicios de la ONU.

Desviar la atención creando un foco de tensión en El Guerguerat para que la ONU vuelva a reconsiderar su visión y planteamiento para llegar a una solución política, pacifica, duradera y mutuamente aceptable es una artimaña desesperada del régimen militar argelino que sigue anclado en otras épocas y que no ha evolucionado con el paso del tiempo y que tampoco le interesa la situación humanitaria de los saharauis secuestrados en Tinduf.

Muchas fuentes cercanas, estiman que esta presencia militar en “El Guerguerat” es una idea desesperada de los altos mandos militares argelinos y del Polisario, quienes están llevando a cabo su plan suicida con el pretexto de que están “protegiendo a los manifestantes”

En realidad, estos “manifestantes” no necesitan ningún tipo de protección ya que solo están enfrentándose al personal de mantenimiento de la paz de la MINURSO. Sin embargo, las poblaciones secuestradas en los campamentos de Tinduf, donde no existe ni libertad de circulación ni libertad de expresión, siguen sufriendo atroces violaciones de los Derechos Humanos, viven en condiciones infrahumanas y hasta algunos son quemados vivos por militares argelinos como ha ocurrido esta semana y ha sido denunciado por varios ONG.

La tremenda desesperación de este grupo separatista, que como lo demuestran sus actos, cada año opta por la victimización y por montar escenarios de provocación, surge tras el gran apoyo que recibe la Iniciativa de Autonomía marroquí, considerada por el Consejo de Seguridad y por la Comunidad Internacional considerada como una base seria y creíble para poner fin a este diferendo sobre la base del realismo y el espíritu de compromiso.

Rompiendo carreteras

Más recientes