More

    Marruecos es puente entre América Latina, el mundo árabe-islámico y el continente africano

    Gracias a su posición geográfica y a su doble dimensión mediterránea y atlántica, Marruecos es un puente entre el espacio iberoamericano, el mundo árabe e islámico y el continente africano, destacó la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich.

    “Para Marruecos, las relaciones con los países iberoamericanos siempre han sido prioritarias y al más alto nivel de Estado”, subrayó Benyaich, que participó en una reunión que congregó a los miembros observadores socios en el marco de la XXVII Cumbre Iberoamericana que se celebrará el 22 de abril en Andorra.

    En este contexto, la diplomática marroquí recordó la gira efectuada por el Rey Mohammed VI en 2004 en Latinoamérica, la primera de un jefe de Estado árabe por varios países de la región, destacando que estas visitas contribuyeron a “abrir nuevas perspectivas para una relación renovada y multidimensional”.

    “Marruecos concede un interés constante a los países iberoamericanos, tanto en el plano bilateral como birregional”, añadió, precisando que el Reino, miembro observador de varias organizaciones regionales, tiene 11 embajadas en estos países y espera abrir otras próximamente.

    Desarrollo humano: centro de prioridades

    Asimismo, continuó Benyaich, desde 2010, Marruecos es el primer país africano y árabe en ser observador asociado de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), participando activamente en todas las reuniones.

    Destacando la relevancia del tema de la próxima Cumbre Iberoamericana sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Benyaich aseguró que Marruecos está convencido de que la aplicación de los 17 ODS contribuirá a mitigar el impacto de la pandemia en las categorías más vulnerables y, por ende, a desencadenar la recuperación post-Covid.

    Marruecos, bajo el liderazgo del Rey, siempre ha situado el desarrollo humano en el centro de sus prioridades e iniciativas políticas, tanto a nivel nacional como en el contexto de la cooperación Sur-Sur, sostuvo.

    Aprovechando las numerosas afinidades y áreas de complementariedad con los países de la SEGIB, Marruecos pretende seguir reforzando los lazos de cooperación en todos los ámbitos del desarrollo sostenible, especialmente la igualdad de género, la lucha contra la pobreza, la formación profesional, el emprendimiento, el crecimiento generador de empleo y el medio ambiente, prosiguió la embajadora, poniendo de relieve la importancia de avanzar en la cooperación en el ámbito de la educación, que es “un eje fundamental para el desarrollo humano”.

    “Marruecos está dispuesto a identificar, con los países miembros de la SEGIB, áreas de cooperación mediante el desarrollo conjunto de programas viables, el intercambio de experiencias, así como el desarrollo de iniciativas y proyectos en el marco multilateral”, aseguró la diplomática marroquí.

    En este sentido, Benyaich anunció dos importantes propuestas de cooperación, encaminadas a promover un intercambio de becas entre Marruecos y todos los países de la SEGIB, precisando que se trata de 10 becas para estudios en instituciones públicas de educación superior en Marruecos, con todos los gastos cubiertos por el Reino, y la participación en sesiones de capacitación de un profesional en activo por cada país iberoamericano miembro de la SEGIB.

    “La pandemia del coronavirus que está sacudiendo a la humanidad nos interpela, hoy más que nunca, sobre la importancia de la colaboración, la solidaridad y la cooperación en el marco del multilateralismo, al que Marruecos concede un especial interés, para hacer frente a los desafíos que se nos presentan”, añadió Benyaich.

    Gracias a su posición geográfica y a su doble dimensión mediterránea y atlántica, Marruecos es un puente entre el espacio iberoamericano, el mundo árabe e islámico y el continente africano, destacó la embajadora de Marruecos en España, Karima Benyaich.

    “Para Marruecos, las relaciones con los países iberoamericanos siempre han sido prioritarias y al más alto nivel de Estado”, subrayó Benyaich, que participó en una reunión que congregó a los miembros observadores socios en el marco de la XXVII Cumbre Iberoamericana que se celebrará el 22 de abril en Andorra.

    En este contexto, la diplomática marroquí recordó la gira efectuada por el Rey Mohammed VI en 2004 en Latinoamérica, la primera de un jefe de Estado árabe por varios países de la región, destacando que estas visitas contribuyeron a “abrir nuevas perspectivas para una relación renovada y multidimensional”.

    “Marruecos concede un interés constante a los países iberoamericanos, tanto en el plano bilateral como birregional”, añadió, precisando que el Reino, miembro observador de varias organizaciones regionales, tiene 11 embajadas en estos países y espera abrir otras próximamente.

    Desarrollo humano: centro de prioridades

    Asimismo, continuó Benyaich, desde 2010, Marruecos es el primer país africano y árabe en ser observador asociado de la Secretaría General Iberoamericana (SEGIB), participando activamente en todas las reuniones.

    Destacando la relevancia del tema de la próxima Cumbre Iberoamericana sobre los Objetivos de Desarrollo Sostenible, Benyaich aseguró que Marruecos está convencido de que la aplicación de los 17 ODS contribuirá a mitigar el impacto de la pandemia en las categorías más vulnerables y, por ende, a desencadenar la recuperación post-Covid.

    Marruecos, bajo el liderazgo del Rey, siempre ha situado el desarrollo humano en el centro de sus prioridades e iniciativas políticas, tanto a nivel nacional como en el contexto de la cooperación Sur-Sur, sostuvo.

    Aprovechando las numerosas afinidades y áreas de complementariedad con los países de la SEGIB, Marruecos pretende seguir reforzando los lazos de cooperación en todos los ámbitos del desarrollo sostenible, especialmente la igualdad de género, la lucha contra la pobreza, la formación profesional, el emprendimiento, el crecimiento generador de empleo y el medio ambiente, prosiguió la embajadora, poniendo de relieve la importancia de avanzar en la cooperación en el ámbito de la educación, que es “un eje fundamental para el desarrollo humano”.

    “Marruecos está dispuesto a identificar, con los países miembros de la SEGIB, áreas de cooperación mediante el desarrollo conjunto de programas viables, el intercambio de experiencias, así como el desarrollo de iniciativas y proyectos en el marco multilateral”, aseguró la diplomática marroquí.

    En este sentido, Benyaich anunció dos importantes propuestas de cooperación, encaminadas a promover un intercambio de becas entre Marruecos y todos los países de la SEGIB, precisando que se trata de 10 becas para estudios en instituciones públicas de educación superior en Marruecos, con todos los gastos cubiertos por el Reino, y la participación en sesiones de capacitación de un profesional en activo por cada país iberoamericano miembro de la SEGIB.

    “La pandemia del coronavirus que está sacudiendo a la humanidad nos interpela, hoy más que nunca, sobre la importancia de la colaboración, la solidaridad y la cooperación en el marco del multilateralismo, al que Marruecos concede un especial interés, para hacer frente a los desafíos que se nos presentan”, añadió Benyaich.

    Más recientes