24.5 C
Lima
Sábado, Enero 16, 2021

Parlamentario andino tenía “trabajadora fantasma”

ACUSAN A JORGE ROMERO DE EXIGIRLE PARTE DE SUELDO MENSUALMENTE

A través de mensajes de WhatsApp, el parlamentario andino Jorge Luis Romero Castro exigía a una “trabajadora fantasma” que le deposite parte de su sueldo mensual como empleada de la oficina del representante de Fuerza Popular.

Según denunció Alessandra Granuelli, entró a trabajar como parte de equipo de Romero desde noviembre del 2018 y solo asistió durante unos meses hasta que el propio Romero le dijo que ya no contaría con ella por un “tema político en el Congreso” que impedía que siguiera contando con sus servicios.

Sin embargo, semanas después vio que en su cuenta seguía apareciendo su sueldo mensual de 2300 soles, tras o cual recibió mensajes de WhatsApp del legislador donde la instaba a hacer depósitos a la cuenta de su tío Julio Castro en distintas cantidades.
“Yo fui a trabajar solo hasta comienzos de año y desde allí vi mi pago recortado. Me dijo que ya no iría pero que me seguirían pagando. De los 2300 soles que me asignaron como trabajadora, solo veía 800 y el resto debía depositar en una cuenta de Scotiabank. Como soy veinteañera y estudiante, pues me dije que no estaba mal, me servía para algo. Y si lo cuento recién es porque no quiero que le pase lo mismo a alguien más”, adujo.

Por su parte, Romero se defendió alegando que ese pago que le exigía por mensaje de texto eran para obligarla a cumplir con una deuda que ella tenía con un familiar suyo y que no formaba parte de ningún recorte de sueldo.

ACUSAN A JORGE ROMERO DE EXIGIRLE PARTE DE SUELDO MENSUALMENTE

A través de mensajes de WhatsApp, el parlamentario andino Jorge Luis Romero Castro exigía a una “trabajadora fantasma” que le deposite parte de su sueldo mensual como empleada de la oficina del representante de Fuerza Popular.

Según denunció Alessandra Granuelli, entró a trabajar como parte de equipo de Romero desde noviembre del 2018 y solo asistió durante unos meses hasta que el propio Romero le dijo que ya no contaría con ella por un “tema político en el Congreso” que impedía que siguiera contando con sus servicios.

Sin embargo, semanas después vio que en su cuenta seguía apareciendo su sueldo mensual de 2300 soles, tras o cual recibió mensajes de WhatsApp del legislador donde la instaba a hacer depósitos a la cuenta de su tío Julio Castro en distintas cantidades.
“Yo fui a trabajar solo hasta comienzos de año y desde allí vi mi pago recortado. Me dijo que ya no iría pero que me seguirían pagando. De los 2300 soles que me asignaron como trabajadora, solo veía 800 y el resto debía depositar en una cuenta de Scotiabank. Como soy veinteañera y estudiante, pues me dije que no estaba mal, me servía para algo. Y si lo cuento recién es porque no quiero que le pase lo mismo a alguien más”, adujo.

Por su parte, Romero se defendió alegando que ese pago que le exigía por mensaje de texto eran para obligarla a cumplir con una deuda que ella tenía con un familiar suyo y que no formaba parte de ningún recorte de sueldo.

Más recientes