More

    Por: Phillip Butters / La inercia de Castillo, la levedad de Keiko, el ego de De Soto

    El fin de semana pasado estuvo asignado por la desesperación respecto a las últimas encuestas que puede haber publicado el Instituto de Estudios Peruanos (IEP), de clara tendencia de izquierda, que pone una marcada superioridad del profesor Castillo sobre Keiko, o el sondeo de CPI que también pone a Castillo sobre Keiko, con un número relativamente inferior.

    Pero la verdad es que las encuestas no tienen credibilidad y no hay que ser un sabio para saber que el “lapicito” está arriba de la “K”, era también importante saber la posición de Hernando de Soto con respecto a las próximas elecciones pero su ego lo dominó de nuevo.

    Cree que es más importante que la historia, cree que convencerá a un terrorista en que deje de serlo y que por supuesto alguien le ha dicho que juegue al gran componedor y que sea la balanza, cualquier tontería en vez de mostrar una posición firme contra el comunismo.

    Perdió una oportunidad de presentarse como una persona seria y no como un negociador o alguien que quiere estar vendiendo su futuro servicio de asesoría, tal es así que el excanciller de la República, Francisco Tudela, ha abandonado la plancha de gobernabilidad de Avanza País; en su real saber y entender, cosa con la que estoy de acuerdo, en una hora decisiva no puedes estar indeciso y ver quién gana, que es lo que está haciendo De Soto, un cálculo egocéntrico de la situación del país.

    Pero en fin, ya la gente sabe con quién desperdició su voto al marcar el falso tren de Avanza País. Es evidente que con Castillo el país no va a avanzar, sino irá al caos y al despeñadero. Pero también me llamó la atención que tuvo Keiko en Frecuencia Latina, no hizo ninguna sola propuesta tangible y entendible para el pueblo, para el NSE D y E, especialmente el provinciano, se mostró tibia, conciliadora, siempre vestida de blanco y desperdició una oportunidad de marcar una diferencia clara con respecto a un derrotero cierto. Es decir no va a los temas centrales.

    No dijo nada de las vacunas y en cuánto tiempo las iba a traer, ni en cuánto tiempo iba a implementar las camas UCI ni de respiración, cosas que son temas de sencillísimo manejo logístico. Es solo girar el cheque y empezar a traer e instalar las cosas.

    Fue muy poco específica, dijo simplemente que eso lo estaba viendo el doctor Bustamante. No dijo una sola palabra con respecto a la reactivación económica de la clase pobre ni el refinanciamiento de las deudas. Sería bueno que se siente a conversar con Rafael López Aliaga, que no solo le ha dado su apoyo, sino que tiene un plan de gobierno bastante superior al de ella para las soluciones que tienen que ver con las finanzas de las persona, de las familias y de las pequeñas y medianas empresas.

    Si no tiene nadie de su entorno que le ayude, que toque la puerta y que se la pida “Porky”, porque la verdad contrastó con la entrevista sosa, lenta, sin mayor vuelo que le hicieron también a Castillo en Frecuencia Latina, donde no solo se victimizó, sino también usó su táctica ya conocida, respondió generalidades, evadió respuestas, no dio tampoco ninguna solución a la economía, aunque no se la preguntaron. Tampoco dijo una palabra con respecto a la pandemia. Es más, dijo que no se le daba la gana de dar su equipo técnico, y que si lo daba lo haría luego en una entrevista.

    Para colmo nos enteramos de la voz de la señora Delta que los había engañado, diciéndoles que les iba a dar una entrevista y se la dio realmente a un muchacho que habrá hecho su mayor esfuerzo como entrevistador, pero dejó mucho que desear. Un cabal pulpín de la entrevista.

    Entonces, ¿Quién salió ganando? Él, por inercia. Simplemente habla de que no va a cambiar la Constitución salvo se lo pida el pueblo y que va a ser un gobernador del pueblo, para el pueblo y por el pueblo. Y no más pobres en un país de ricos. Es decir, lugares comunes, y con eso, créanme, le va a bastar.

    Si Keiko no hace un viraje radical a su campaña, y se rodea de gente realmente capaz, el Perú se irá al despeñadero y ahí no pierde ella, perdemos todos.

    Y poco o nada tenemos que agradecerle a De Soto que seguirá jugando al estadista y no se da cuenta que a sus 80 años, muy probablemente al término del gobierno de Castillo él sea un cadáver y el Perú tendrá mucho más muertos por su egolatría. Pero así están dada las cosas, con gente que no quiere darse cuenta de lo que está pasando y desgraciadamente con gente que rodea a la señora Keiko, que le han hecho pensar que ella llegó ahí donde está por méritos propios.

    La verdad es que yo estoy muy preocupado porque uno en la vida tiene que ver por los problemas. Pero desgraciadamente estamos en manos de terceros para salvar al Perú. Es una desgracia lo que estamos viviendo y la cosa se puede poner peor.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    El fin de semana pasado estuvo asignado por la desesperación respecto a las últimas encuestas que puede haber publicado el Instituto de Estudios Peruanos (IEP), de clara tendencia de izquierda, que pone una marcada superioridad del profesor Castillo sobre Keiko, o el sondeo de CPI que también pone a Castillo sobre Keiko, con un número relativamente inferior.

    Pero la verdad es que las encuestas no tienen credibilidad y no hay que ser un sabio para saber que el “lapicito” está arriba de la “K”, era también importante saber la posición de Hernando de Soto con respecto a las próximas elecciones pero su ego lo dominó de nuevo.

    Cree que es más importante que la historia, cree que convencerá a un terrorista en que deje de serlo y que por supuesto alguien le ha dicho que juegue al gran componedor y que sea la balanza, cualquier tontería en vez de mostrar una posición firme contra el comunismo.

    Perdió una oportunidad de presentarse como una persona seria y no como un negociador o alguien que quiere estar vendiendo su futuro servicio de asesoría, tal es así que el excanciller de la República, Francisco Tudela, ha abandonado la plancha de gobernabilidad de Avanza País; en su real saber y entender, cosa con la que estoy de acuerdo, en una hora decisiva no puedes estar indeciso y ver quién gana, que es lo que está haciendo De Soto, un cálculo egocéntrico de la situación del país.

    Pero en fin, ya la gente sabe con quién desperdició su voto al marcar el falso tren de Avanza País. Es evidente que con Castillo el país no va a avanzar, sino irá al caos y al despeñadero. Pero también me llamó la atención que tuvo Keiko en Frecuencia Latina, no hizo ninguna sola propuesta tangible y entendible para el pueblo, para el NSE D y E, especialmente el provinciano, se mostró tibia, conciliadora, siempre vestida de blanco y desperdició una oportunidad de marcar una diferencia clara con respecto a un derrotero cierto. Es decir no va a los temas centrales.

    No dijo nada de las vacunas y en cuánto tiempo las iba a traer, ni en cuánto tiempo iba a implementar las camas UCI ni de respiración, cosas que son temas de sencillísimo manejo logístico. Es solo girar el cheque y empezar a traer e instalar las cosas.

    Fue muy poco específica, dijo simplemente que eso lo estaba viendo el doctor Bustamante. No dijo una sola palabra con respecto a la reactivación económica de la clase pobre ni el refinanciamiento de las deudas. Sería bueno que se siente a conversar con Rafael López Aliaga, que no solo le ha dado su apoyo, sino que tiene un plan de gobierno bastante superior al de ella para las soluciones que tienen que ver con las finanzas de las persona, de las familias y de las pequeñas y medianas empresas.

    Si no tiene nadie de su entorno que le ayude, que toque la puerta y que se la pida “Porky”, porque la verdad contrastó con la entrevista sosa, lenta, sin mayor vuelo que le hicieron también a Castillo en Frecuencia Latina, donde no solo se victimizó, sino también usó su táctica ya conocida, respondió generalidades, evadió respuestas, no dio tampoco ninguna solución a la economía, aunque no se la preguntaron. Tampoco dijo una palabra con respecto a la pandemia. Es más, dijo que no se le daba la gana de dar su equipo técnico, y que si lo daba lo haría luego en una entrevista.

    Para colmo nos enteramos de la voz de la señora Delta que los había engañado, diciéndoles que les iba a dar una entrevista y se la dio realmente a un muchacho que habrá hecho su mayor esfuerzo como entrevistador, pero dejó mucho que desear. Un cabal pulpín de la entrevista.

    Entonces, ¿Quién salió ganando? Él, por inercia. Simplemente habla de que no va a cambiar la Constitución salvo se lo pida el pueblo y que va a ser un gobernador del pueblo, para el pueblo y por el pueblo. Y no más pobres en un país de ricos. Es decir, lugares comunes, y con eso, créanme, le va a bastar.

    Si Keiko no hace un viraje radical a su campaña, y se rodea de gente realmente capaz, el Perú se irá al despeñadero y ahí no pierde ella, perdemos todos.

    Y poco o nada tenemos que agradecerle a De Soto que seguirá jugando al estadista y no se da cuenta que a sus 80 años, muy probablemente al término del gobierno de Castillo él sea un cadáver y el Perú tendrá mucho más muertos por su egolatría. Pero así están dada las cosas, con gente que no quiere darse cuenta de lo que está pasando y desgraciadamente con gente que rodea a la señora Keiko, que le han hecho pensar que ella llegó ahí donde está por méritos propios.

    La verdad es que yo estoy muy preocupado porque uno en la vida tiene que ver por los problemas. Pero desgraciadamente estamos en manos de terceros para salvar al Perú. Es una desgracia lo que estamos viviendo y la cosa se puede poner peor.

    (*) La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.

    Más recientes