More

    Suárez refuerza el liderato del Atlético

    Un doblete de Luis Suárez da el triunfo al Atlético de Madrid en Ipurua en un gris encuentro.

    En la previa del partido, el técnico del Atlético de Madrid conformó su ataque con Carrasco, Luis Suárez y Correa. Además, el cholo Simeone formó su mediocampo con  Marcos Llorente, Saúl y Lemar. En cambio, el entrenador del Eibar decidió atacar con Inui, Expósito, Muto (Sergi Enrich, 77′) y Kike García.

    En la primera parte, Muto ganó la espalda a la zaga del Atlético.  Se frenó el japonés, Carrasco, sin mirar le pisó, y después cayó encima. Tonto y evitable, pero penalti. La sorpresa llegó cuando Dmitrovic, el portero del Eibar, tomó la responsabilidad desde los once metros y engañó a Oblak para anotar el 1-0 del partido. Luego, Suárez cazó un balón rebotado de Llorente y anotó el empate dentro del área, su patio de recreo de toda la vida.

    En la segunda parte, Simeone movió piezas en el descanso. Entraron Torreira y João Félix por Lemar y Correa. Se repetía el guion, con el Eibar siendo superiores al Atlético, que no encontraban la fórmula. Sin embargo, Luis Súarez apareció para sacarse un penalti de la manga en un encontronazo leve con Arbilla.

    Por último, el pistolero Luis Suárez transformó en tres puntos desde los once metros. Punto, set y partido. Después, Lucho se marchó al banquillo y fue felicitado por sus compañeros. No fue el mejor partido del Atlético. Es complicado ganar con tan poco juego en Ipurua. Pero tener al pistolero sigue siendo mucho. Y el uruguayo quiere esta Liga.

    Un doblete de Luis Suárez da el triunfo al Atlético de Madrid en Ipurua en un gris encuentro.

    En la previa del partido, el técnico del Atlético de Madrid conformó su ataque con Carrasco, Luis Suárez y Correa. Además, el cholo Simeone formó su mediocampo con  Marcos Llorente, Saúl y Lemar. En cambio, el entrenador del Eibar decidió atacar con Inui, Expósito, Muto (Sergi Enrich, 77′) y Kike García.

    En la primera parte, Muto ganó la espalda a la zaga del Atlético.  Se frenó el japonés, Carrasco, sin mirar le pisó, y después cayó encima. Tonto y evitable, pero penalti. La sorpresa llegó cuando Dmitrovic, el portero del Eibar, tomó la responsabilidad desde los once metros y engañó a Oblak para anotar el 1-0 del partido. Luego, Suárez cazó un balón rebotado de Llorente y anotó el empate dentro del área, su patio de recreo de toda la vida.

    En la segunda parte, Simeone movió piezas en el descanso. Entraron Torreira y João Félix por Lemar y Correa. Se repetía el guion, con el Eibar siendo superiores al Atlético, que no encontraban la fórmula. Sin embargo, Luis Súarez apareció para sacarse un penalti de la manga en un encontronazo leve con Arbilla.

    Por último, el pistolero Luis Suárez transformó en tres puntos desde los once metros. Punto, set y partido. Después, Lucho se marchó al banquillo y fue felicitado por sus compañeros. No fue el mejor partido del Atlético. Es complicado ganar con tan poco juego en Ipurua. Pero tener al pistolero sigue siendo mucho. Y el uruguayo quiere esta Liga.

    Más recientes