Satanás se instala y entra a la Contienda Electoral

0
416
Yorry Warthon Cortez 
Yorry Warthon Cortez 

Por: Yorry Warthon Cortez 

¡Son paganos! ¡Son paganos Sr. Warthon! Escuché vociferar a una anciana que yacía sentada en uno de los banquillos de la plaza al frontis de la Municipalidad de Chosica. Fue mi última caravana, antes de que me arrebataran la oportunidad de seguir en contienda electoral.

Pero, vamos; esto no se reduce a que varios electores -los de a pie- señalen al presidente Vizcarra como un monstruo satanizado. Ni que sus tribunos, delirantes, le rindan homenaje comprobado y pleitesía en numerosos actos públicos. Menos aún que el gobernante de turno, desfachatadamente, tire los hilos del poder para favorecer a los paganos;esos paganos de los que hablaba la ancianachosicanacon decibeles de advertencia.

Esto está menos aquí -no más allá-; es terrenal. Se trata de gente estúpida, obnubilada por el poder, altamente sometida a las decisiones de quienes controlan el Estado, y que se hayan carentes de cojones para liberarse de sus miedos y trampas.

Revelemos a los agentes: JEE, JNE, JNJ, TC, PJ, Tribunal del Deshonor… larga es la lista.

Cojamos el tema, y entramos al escenario electoral que nos acontece. Situados, hallamos un proceso electoral errático, enclenque, arbitrario, hostil, legalmente débil, y resistente (pro) a conspiraciones políticas publicitadas a nivel nacional. En conclusión, un proceso absolutamente nauseabundo.

Qué aburrido es listar taxativamente los “errores” más oscuros de este grupo salvaje y adoctrinado. Pero hago mi tarea, y les pongo lo más simpático e inspiracional: i) Exclusión de candidatos, violentando derechos constitucionales; ii) Inicio de Procedimientos Sancionadores en forma arbitraria y selectiva; iii) TC y Demanda Competencial: Generó un precedente que dilapida la democracia en el Perú.

Como verán, las perlas precitadas son una oda a la destrucción de cualquier comportamiento pro democrático. Se contrapone, exquisitamente, a la voluntad del pueblo pues los coloca en entera indefensión, sin que ellos se enteren. Por supuesto.

Hasta aquí vemos que se comete corrupción a gran escala, hecho equivalente a un pecado insubsanable. No admite enmienda posible. Esto se castiga poderosamente, pues su comisión es el vehículo que te transporta hacia el asesinato de las oportunidades de los que menos tienen, y los condena a muerte. A ambos; a los buenos y a los malos.

Citando al Alemán Friedrich Nietzsch, este se refería como «el rebaño» a los participantes de los movimientos de masas que comparten una psicología común de la masa. Salvando distancias, en el Perú de hoy, -opinión personal- «el rebaño» lo compone el recital de personajes listados arriba.

Pero yendo al título del artículo, si algún lector hasta aquí pensó que he colocado en equivalencia de condiciones a Vizcarra y Satanás; he fallado. El primero no alcanza siquiera el nivel de un ventrículo empoderado; va más abajo en la estructura de poder. No ofendamos al ángel caído.

El mérito del Anticristo es superior. Pero pese a lo que consigue, sabe que aún existen personas que no arrugamos, y que, desde nuestras humildes trincheras, seguimos en pie de lucha. Por ello, ha decidido entrar a la Contienda.