Por: Martín Valdivia Rodríguez / Las movidas de Luciana

0
332
Por: Martín Valdivia R. Deprimente ingreso a Lima
Por: Martín Valdivia Rodríguez

Por: Martín Valdivia Rodríguez / Jugada maestra la de Luciana León Romero, la legisladora aprista que –antes que la echen del partido de Haya de la Torre – se adelantó a enviar una carta a los jerarcas de su agrupación política solicitando “se inicie el proceso de desafiliación” conforme a los estatutos partidarios. Así, se aseguraba la hija del recordado Rómulo León Alegría, una salida decorosa del partido de la avenida Alfonso Ugarte.

En efecto, ya desde la semana pasada, la Comisión Política del Partido Aprista Peruano (PAP) le había bajado el dedo a la exlegisladora, tanto así que se sabía que este órgano político – presidido por Mauricio Mulder – le iba a retirar la militancia sin atenuantes. Antes que ello suceda, sabiamente aconsejada, Luciana se adelantó a los hechos y presentó la carta de marras para evitar el oprobio de ser expulsada “con roche” del PAP.

Como sabemos, el Ministerio Público acusa a Luciana León de ser el brazo político de la organización criminal ‘Los Intocables Ediles’, organización dedicada presuntamente al tráfico de influencias y corrupción que operaba dentro de la municipalidad de La Victoria. Según la fiscalía, la bella Luciana – aprovechando su condición de parlamentaria – trabajó directamente para el exalcalde victoriano, Elías Cuba, gestionándole obras por más de 4 millones de soles. Por estas “gestiones”, Luciana habría recibido pagos de hasta 20 mil soles mensuales.

Su situación, por cierto, es muy complicada, pues existen innumerables pruebas que retiene la fiscalía. El Poder Judicial le dictó 36 meses de impedimento de salida del país. Existen chats de Whatsapp que datan de julio de 2018 y evidencian que Luciana gestionó ante el Ministerio de Vivienda dos proyectos a favor de la Municipalidad de La Victoria. Se trata de obras valorizadas en más de S/4 millones cuyo financiamiento fue autorizado por Carlos Bruce cuando era titular de la cartera.

Luciana, en su carta, deja abierta la posibilidad de retornar al PAP “Soy parte de una familia aprista y de legisladores, hecho que me llena de orgullo y gratitud hacia nuestro partido; en consecuencia, y cuando esta circunstancia finalice, volveré a solicitar mi afiliación para continuar trabajando por los valores y enseñanzas del aprismo”, dice… aunque no sabemos si los jerarcas del partido de Haya de la Torre así lo permitan. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.