Por: Phillip Butters / La cantaleta del Voto Preferencial

0
690
Columna Phillip Butters
Phillip Butters

Por: Phillip Butters / Hace años que vengo escuchando como una cantaleta, acaso como un “mantra”, esa muletilla de que “Hay que eliminar el Voto Preferencial”. Y lo escucho especialmente de Fernando Tuesta Soldevilla el “factótum” del conocimiento electoral en el Perú, por supuesto de la asociación Civil transparencia que es tan poco transparente, que nadie sabe quién la financia, o de gente ligada a “Proética”, otra organización tan dada a la ética que tampoco dicen cómo se mantienen. Y por supuesto, grandes sectores de la izquierda de los mal llamados “Caviares” o “Progresistas”.

¿Cuál es su argumentación?, la verdad es que no muestran ninguna. Dicen que atacan el caudillismo. Dicen que fortalecen a los partidos políticos, en su momento exigían que hagan elecciones internas los partidos, éstas supervisadas por la ONPE y por RENIEC y que “un militante un voto” y que podían inclusive votar no solamente los afiliados a esos partidos, sino inclusive los independientes, para saber cuál debería ser el orden de las listas Congresales y, por supuesto, a mí me parecía perfectamente iluso e injusto. La pregunta es, ¿acaso no hablan también los mismos señores de la paridad y la alternancia? ¿Qué pasa si en un partido, deciden que todos los candidatos terminen siendo mujeres? O por el contrario la mayoría sean hombres. ¿Cómo entonces van a moldear o torcer o -vamos a decir- amalgamar la voluntad de un colectivo que tiene supuestamente una ideología y una organización con la imposición legal de poner en una lista hombre y mujer? Pero así y todo nunca terminó de explicar cómo se pueden fortalecer partidos políticos que no lo son, organizaciones que a la hora de la hora son grupos de amigos. Y no es nada insultante decirle a la gente que hoy resulta pintoresco ver la cantidad de candidaturas de lo más variopintas, señores que han aterrizado hace 48 o 72 horas en la militancia de un partido, porque además así lo exigen las nuevas disposiciones electorales. Es decir, ser militante de un partido para poder encabezar una lista o plancha presidencial. Pero siguen las mismas porque esos partidos que a la hora de la hora son cúpulas de amigos nos endilgan casi a dedo a un determinado candidato, que puede ser “Forzay”, de Soto, Cilloniz, al que usted se le ocurra, porque “vientres de alquiler” hay muchos. Pero además esos señores estarían, en el supuesto que estos candidatos tendrían arrastre, obligándonos a elegir del menú que ellos quieren, es decir, ellos puedan poner a su gusto y medida, el orden de los candidatos que entrarían en la medida que el candidato presidencial tenga un arrastre también congresal.

Todo absolutamente absurdo. Porque reitero que si no son partidos políticos, sino un grupo de amigos. ¿Por qué nos tienen que imponer el menú que ellos quieren? lo más democrático sería que hayan elecciones internas, un militante un voto, o si hay algún independiente que pueda votar en un solo partido, que esas listas sean en un mismo orden, y ya está. Y además de ello, el elector puede escoger en ese menú. Eso me parece lo más democrático, y ojalá que así se quede, porque la verdad es que estás elecciones, van a ser una farsa de la democracia. Además de que no van a haber campañas y que todo va a ser muy dado a las redes sociales y a los medios de comunicación que ya sabemos están sojuzgados por el Gobierno, vamos a tener inclusive una cantidad de candidatos que no van a tener contacto con la gente, con el pueblo ni con el populorum, que todo va a ser vía Facebook, Twitter, Youtube o los canales que le den aire a esos señores.

Yo saludo y festejo que se quede el Voto Preferencial, lo que sí sigo recusando es que el voto sea obligatorio. El ideal es quien quiera votar, que vote por quien quiera, pero que asuma su responsabilidad individual y por supuesto, después que no se quejen, al fin y al cabo la democracia es la elección del pueblo para el pueblo.

(*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.