“Odebrecht ha generado una guerra interna por el control de la Fiscalía”

0
895
Luis Solari de la Fuente advirtió que existe una guerra en la Fiscalía entre bandos corruptos.
Luis Solari de la Fuente advirtió que existe una guerra en la Fiscalía entre bandos corruptos.

Luis Solari afirma que titular de la JNJ es partidario de la política golpista del gobierno. “Aldo Vásquez se declaró a favor de la disolución del Congreso y dijo que estaba bien cerrado”, recordó.

El exprimer ministro, Luis Solari de la Fuente, dijo a LA RAZÓN que el caso Odebrecht ha generado actualmente una guerra interna por el Control de la Fiscalía, y que Aldo Vásquez, presidente de la Junta Nacional de Justicia (JNJ) tiene el precedente de declararse a favor de la disolución del Congreso, afirmando que el cierre era constitucional y lo manifestó antes que el Tribunal Constitucional desestime la demanda competencial, presentada por Pedro Olaechea.

“Yo debatí con Aldo Vásquez en RPP y él declaró que el cierre del Congreso estuvo bien hecho, y no pensó que sería elegido presidente de la Junta Nacional de Justicia (JNJ), cuando los demócratas sabemos perfectamente que el golpe fue para que no se cambie a los magistrados del Tribunal Constitucional. El Gobierno pretendió cambiar las normas del proceso durante la votación”, remarcó

 

GUERRA

Luis Solari afirmó que lo que ha permitido el tema Odebrecht es establecer claramente que la guerra verdadera es en el Ministerio Público por asumir el control, porque hay dos bandos embarrados de corrupción que quieren usar a la Fiscalía para tapar sus delitos, lo que se acabaría con un alzamiento popular como el sucedido en Chile.

“En este momento está claro que existe una guerra en la Fiscalía entre bandos corruptos, como está claro que la composición ideológica de la Junta Nacional de Justicia (JNJ) está alineada con un lado de los ejércitos de corruptos. Y en estos casos el que se equivoca pierde. Si el señor Chávarry se equivocó no le debe  sorprender que lo destituyan de su cargo”, apuntó.

Solari indicó que valdría definir si existe una guerra ideológica o es una guerra en la que hay quienes buscan que se sepa toda la verdad y otro sector que impide que salga a la luz.

“La primera conclusión es que toda la clase política está embarrada en la corrupción de Odebrecht. Es como un partido de tenis, uno tiene la pelota y otro espera tenerla. El pueblo solo mira pasar la pelota.  Eso se va a acabar cuando el 60% que no está representado en el Congreso, haga un alzamiento tipo Chile acá. Eso es lo que están esperando”, opinó el ex primer ministro.

 

SEPARACIÓN

Como se sabe, el Pleno de la Junta Nacional de Justicia abrió proceso disciplinario inmediato contra los fiscales supremos Pedro Chávarry y Tomás Gálvez, por el caso Los Cuellos Blancos del Puerto.

Al respecto, el presidente de la Junta Nacional de Justicia (JNJ), Aldo Vásquez, explicó que en la fiscalía  puede aplicarse la separación temporal a los magistrados que cuentan con procesos disciplinarios abiertos como una medida cautelar.

“Esa posibilidad está siempre abierta, es una medida cautelar de suspensión que podría adoptarse. No hablo en ningún caso en particular, todos los casos que llevamos en la JNJC tienen carácter de reservados”, indicó.

 

CAUTELAR

Recordó que las medidas cautelares son funcionales al proceso mismo, es decir, cuando hay algún riesgo de obstaculización o si es que hay elementos de convicción que suponen responsabilidad.

Consideró importante señalar que la JNJ no debe de ser vista solamente como un ente sancionador o preocupado de perseguir las faltas disciplinarias de jueces y fiscales.

“Es una tarea fundamental, pero no única. A nosotros nos corresponde también la selección y nombramiento de magistrados lo cual implica un enorme compromiso y responsabilidad porque se van dando vacantes en todos los niveles”, explicó.

Vásquez comentó que la institución inició la revisión de más de 2400 decisiones adoptadas por el desactivado Consejo Nacional de la Magistratura y que podrían conllevar el cese en el caso de evidenciarse irregularidades respecto de los nombramientos y ratificaciones.