Los crímenes más atroces de  “Popeye”, el sicario del narco Pablo Escobar

0
156
John Jairo Velásquez Vásquez

Ejecutó cientos de asesinatos, secuestros y atentados, ahora está al borde de la muerte por un cáncer

John Jairo Velásquez Vásquez, alias “Popeye”, es el sicario más famoso del poderoso y extinto capo de la droga colombiano Pablo Emilio Escobar Gaviria, quien durante la década de los 80 y principios de los 90 lideró el temible Cartel de Medellín, una organización criminal dedicada a exportar cocaína a los Estados Unidos que logro doblegar al Estado colombiano y controlar muchas de sus instituciones.

A Popeye se le acusa de ser responsable de por lo menos 3,000 crímenes, que van desde secuestros y extorsiones, hasta asesinatos y magnicidios, y bajo las órdenes del “El Patrón”, como era conocido Escobar.

Su historia está a punto de terminar, en la cárcel a la que regresó por incurrir en nuevos crímenes de extorsión, le  han diagnosticado un cáncer de esófago en fase terminal (estado IV), y los días de vida que le quedan no llegarían a más de medio año.

La  historia de “Popeye”comenzó un 15 de abril de 1962 en un pequeño pueblo de Antioquia llamado Yarumal. El mito de su apodo lo adquirió en el Ejército por su parecido al personaje de las caricaturas.

El último de los crímenes adjudicados a Popeye por la justicia colombiana fue el homicidio al director del Espectador, Guillermo Cano Isaza, el 17 de diciembre de 1986, cuando Popeye era jefe de sicarios del Cartel de Medellín.

Cano Isaza era un periodista valiente que se enfrentó públicamente a Pablo Escobar desde las editoriales de su periódico, en donde denunciaba sus actividades criminales en las que incurría Escobar, reconocido como un filántropo empresario de la ciudad de Medellín.

Al periodista lo mataron en la puerta de su diario, cerca de las siete de la noche, cuando sicarios al servicio del cartel de Medellín y presuntamente comandados por Popeye, le esperaron que llegara en su Subaru Leone Wagon vino-tinto de placa AG 5000 para acercarse al vehículo y dispararle ocho veces en el pecho con una ametralladora.

Magnicidio de Luis Carlos Galán

Galán fue asesinado por sicarios jefaturados por Popeye, en la plaza pública de Soacha, un 18 de agosto de 1989, cuando se disponía a dar un discurso en el marco de la campaña presidencial de ese entonces.

Galán era un opositor acérrimo de Escobar, y había hecho de la extradición, el principal miedo de los narcos colombianos, su bandera de campaña hacia la Presidencia de la República.

En 2007 durante una entrevista, Popeye confirmó la autoría del crimen por órdenes de Escobar y de Gonzalo Rodríguez Gacha, alias “el mexicano”, otro de los narcos más poderosos del Cartel de Medellín.

Secuestro del expresidente Pastrana

Popeye es confeso de los secuestros de  Andrés Pastrana, ejecutado el 18 de enero de 1988, diez años de ser presidente entre 1998 y 2002,cuando era candidato a la alcaldía de Bogotá, al que lo tuvo retenido durante ocho días con el fin de presionar al Gobierno para que aboliera la extradición, el castigo más temido por los narcos colombianos.

Los plagiarios, entre ellos Popeye, se identificaron como miembros del M-19, una guerrilla que operó en Colombia hasta 1991.

Pastrana se encontró cara a cara con el propio Pablo Escobar. El encuentro fue narrado años después por Pastrana. “En un momento, narró Pastrana, me dijo que el viernes siguiente iba a secuestrar a Carlos Mauro Hoyos, procurador general de la Nación”.

Algo similar sucedió con otro famoso secuestrado del Cartel de Medellín, Francisco Santos Calderón, quien en 1990, año de su secuestro, era editor del periódico El Tiempo. Santos estuvo en poder de Escobar y sus sicarios durante ocho meses.

Asesinato del procurador Mauro Hoyos

El 25 de enero de 1988 el Procurador General de Colombia, Carlos Mario Hoyos, fue asesinado por la propia mano de “Popeye”. En su propia narración de los hechos, el confeso asesino recuerda: le hago el juicio y le pego tres o cuatro tiros. Busco un teléfono, llamo a Caracol Radio y digo que acabamos de ejecutar al Procurador.

La orden inicial de Escobar era solo secuestrar a Hoyos, quien junto con Andrés Pastrana. Sin embargo durante el operativo de secuestro, se desencadenó un tiroteo en el que murió el escolta del Procurador y uno de los sicarios de Escobar. Hoyos por su parte, resultó herido, y fue trasladado por Popeye y el resto de sicarios a las afueras de Bogotá, cerca del lugar donde tenían retenido a Pastrana.

La respuesta de las autoridades fue tal que Escobar dio la orden de liberar a Pastrana, para bajar la presión, pero tras liberado siguió el asedio por lo que el capo ordenó la ejecución del procurador Hoyos y dejó la advertencia: “la guerra sigue”.

Lo que se llevará a tumba

Tal es el caso de la bomba al avión de Avianca, sobre la cual Popeye ha dicho que fueron los agentes del DAS quienes subieron el explosivo al vuelo, el cual causó la muerte a 110 personas.

Pero hay una verdad que aún no ha sido revelada por Popeye, y es lo que sabe sobre “el hombre más poderoso de Colombia, el expresidente Álvaro Uribe Vélez”.

¿Qué es lo peor que usted sabe y que le ha dicho a la justicia?, le preguntaron y respondió: “Mire algún día habrá que decirlo pero por ahora no se puede, porque es el hombre más poderoso de Colombia, más poderoso que cualquier mafioso”, respondió el sicario.