Marruecos: Un modelo en la gestión de la pandemia del coronavirus

0
130
El embajador de Marruecos en Perú, Amin Chaoudri, puso a disposición de Perú la experiencia marroquí en la gestión de esta crisis sanitaria.

Amin Chaoudri

Diferentes medios de comunicación internacionales como el periódico estadounidense The New York Times, el español El País, el francés Le Monde entre otros, han destacado el éxito del “modelo” marroquí en la gestión de la pandemia del Covid-19 que está azotando el mundo en este 2020, pero ¿existe en realidad un modelo de gestión  ejemplar para vencer a esta pandemia?¿Cuáles son las verdaderas razones que explican este éxito en un momento en el que la mayoría de los países, incluidos del primer mundo, están inmersos con grandes dificultades en la gestión cotidiana de esta plaga sanitaria mundial?

En su intervención en la cumbre del Grupo de Contacto del Movimiento de los Países No Alineados el pasado lunes 4 de mayo 2020, el Canciller Nasser Bourita, indicó que “la respuesta de Marruecos al Coronavirus se basa en cinco principios definidos por Su Majestad el Rey Mohammed VI:

  • La anticipación
  • La solidaridad
  • La prevención
  • Enfoque holístico
  • Prioridad de los ciudadanos especialmente los más vulnerables

Desde el principio, la respuesta de las autoridades del Reino de Marruecos para contrarrestar la propagación de la pandemia del Coronavirus ha sido determinante, rápida, eficaz y pertinente.

Las primeras medidas para detener la propagación del virus se basaron en acciones preventivas, que se activaron justo cuando se registró el primer caso en el territorio el pasado 2 de marzo.

Inmediatamente después, se anunció el cierre de las fronteras aéreas, terrestres y marítimas, de escuelas y universidades, cafeterías, restaurantes, tiendas no esenciales, y unos días después los lugares de culto. El estado de emergencia sanitario obligatorio se decretó el 20 de marzo y se prologó hasta el 20 de mayo corriente.

El Gobierno insistió, en los primeros días, en promover una conciencia masiva y real de la magnitud de la situación, una extensa información sobre la pandemia se difundía en todos los medios de comunicación.

En paralelo a todas las medidas de prevención e información, se creó, en los primeros días, el Comité de Vigilancia Económico teniendo en cuenta el impacto económico y social que la pandemia iba a causar.

En este sentido, Su Majestad el Rey Mohammed VI impulsó la creación del Fondo de gestión del Covid-19 para combatir las consecuencias económicas y sociales de la epidemia.

Dicho Fondo, constituye una herramienta de primer nivel que alcanzó los 3,500 millones de dólares en menos de una semana, mostrando la unidad, patriotismo y la gran solidaridad del pueblo marroquí.

Cabe subrayar que, a través de este fondo se realizaron diferentes compras de material médico y equipamientos, se beneficiaron 5,1 millones de hogares -muchos de los cuales trabajan en el sector no estructurado- de subvenciones financieras directas y se otorgó ayudas a empresas  seriamente perjudicadas que han podido beneficiarse del Fondo lo que les ayudaría a salir de esta crisis.

Por otra parte, se tomaron varias medidas de prevención que han tenido efectos positivos en la lucha contra el Covid-19. En este sentido, destacan el  seguimiento  y el monitoreo de las personas que han estado en contacto con los enfermos del coronavirus; el aumento de la capacidad de detección; la adopción, el 23 de marzo, de un nuevo protocolo terapéutico basado en Cloroquina o la introducción del uso obligatorio de máscaras respiratorias.

En este aspecto, Marruecos movilizó a su industria nacional para producir equipos de protección personal con una producción diaria de más de 7 millones de mascarillas sanitarias en 36 fábricas, vendidas a 0,7 euros cada una.

Los diversos logros en estas semanas de pandemia se han traducido en la fabricación de respiradores artificiales 100% marroquíes y la puesta en marcha del hospital de campaña más grande de África, que se completó en dos semanas, con una capacidad superior a 700 camas.

La lucha contra esta pandemia no podía concretizarse con un enfoque reducido, es una lucha de todos contra un virus nuevo, desconocido y mortal. Por ello, se debía aunar esfuerzos de todas las fuerzas vivas del país, y es en este contexto que el pasado 22 de marzo el Monarca dio sus altas instrucciones a la institución militar para que los médicos militares participen conjuntamente con sus colegas civiles en la lucha contra la pandemia COVID-19.

Por último, cabe destacar el llamamiento de Su Majestad a los Jefes de Estado de África para establecer un marco operacional de apoyo a los países africanos en las diferentes fases de gestión con una iniciativa pragmática y orientada a la acción que permite un intercambio de experiencias y de buenas prácticas para hacer frente a las repercusiones e impactos sanitarios, económicos y sociales del coronavirus en los países africanos.

En definitiva, no sabemos si el “modelo Marruecos” funcionaría en otros países  o puede ser “exportado”, pero lo que si podemos confirmar es que gracias a la gestión rápida y pertinente y a la buena colaboración ciudadana, Marruecos, puede confirmar que la propagación del virus sigue siendo baja  en comparación con otros países (5.408 contaminados y 2.017 recuperados a fecha de hoy 6 de mayo).

(*) Embajador de Marruecos en Perú