Por: Omar Chehade / Confianza rechazada

0
807
omar chehade, en la razón
Por: Omar Chehade 

Por: Omar Chehade / Es verdad que la negación del voto de confianza al Gabinete Cateriano ha generado un momento de crisis política para el país, la cual debe ser resuelta en las próximas horas en cuanto se nombre al nuevo premier. Pero más grave e interminable es la severa crisis sanitaria con el altísimo costo de casi 50 mil muertos y cerca de medio millón de infectados, durante la gestión del actual gobierno y ante la cual el Congreso está obligado a pedir explicaciones; en el ejercicio imperativo de sus competencias constitucionales de fiscalización.

Pensar que el parlamento deba otorgar la confianza, sin que el premier designado dé respuestas concretas sobre el ocultamiento del número de fallecidos, del resultado fallido de las pruebas rápidas, la subestimación al aporte de oxígeno del sector privado mientras cientos morían asfixiados en Arequipa, y la incierta perspectiva de controlar la pandemia en los próximos meses, entre muchas otras interrogantes no absueltas, solo expresa la soberbia del presidente Martín Vizcarra y su pretérito premier ante la Nación.

El Congreso solo ha aplicado el mecanismo previsto en el artículo 132 de la Constitución Política, rechazando la cuestión de confianza, porque, en efecto, las políticas de gobierno planteadas no la inspiran y tampoco significaron un cambio de timón radical en las seguidas hasta ahora y que han llevado al fracaso rotundo la lucha contra la pandemia.

¿O, usted amable lector, cree que sienten confianza en este gobierno y sus ministros los que suplican atención en la puerta de los hospitales sin lograr ser atendidos, o ven partir a sus familiares sin contar con oxígeno ni atención médica oportuna? ¿O sienten confianza los tres millones de ciudadanos que han quedado sin empleo durante los últimos cinco meses, así como de los más de siete millones de informales que están abandonados a la suerte de los precarios soles que puedan conseguir para comer al día siguiente?

Sin embargo, en lugar de entablar puentes de comunicación democrática como corresponde por el bienestar de la Nación, el presidente ha respondido con la pierna en alto, acusando al Congreso de rechazar la confianza “por intereses particulares”, sin precisar cuáles serían éstos, dejando sentada la insinuación para que su entorno mediático haga la funesta tarea de satanizar al Congreso al viejo estilo montesinista, calificándolo de “organización criminal”, o “los injertos de la Plaza Bolívar”. A ese nivel ha llegado el régimen ante el fracaso rotundo y sin atenuantes de su nefasta política anti pandemia.

Es pertinente puntualizar que nuestra bancada de APP es ajena a cualquier motivación de interés particular en relación a las universidades de la familia Acuña, como se ha insinuado, puesto que todas han sido oportunamente acreditadas; y carece de todo fundamento hablar de tales intereses en las bancadas del FA y el FREPAP, por citar algunos ejemplos, que votaron por el rechazo de la confianza a Cateriano. Es evidente que el gobierno está empleando la manida estrategia de Goebbels, el ideólogo de propaganda nazi, de miente, miente que algo queda.

Sin embargo, pensando siempre en los altos intereses de nuestra patria, invocamos al Señor Vizcarra nombre un premier de consenso y que tenga el serio propósito de ahorrarnos mayor pérdida de vidas de valiosos compatriotas nuestros.

(*) Congresista y Ex vicepresidente de la República