Una nueva fuerza política emerge en el escenario saharaui

0
86
Hach Ahmed, líder del Movimiento “Saharauis por la Paz”.

Un centenar de cuadros, exoficiales, ex altos funcionarios del Polisario, dignatarios hijos y descendientes de miembros de la Asamblea del Sahara de la época española, además universitarios y un buen número de activistas de derechos humanos han decidido impulsar una nueva formación política independiente bajo el nombre de Movimiento “Saharauis por la Paz”.

Entre los promotores de la plataforma figuran representantes de la sociedad saharauis desde dentro y fuera del territorio, así como de los campamentos de refugiados saharauis. También figuran miembros de Iniciativa Saharaui por el Cambio, corriente política crítica que durante más de dos años trató de impulsar reformas desde el interior del Polisario, pero que al igual que otros esfuerzos anteriores terminaron chocando contra “la intransigencia y soberbia de un viejo liderazgo acomodado en el autoritarismo y la antidemocracia”, señala el manifiesto fundacional de “Saharauis por la Paz”.

Para los promotores del proyecto se trata de una “experiencia inédita que rompe con el viejo modelo totalitario y radical del Polisario e introduce en la sociedad saharaui la cultura de la diversidad política y del multipartidismo que tanta falta le hacía para situarse en los niveles de desarrollo y modernidad del siglo XXI”.

“Pero ante todo – añade el documento, es una opción política que apuesta por la vía pacífica y aspira a ocupar el lugar que le corresponde como un referente político nuevo en el escenario. Le anima además, una voluntad firme y sincera de ejercer influencias positivas y contribuir, a partir de enfoques alternativos, en la búsqueda de una solución de compromiso viable y duradera del problema del Sahara Occidental”.

Para este fin el Movimiento “Saharauis por la Paz” tiene la intención de contactar a la ONU, la Unión Africana, la Unión Europea además de los Gobiernos de España, Marruecos, Frente Polisario, Argelia, Mauritania, Francia y Estados Unidos.

La nueva fuerza política se propone organizar su primera Convención Nacional o Congreso en un plazo no superior a los 24 meses. Durante este periodo se hará cargo de su dirección una Comisión Política integrada por trece (13) miembros, junto a un comité de seis (6) asesores, los cuales se reunirán en las próximas horas por vía telemática.