Netanyahu: Legalización de EE.UU. de los “territorios ocupados” resistirá al paso del tiempo

0
490
netanyahu
netanyahu

La declaración de Estados Unidos de que los poblados no son ilegales es un momento histórico que resistirá la prueba del tiempo, dijo el martes el primer ministro Benjamin Netanyahu. 

«Una injusticia histórica ha sido corregida», declaró Netanyahu al agradecer tanto al Secretario de Estado de Estados Unidos, Mike Pompeo, como al Presidente de EE.UU., Donald Trump, por estar del lado de la «verdad y la justicia» al tomar la decisión de cambiar la política de EE.UU. con respecto a la actividad de Israel en las líneas anteriores a 1967. Anteriormente se consideraba ilegítimo, pero ahora se considerará que «no es incompatible con el derecho internacional». 

Netanyahu habló al comienzo de una reunión con los líderes de los colonos en Gush Etzion, que celebró en medio de sus últimos intentos políticos para formar un gobierno. Comparó la decisión política con otras dos decisiones importantes que Trump había tomado en nombre de Israel: reubicar la embajada de Estados Unidos en Jerusalem y reconocer la soberanía israelí en los Altos del Golán. 

El jefe del Consejo Regional de Gush EtzionShlomo Ne’eman, dijo a Netanyahu que la declaración de Estados Unidos era un «gran paso adelante» para la aplicación de la soberanía a Judea y Samaria. 

Pero cuando fue presionado por el Jerusalem Post si su siguiente paso era la aplicación de la soberanía, Netanyahu ignoró la pregunta, señalando que su siguiente paso era la reunión con los líderes de los colonos. 

El secretario de Estado Mike Pompeo anunció el lunes que Estados Unidos está suavizando su posición sobre las comunidades israelíes en Judea y Samaria, la última de una serie de medidas de la administración Trump que debilitan las reivindicaciones palestinas de estatalidad.

Pompeo repudió una opinión legal del Departamento de Estado de 1978 que sostenía que “los asentamientos civiles en los territorios ocupados son inconsistentes con el derecho internacional”. La medida enfureció a los palestinos e inmediatamente puso a Estados Unidos en desacuerdo con otras naciones que trabajan para poner fin al conflicto.

La administración Trump considera que la opinión, la base de la oposición de larga data de Estados Unidos a la expansión de los poblados, es una distracción y cree que cualquier cuestión legal sobre el tema debe ser tratada por los tribunales israelíes, dijo Pompeo.

“Después de estudiar cuidadosamente todos los aspectos del debate legal”, dijo Pompeo a los periodistas, Estados Unidos ha llegado a la conclusión de que “el establecimiento de las comunidades civiles israelíes en Judea y Samaria no es, por sí misma, incompatible con el derecho internacional”.