Psicosis colectiva y “Réquiem” por Nadine

0
5265
Columna Phillip Butters
Phillip Butters

Por: Phillip Butters / Psicosis colectiva y “Réquiem” por Nadine / Así como es evidente la incapacidad de Martín Vizcarra para gobernar, también hay decir que sus reflejos y su cintura política son notables.

Un inteligente amigo mío me decía: “Lo han subestimado, no es un tipo con muchas luces, pero de que tiene un reflejo político encomiable, no tenga ninguna duda. Mira debajo del barro”.

¿Por qué? Es muy sencillo. “Vizcarra se ha subido a la ola del pánico mundial por el coronavirus”.

Es público lo que pasa en Italia donde hay una inmensa colonia peruana, y qué decir sobre nuestros vínculos ancestrales con la cultura China.

Viendo lo que pasa en Europa y Asia, el hombre manda a cerrar aeropuertos peruanas para personas y mercaderías de esos lares.

Económica y comercialmente nos puede hacer un gran daño, pero está tomando todas sus salvaguardas, porque si viniese gente contaminada, nosotros por la carencia de agua, más la cantidad de niños anémicos y ancianos desnutridos, sería una catástrofe.

Desde este punto de vista, el hombre actúa con razonabilidad.

Tenemos pocos casos y hay un calor inmenso que no permite la propagación del coronavirus.

Pero es claro que la gente que hoy todo lo ve a “tiempo real” “on line” lo que sucede en el mundo, ve que en Washington D.C. en EE.UU. la gente compra cantidades de agua y papel higiénico, lo mismo pasa acá. Han ido a Plaza Vea, Wong, Tottus, etc. y se han terminado todo el papel higiénico, cuando sabemos que el coronavirus no es ni tifoidea ni diarrea. El peruano es muy dado a los psicosociales.

La situación da para que las universidades suspendan su año académico, para que la Liga 1 peruana suspenda el fútbol, para que el concierto de Guns N’ Roses se posponga para el 24, que los chicos se queden en casa y no vayan a teatros ni a cines.

La psicosis colectiva es el barajo perfecto para que Vizcarra trate de disfrazar la crisis económica evidente y la ministra María Antonieta salga a decir que por el coronavirus vamos a crecer menos del 2%.

Y el gobierno que trabaja en mancuerna con el Ministerio Público tiene cómo tapar un hecho evidente.

Vela Barba y José Domingo Pérez han ido a Brasil, hablaron con Barata y no han traído nada.

Esto porque ya sabíamos que Odebrecht le había dado plata a Yehude, a Lourdes Flores, lo de Nadine caía de maduro, y simplemente con la colaboración eficaz que anunciábamos ayer en estas líneas de Eleodoro Mayorga, la gente comienza a preparar las honras fúnebres de Nadine Heredia y suena el “Réquiem”, porque en pocos días ella estará presa.

Pero, digo, ¿No conversaron con el señor Barata más que cuando tuvo un contacto por Whatsapp con Alan García, o con Roxanne Cheesman? ¿No le preguntaron si coimearon a Alan García?

¿No se han dado cuenta que no han hablado nada de Keiko?

En el interín nadie menciona que nos están demandando por el famoso Gasoducto Sur Peruano y que queda claro que el “Acuerdo de colaboración eficaz” es un absoluto fracaso.

Se tapa la carestía de agua, la crisis económica, y Vizcarra aparece como el gran salvador de la Nación, porque si esto queda en nada, él dirá que salvó miles de vidas.

Y si esto se prolonga, la evidente crisis económica que vendrá tendrá como culpable al coronavirus, que hasta podría venir en la teoría de la conspiración, que es una guerra bacteriológica china, que Xi Jinping odia a Trump y Trump odia a Putin y que estos señores han jugado a la guerra de los tronos con todo el mundo.

El hecho es que el gran ganador de esta psicosis colectiva por el coronavirus tiene nombre y apellido: Martín Vizcarra Cornejo.