Por: Martín Valdivia Rodríguez / Obsesión fatal

0
212
Por: Martín Valdivia Rodríguez/ crisis económica del día a día del chileno
Por: Martín Valdivia Rodríguez a cerca de Gregorio Santos                                  

Por: Martín Valdivia Rodríguez / Parece mentira cómo los odios políticos pueden, muchas veces, enceguecer a las personas y tornar ciertos casos en obsesiones difíciles de dominar. Tal es el caso del fiscal Domingo Pérez y su insistencia en meter a la cárcel a Keiko Fujimori, tal vez dolido por el “estate quieto” que le endilgó el Tribunal Constitucional hace apenas unos días. Ahora resulta que sacan bajo la manga una declaración de Antonio Camayo – dueño de Iza Motors- donde “revela” que la señora K es nada más y nada menos que Keiko Fujimori.

Es decir, el empresario investigado por sus vínculos con los llamados “Cuellos Blancos” tuvo una repentina lucidez mental y “lo contó todo” al fiscal Pérez, quien, solícito pasó la información a sus amigos de IDL Reporteros y éstos lo difundieron a través de sus redes sociales. Son ellos los únicos que tienen acceso privilegiado a las investigaciones del equipo Lava Jato y ellos los que “dosifican” la información según la coyuntura.

La gran pregunta es: ¿por qué no se difundió antes estas declaraciones si Camayo tenía a flor de piel esta versión que no puede obviarse por lo importante que es? ¿La memoria selectiva de Camayo es un arma política más para utilizarla justo ahora cuando el TC dejó en libertad a Keiko? ¿Cómo es posible que el dueño de Iza Motors no revelara estas cosas antes, apenas fue detenido?

Es evidente que todo esto es una estrategia de Pérez y compañía con la finalidad de meter nuevamente a la cárcel a la lideresa de Fuerza Popular. No tiene otro sentido. El hecho que esté metido en todo esto IDL Reporteros nos pinta de cuerpo entero que lo que se quiere es tumbarse la resolución del TC y abrir un nuevo abanico donde pueda retornar a Keiko tras las rejas.

Hoy precisamente publicamos una entrevista exclusiva a la abogada de la señora Fujimori, la doctora Giuliana Loza Avalos, quien también es objeto de persecución política por parte del equipo de fiscales que investiga la corrupción detrás de la constructora brasileña Odebrecht. A ella se le acusa de haber amenazado a testigos para que declaren en determinado sentido respecto al caso Cócteles. Pérez no quiere dejar títere sin cabeza.

Veremos a qué otros personajes involucrará Pérez y compañía en su obsesión por meter a la cárcel a Keiko. Sin duda, el mencionado fiscal maneja muy bien su gabinete de prensa y propaganda. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.