Los dos países que permiten anuncios de medicamentos con receta

Estados Unidos y Nueva Zelanda son los unidos dos países

Enciendes la televisión en Estados Unidos y no pasa mucho tiempo antes de que veas un anuncio de algún medicamento. Ya sea para tratar obesidad, depresión, diabetes, disfunción eréctil, VIH o cáncer, los comerciales de fármacos son omnipresentes. Entre las campañas más destacadas está la del antidiabético Ozempic, cuya melodía pegajosa resuena mientras familias felices juegan golf o participan en actividades al aire libre.

En 2022, las farmacéuticas gastaron 1,680 millones de dólares en publicidad solo para los diez medicamentos más anunciados. A cualquier hora del día, los espectadores son bombardeados con anuncios de medicamentos con receta. Sin embargo, esta práctica es exclusiva de solo dos países en el mundo: Estados Unidos y Nueva Zelanda.

Hasta los años 90, los anuncios de medicamentos con receta estaban prohibidos en Estados Unidos, como en la mayoría del mundo. Las farmacéuticas centraban sus esfuerzos de marketing en los médicos. Pero las cosas cambiaron en la última década del siglo pasado. Según Jeanne Madden, investigadora de sistemas de salud de la Northeastern University de Boston, «surgieron otros actores en el sector de la salud como las aseguradoras, las compañías farmacéuticas se volvieron mucho más poderosas y se produjo el auge del ‘movimiento de los consumidores’ que empoderó a los pacientes para tomar sus propias decisiones”.

La Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) comenzó a relajar las restricciones, permitiendo primero la publicidad en periódicos y revistas y luego en radio y televisión. Desde entonces, el gasto en publicidad de medicamentos se ha disparado, de unos 1,000 millones de dólares en 1997 a más de 4,000 millones en 2005. Actualmente, las farmacéuticas gastan entre 8,000 y 12,000 millones de dólares anuales en publicidad, con una gran parte del presupuesto destinada a anuncios televisivos.

 Restricciones y regulaciones

La FDA impone dos limitaciones principales a estos anuncios: deben informar sobre los principales efectos secundarios y no pueden hacer promesas de beneficios para la salud sin fundamento. Sin embargo, las sanciones por incumplimiento son relativamente leves. Los infractores primero reciben una carta de advertencia y, si reinciden, pueden enfrentar una multa de 250,000 dólares.

También puedes leer:

Policía héroe se arrojó desde 40 metros de altura y salva mujer de ahogarse

Robin Feldman, especialista en derecho de propiedad intelectual y farmacéutica de la Universidad de California, argumenta que la FDA aplica las regulaciones de manera laxa. «La actividad de la FDA en este ámbito ha sido mediocre en los últimos años”, señala Feldman. En teoría, se requiere que los anuncios presenten un equilibrio justo de beneficios y riesgos, pero en la práctica, las farmacéuticas no suelen transmitir una imagen equilibrada de sus productos. Jeanne Madden, por otro lado, sugiere que las empresas suelen cumplir con las regulaciones y por eso hay pocas sanciones, aunque denuncia presiones para desmantelar las regulaciones federales en todos los ámbitos.

 El Debate sobre la Publicidad de Medicamentos

Desde que los anuncios de medicamentos con receta inundaron los hogares, se ha intensificado el debate sobre su conveniencia. Los críticos argumentan que estos anuncios estimulan la demanda de fármacos caros y a veces innecesarios, elevando los costos de la atención médica sin mejorar necesariamente los resultados en la salud de los pacientes.

La Asociación de Médicos de Estados Unidos (AMA, por sus siglas en inglés) ha exigido repetidamente que se prohíba la publicidad directa al consumidor. En 2015, la AMA emitió un comunicado advirtiendo que esta práctica «infla la demanda de medicamentos nuevos y más caros, incluso cuando estos medicamentos pueden no ser apropiados”.

El caso de Estados Unidos y Nueva Zelanda es único y controvertido. Mientras que algunos defienden la libertad de información y la capacidad de los pacientes para tomar decisiones informadas, muchos médicos y expertos en salud pública insisten en que la publicidad de medicamentos con receta puede ser engañosa y perjudicial. La cuestión sigue siendo un tema candente en el debate sobre la salud y el marketing farmacéutico.


Más recientes

Julio Velarde estima crecimiento económico del 3.1 %

Julio Velarde estima crecimiento económico del 3.1 %

Para 2025, las expectativas son aún más optimistas. Se estima que la inversión minera crecerá un 5 % El presidente del Banco Central de Reserva (BCR), Julio Velarde, ha señalado que la proyección de crecimiento económico de Perú para el cierre de 2024 se sitúa entre 3...

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial