Policías advierte que usará munición real

0
581
Universidad Politécnica

Hong kong: manifestantes residen asedio en Univerisad

La policía de Hong Kong advirtió a los manifestantes que han ocupado por la fuerza la Universidad Politécnica que comenzará a usar munición real si continúan lanzandoles bombas molotov al grupo antidisturbios. Los estudiantes protestan desde hace horas en uno de los episodios más violentos desde el comienzo de los disturbios el pasado mes de marzo.

En un video de Facebook, un portavoz de la policía de Hong Kong advierte que dejen de usar molotov, flechas, automóviles u otras armas letales para atacar a las fuerzas de seguridad.

Por el momento, hay un ingente número de detenidos y al menos un agente de policía herido de un flechazo en una pierna. Los enfrentamientos ocurrieron en la calle y en el interior de las aulas, como el Centro de Aprendizaje Lingüístico Independiente.

Los jóvenes resistieron durante horas gracias a su arsenal de artefactos incendiarios, piedras, catapultas caseras y flechas, una de las cuales casi le atraviesa la pantorrilla de lado a lado a un agente. También provocaron un gran fuego en la pasarela que une el centro con la estación de tren de Hung Hom para frenar a la policía y repelieron el avance de un vehículo blindado con una lluvia de cócteles molotov que le obligó a retirarse envuelto en llamas.

Por su parte, los jóvenes lanzaron un mensaje de socorro por redes sociales pidiendo la organización de más protestas callejeras en otros puntos de la ciudad para crear nuevos frentes y aliviar la presión sobre ellos. Su llamamiento tuvo éxito, lo que provocó numerosos altercados en barrios cercanos, aunque no el suficiente como para que pudieran romper el cerco. Cuando ya despuntaba el día, los que aún resistían se replegaron en el interior del campus provocando grandes fuegos a su paso. Tras un intento fallido de la policía para entrar y otro de escape de los chavales también fracasado, las dos partes retoman fuerzas para la que podría ser la última acometida mientras que se multiplican en la ciudad los llamamientos públicos a desescalar el conflicto.