Yihadistas del EI matan a 80 chiis en guerra a los Talibanes en Afganistán

Este es el segundo atentado desde que el grupo Talibán tomó el control del país islámico desde el pasado 15 de agosto

por | Oct 9, 2021 | Especiales

Este es el segundo atentado desde que el grupo Talibán tomó el control del país islámico desde el pasado 15 de agosto

El grupo terrorista Estado Islámico (EI) reivindicó este viernes un ataque terrorista suicida contra una mezquita chií que dejó al menos 80 muertos y unos 100 heridos en una concurrida mezquita situada en la zona de Sayed-Abad en Kunduz, capital de la provincia homónima el norte de Afganistán.

Este el segundo gran atentado de los yihadistas desde que los talibanes tomaron el control de Kabul el pasado 15 de agosto. En un breve comunicado difundido a través de Internet, la rama afgana del EI afirmó que el ataque suicida perpetrado por uno de sus combatientes con un chaleco explosivo causó más de 300 víctimas entre muertos y heridos.

“Una fuerte explosión tuvo lugar en la mezquita Sayed-Abad, en la que 80 personas de la comunidad chií que acudieron a los rezos han muerto y unas 100 más han resultado heridas”, dijo a Efe Ghulam Rabani Rabani, un antiguo miembro del consejo provincial de Kunduz.

El responsable regional de los talibanes, Matiullah Rohani, quien está a cargo de la Cultura y la Información, dijo que la sangrienta explosión fue un atentado suicida. Esto fue confirmado por el propio Estado Islámico.

Zalmai Alokzai, un empresario local que acudió al Hospital Provincial de Kunduz para comprobar si los médicos necesitaban donaciones de sangre, describió escenas espantosas.

Punto clave

“Esta tarde, se produjo una explosión en una mezquita de nuestros compatriotas chiítas en el distrito Khan Abad de Bandar, la capital de la provincia de Kunduz, como resultado de lo cual varios de nuestros compatriotas fueron martirizados y heridos. El muyaidín llegó al lugar con una unidad especial y comenzó a investigar”, dijo Zabihullah Mujahid, portavoz talibán en un comunicado.

Videos que circulan en las redes sociales muestran escenas de pánico en las calles y cadáveres en el interior del templo.

Un trabajador de la ayuda internacional en el hospital de MSF en la ciudad dijo a la AFP que se teme que el número de muertos pudiera aumentar.

 “Cientos de personas están reunidas en la puerta principal del hospital y lloran por sus familiares, pero los talibanes armados intentan impedir las reuniones en caso de que se planee otra explosión”, dijo.

La ubicación de Kunduz la convierte en un punto de tránsito clave para los intercambios económicos y comerciales con Tayikistán.


Más recientes