More

    Por: Luciano Revoredo / Zaira Arias y el “miserable” Beto Ortiz

    Uno de los hechos que marco la semana que pasó fue el lamentable espectáculo que protagonizó la congresista electa por Perú Libre Zaira Arias en el programa Beto a Saber de Willax.

    Esta representante del comunismo ha llegado al congreso con 3,375 votos, esa es su insignificante representatividad, el 0.04 de la gente de Lima ha votado por ella. Sin embargo, se encuentra envalentonada, suelta con desenfreno la insolencia de la chusma comunista y nos da un aviso de lo que sería un probable gobierno de su partido.

    La actitud de Zaira Arias revela la tendencia y el estilo que bajo la piel de cordero oculta el profesor Castillo. Ante la primera pregunta de Beto Ortiz, la flamante congresista, que ya había planeado su show, soltó un epíteto que nos trajo una inmediata reminiscencia. Le dijo ¡Eres un miserable! Y fue inevitable recordar cuando Sendero Luminoso asesinaba a sus víctimas y dejaba carteles con inscripciones como “Así mueren los traidores” o “Así mueren los miserables”.

    Hizo bien Beto Ortiz en echarla del set. No hay que ceder ni un milímetro a las amenazas y vejámenes de estos politicastros repugnantes. Obviamente que al marcharse siguió con sus majaderías y llegó a amenazar al conductor con que cuando sean gobierno iban a cerrar el programa. Esa es la idea de libertad que tienen los comunistas. Más tarde se dio tiempo de tuitear: Hoy en @willaxtv en @BetoASaber vimos lo que es el “periodismo chicha”, ese que difama e injuria y no se disculpa. Me insultó de huachafa y terruca. ¡Miserable!

    Por supuesto que al día siguiente ningún periodista se solidarizó con Ortiz. Ni dijo nada contra la evidente amenaza a la libertad de expresión que todos pudimos ver. Esa es la realidad. Si Castillo llegase a ganar se viene una dictadura que no ha de respetar las libertades, ni la propiedad, ni la dignidad de las personas.

    Ahora, cabe preguntarse ¿qué había indignado tanto a la roja Arias? Pues dos cosas. La primera que Ortiz había pensado que uno de los candidatos de Perú Libre había dado una entrevista ebrio. La realidad es que el candidato sufre un mal que lo hace hablar con dificultad y esa fue la confusión. La segunda razón fue que en un programa anterior Beto Ortiz había aparecido con un poncho, a la usanza de Pedro Castillo. ¿Y cuál es el problema?

    Resulta que entre los múltiples complejos y resentimientos que alimentan los marxistas está el de apropiación cultural, nueva “genialidad” de la tiranía del multiculturalismo. La idea es de lo más grotesca, se trata de prohibir la utilización de elementos de una cultura “dominada” por los miembros de una cultura “dominante” ‒en este caso, los “opresores blancos y limeños” ante los “oprimidos andinos” ‒ sobre la base de que la cultura “dominada” se vería así despojada de su identidad y reducida a un estereotipo racista. Más ridículo imposible. Pero así estamos. Los caprichos culturales de los comunistas ponen al Perú al borde del abismo de la desintegración. Quedamos notificados.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Uno de los hechos que marco la semana que pasó fue el lamentable espectáculo que protagonizó la congresista electa por Perú Libre Zaira Arias en el programa Beto a Saber de Willax.

    Esta representante del comunismo ha llegado al congreso con 3,375 votos, esa es su insignificante representatividad, el 0.04 de la gente de Lima ha votado por ella. Sin embargo, se encuentra envalentonada, suelta con desenfreno la insolencia de la chusma comunista y nos da un aviso de lo que sería un probable gobierno de su partido.

    La actitud de Zaira Arias revela la tendencia y el estilo que bajo la piel de cordero oculta el profesor Castillo. Ante la primera pregunta de Beto Ortiz, la flamante congresista, que ya había planeado su show, soltó un epíteto que nos trajo una inmediata reminiscencia. Le dijo ¡Eres un miserable! Y fue inevitable recordar cuando Sendero Luminoso asesinaba a sus víctimas y dejaba carteles con inscripciones como “Así mueren los traidores” o “Así mueren los miserables”.

    Hizo bien Beto Ortiz en echarla del set. No hay que ceder ni un milímetro a las amenazas y vejámenes de estos politicastros repugnantes. Obviamente que al marcharse siguió con sus majaderías y llegó a amenazar al conductor con que cuando sean gobierno iban a cerrar el programa. Esa es la idea de libertad que tienen los comunistas. Más tarde se dio tiempo de tuitear: Hoy en @willaxtv en @BetoASaber vimos lo que es el “periodismo chicha”, ese que difama e injuria y no se disculpa. Me insultó de huachafa y terruca. ¡Miserable!

    Por supuesto que al día siguiente ningún periodista se solidarizó con Ortiz. Ni dijo nada contra la evidente amenaza a la libertad de expresión que todos pudimos ver. Esa es la realidad. Si Castillo llegase a ganar se viene una dictadura que no ha de respetar las libertades, ni la propiedad, ni la dignidad de las personas.

    Ahora, cabe preguntarse ¿qué había indignado tanto a la roja Arias? Pues dos cosas. La primera que Ortiz había pensado que uno de los candidatos de Perú Libre había dado una entrevista ebrio. La realidad es que el candidato sufre un mal que lo hace hablar con dificultad y esa fue la confusión. La segunda razón fue que en un programa anterior Beto Ortiz había aparecido con un poncho, a la usanza de Pedro Castillo. ¿Y cuál es el problema?

    Resulta que entre los múltiples complejos y resentimientos que alimentan los marxistas está el de apropiación cultural, nueva “genialidad” de la tiranía del multiculturalismo. La idea es de lo más grotesca, se trata de prohibir la utilización de elementos de una cultura “dominada” por los miembros de una cultura “dominante” ‒en este caso, los “opresores blancos y limeños” ante los “oprimidos andinos” ‒ sobre la base de que la cultura “dominada” se vería así despojada de su identidad y reducida a un estereotipo racista. Más ridículo imposible. Pero así estamos. Los caprichos culturales de los comunistas ponen al Perú al borde del abismo de la desintegración. Quedamos notificados.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Más recientes