Y ahora a trabajar, señor Vizcarra

0
146
Por: Martín Valdivia R. Deprimente ingreso a Lima
Por: Martín Valdivia Rodríguez

Por: Martín Valdivia Rodriguez / El pueblo tomó la palabra y nos entregó un Congreso donde ningún partido se puede ufanar de tener una mayoría aplastante. La gente se cansó de un Parlamento que supuestamente “jaqueaba” toda iniciativa del Ejecutivo al imponerse a los intereses del propio país. El electorado ha preferido un menú más amplio donde todos los movimientos arranquen más o menos iguales y el consenso tenga prioridad antes que la diatriba y el encono. Con un Congreso, digamos, más dócil que el anterior, el presidente Martín Vizcarra ya no tendrá excusas para emprender sus reformas en lo que le queda de gobierno. No será difícil para él consensuar políticas con partidos más abiertos al diálogo y, de alguna manera, más “manejables” que los anteriores. Aquellas agrupaciones que se enfrentaron a él en el Congreso pasado sufrieron una estrepitosa caída y ya nada estorbaría su camino hacia una gobernabilidad. Es hora de trabajar y dejar de lado cualquier rencilla o disputa estéril.

Varios partidos estarán persignándose y agradeciendo al San Jurado Nacional de Elecciones por no perder su inscripción (no pasaron la valla del 5%), entre éstos el Apra y el PPC, tradicionales movimientos políticos que hoy viven uno de sus peores momentos y, ciertamente, tendrán que hacer una revisión minuciosa de sus comportamientos políticos y de cómo manejaron sus posiciones dentro del Congreso anterior.

La gran sorpresa es la irrupción del FREPAP en el abanico político nacional. Una agrupación religiosa de postulados mesiánicos que hoy se coloca como segundo en este mosaico de opciones políticas que nos ha brindado estas elecciones. Ellos tendrán un número significativo de representantes, cuyos rostros barbados y túnicas bíblicas irrumpirán en los Pasos Perdidos ante la sorpresa de propios y extraños. ¿Qué sucedió para que el FREPAP irrumpa de esta manera en el escenario político nacional? Tal vez un trabajo minucioso y de hormiga de sus militantes, quizá el malestar de los electores hacia los partidos tradicionales… no lo sabemos. El partido Podemos también es otro de las agrupaciones políticas que dio un gran salto en el electorado nacional y se enrumba con fuerza para las próximas elecciones presidenciales del 2021.

Lo cierto es que el Perú dio su palabra y el espectro político dio un vuelco de 180 grados. Lo cierto es que el país no desea más enfrentamientos y por ello de lo atomizado de sus votos. El presidente Vizcarra ya tuvo “sus elecciones” y nada le impide trabajar. Basta ya de enfrentamientos y, juntos, saquemos a este país adelante. El elector ya nos marcó el camino. Porque lo que digo y escribo siempre lo firmo.