Por: Azi Wolfenson / La lección de Afganistán

por | Sep 1, 2021 | Opinión

“Hemos convertido a Afganistán en el mayor poseedor de armas USA de la próxima década” declaró Adam Andrzejewski, CEO & fundador de la organización Open the Books. “USA se retiró y les dejó bajo su control 75,000 vehículos militares, 600,000 armas, 208 aeroplanes y helicópteros y billones de dólares en efectivo. Además de documentos confidenciales que ponen en peligro a infinidad de personas y organizaciones.”

En total el gobierno Norte Americano gastó un estimado de 83 mil millones de dólares, dinero de sus contribuyentes en vehículos, armas y aviones que abandonó en manos de los Talibanes.

Es decir durante 20 años Estados Unidos y Europa han tratado infructuosamente de convertir a un grupo de tribus en una nación democrática de acuerdo a los valores de Occidente según el sueño de unos “ilusos” que en realidad lo único que hicieron fue apoyar el negocio de venta de armas y que lo siguen haciendo en todas las latitudes.

Pero no aprenden la lección. Están cometiendo el mismo error junto con sus socios de la Unión Europea con otro grupo de tribus que tampoco constituyen una nación y que no tienen la menor intención ni propósito de constituirla. Y me refiero a los así llamados palestinos

Este conjunto de tribus cuyos integrantes fueron originalmente absorbidos por otros países ya constituidos como Jordania, Líbano, Siria y el propio Egipto se encontraron después de 1967 apoyados por Occidente que los bautizaron como Palestinos dotados de gran cantidad de dinero y con la promesa de una nación propia que no tenían la menor idea de lo que significaba.

Efectivamente, surgieron de inmediato líderes como Yaser Arafat que se llenó los bolsillos junto con una serie de colaboradores y sometió a los así llamados palestinos a la pobreza permanente para que los fondos sigan llegando en su propio beneficio. Luego han venido otros líderes con el mismo objetivo.

Y efectivamente ningún dirigente palestino tiene la más mínima intención de crear una nación. No tienen una constitución, no tienen ningún programa de desarrollo y progreso, no tienen la menor idea de gobierno y su único objetivo repetido hasta la saciedad es “desaparecer a todos los judíos de la faz de la tierra.”

Mientras tanto USA y la Unión Europea siguen apoyando la creación de un estado imposible y lo que están haciendo es apoyando a los fabricantes de armas para dotar a los grupos terroristas radicales de un arsenal tal como lo han hecho con los talibanes. Al mismo tiempo parte de ese dinero sirve para ensalzar a los terroristas y aplaudir y premiar sus crímenes.

Por supuesto China y Rusia también gozan de esa bonanza de venta de armamento sinó directamente a los palestinos, a través de Irán y Siria. No falta mucho para que incluso lleguen a poner en manos terroristas armas nucleares.

Nos preguntamos si los gobernantes no se dan cuenta de lo que están apoyando? ¿La experiencia de Afganistán no les servirá de nada?

O tal vez la pregunta sea: ¿Existen gobernantes no corruptos? Seamos optimistas y pensemos que si los hay; por lo menos unos cuantos por ahí debe haber. Habrá que buscarlos como aguja en un pajar. Y justamente nos viene a la memoria cuando en Genesis XVIII, 32 y 33 Abraham le pide a Dios que no destruya el pueblo de Sodoma si encuentra 10 justos y el Eterno le replicó: “No destruiré por los diez. Y no los encontró.