Por: Alter B. Himelfarb W./ ¿IRÁN a atacar? o ¿Atacarán a IRÁN? (III)

0
47
ALTER B. HIMELFARB W./“El tratado de paz árabe israelí” (VIII)
ALTER B. HIMELFARB W./ “El tratado de paz árabe israelí” (VIII)

Por: ALTER B. HIMELFARB W./ El asesinato de Qasem Soleimani, Comandante de las Fuerza Quds del Cuerpo de los Guardianes de la Revolución Islámica, por drones norteamericanos, es un duro golpe para IRÁN.

Soleimani, no era un Comandante, común y corriente, era El Comandante. El insustituible Comandante. Rayando en una relación casi filial, con el Ayatolla Ali Khamenei.

2º Soleimani, fue elegido a los 40 años, (1997) por encima de sus jefes militares, para liderar ese cuerpo de élite: La Fuerza Quds.  Su lealtad hacia el Ayatolla Khameini, le permitió ganar la plena confianza de éste, hasta tal punto, que éste le dio absoluta autonomía, para “hacer y deshacer”.  Soleimani no consultaba.   En la práctica era el segundo de a bordo en la República Islámica.

Lamentablemente, una inteligencia y una inspirada capacidad de trabajo, enfocada hacia el mal, hacia la destrucción.  Encaminada hacia el Terrorismo.

Él comenzó a planear el expansionismo de la “Media Luna Iraní”: Yemen, Irak, Siria y Líbano;  él comenzó a armar a Hezbolláh y a Hamás.  Su idea de “acordonar” a Israel, con terroristas, a lo largo de las fronteras israelíes.

Entre Irán e Israel, hay un problema económico, que data desde los tiempos del  Shá de Persia, Rezah Pahlevi. Israel no ha tenido problemas de carácter bélico con Irán. Entonces, ¿por qué esa persecución obsesiva hacia Israel, cuando ni siquiera los otros países árabes y musulmanes, están en ésa tónica?  A excepción de Irán, ninguno de ésos países, está atentando –ni de palabra-, contra Israel.

Pero ahí estaba, en Irak, el Gran Jefe del Quds, a medianoche, tratando de mimetizarse en carros iguales, para confundir al enemigo.  Pero el enemigo,  USA, fuera de hacerlo su “víctima seleccionada”, le creo otro problema a Irán: Los servicios de inteligencia norteamericana, penetraron la “inteligencia Iraní”. Exagerando, los Estados Unidos, sabía hasta a qué horas estornudaba Soleimani.

Irán, a pesar de su bienestar petrolífero, tiene embrutecida a su población con el agua hirviendo de la ignorancia.

Cualquier movimiento, “venganza” de parte de Irán, va a ser indudablemente, duramente respondida por los Estados Unidos o por Israel.

Irán podría despachar misiles a diestra y siniestra.  Tiene los armamentos.  Lo que ellos no racionalizan, es que un ataque, –Dios nos libre-, a Israel o a Estados Unidos, -no se puede negar-, causaría destrucciones y muertes. Ello, ocasionaría una respuesta tal, que su capital, Teherán podría quedar arrasada.  Igual en el Líbano, con Beirut, en caso que Hezbollah, se las quisiera dar de “vivo”, o en Siria con Damasco, o en Irak con Bagdad.

Precisamente, el pasado martes 7 de Enero, un avión Ucraniano que despegó de Irán con 176 pasajeros, a los pocos minutos se despedazó en el aire.  Acción ocurrida al tiempo que Irán bombardeaba con misiles, 2 bases norteamericanas en Irak.

Se presume que el desastre del avión se debió a un errado misil de la Defensa Aérea de Irán.

No se oyen los tambores de guerra en Francia, Alemania o Inglaterra. Demos por seguro que están preparándose como aliados de Estados Unidos,  (Pacto de la OTÁN, etc.) por “si las moscas”  los iraníes atacan.

Soleimani, ya era una peligrosa, temible y amenazante rueda suelta.  Estaba enloquecido con la “Carta Blanca” que le había dado Kahmeini.  Él hubiera desatado una guerra, a espaldas del Ayatolla Kahmeini.  Y lo que hizo precisamente Estados Unidos, fue quitarlo a él del camino, para evitar una guerra.  Pero la inteligencia del Gobierno Iraní, no da como para llegar a esa conclusión.

Para Irán, su imagen de “puédelo todo”, se ha ido al piso.  El único camino que le queda a Irán, es serenarse, tranquilizarse, raciocinar y acabar su destructivo plan de “Átomos para la Guerra” y convertirlo, para bien de la humanidad, en “Átomos para la Paz”.

Ponerle punto final a su plan imperialista de expansión territorial.

Falta ver, que el Ayatolla Kohmeini, quiera cambiar el contenido de su discurso, antes de que lo cambien a él.

 

(*) Miembro A.I.E.L.C.