Actividad deportiva es vía de prevención de enfermedades crónicas

por | Ene 26, 2024 | Actualidad

La actividad deportiva y el ejercicio físico regular son elementos clave en la prevención de enfermedades crónicas y en la promoción de la salud en general. Numerosos estudios científicos respaldan la idea de que un estilo de vida activo puede tener impactos positivos en la prevención y gestión de diversas enfermedades.

“El ejercicio es extremadamente importante, es quizás una de las mejores herramientas que uno tiene para poder disminuir no solo la existencia de estas (hipertensión arterial, diabetes mellitus), sino, también la disminución del uso de algunos fármacos cuando ya se tienen que usar”, comentó el doctor Jorge Villarán, médico especialista en medicina deportiva, egresado de la Universidad Peruana Cayetano Heredia.

La incorporación de hábitos de ejercicio desde la infancia hasta la edad adulta tiene numerosos beneficios para la salud física, mental y emocional. Esta actividad física regular contribuye al desarrollo adecuado de los huesos, músculos y sistemas cardiovasculares, promoviendo un crecimiento y desarrollo saludables.

“En el caso de la hipertensión, por ejemplo, se acompaña de obesidad y por cada kilogramo que uno baje de peso, bajará un milimetro de mercurio de la presión arterial. En cuanto a la diabetes, cuanto más músculo uno tiene, puede absorber más glucosa y disminuye también la necesidad de usar algunos medicamentos incluso entrar a lo tan debatido que es la remisión de la diabetes”, sostuvo el doctor Villarán en el programa Tu Salud en Cayetano.

Qué nivel de intensidad del ejercicio es el recomendado. Al respecto, el médico indicó que la intensidad del ejercicio se puede calificar en tres niveles: leve, moderada y vigorosa. Estas categorías se basan en la cantidad de esfuerzo relativo que una actividad física requiere en comparación con el nivel de condición física de una persona.

Se recomienda la intensidad que requiere un esfuerzo moderado, la persona se siente bien, por ejemplo, después de un ejercicio cardio, y aun es posible mantener una conversación, donde todavía “podemos hablar, decir algunas cuantas palabras, pero no nos va a faltar el aire”.

Cabe indicar que la Organización Mundial de la Salud (OMS), hace muchos años que recomienda la actividad física para la salud con el objetivo general de proporcionar a los formuladores de políticas, a nivel nacional y regional, orientación sobre la relación dosis-respuesta entre frecuencia, duración, intensidad, tipo y cantidad total de actividad física y prevención de las enfermedades no transmisibles (ENT). Y va dirigido a grupos de edad desde los cinco a más de 65 años.

Qué beneficios podemos tener desde la practica deportiva convertida en actividad regular del día a día:

La actividad física regular desde una edad temprana puede ayudar a prevenir enfermedades crónicas en la edad adulta, como enfermedades cardíacas, diabetes tipo 2 y obesidad.

Mantener un peso corporal saludable es esencial para la salud en todas las etapas de la vida. El ejercicio regular contribuye a la quema de calorías y al mantenimiento de un equilibrio energético adecuado.

La participación en actividades físicas y deportivas desde la infancia ayuda a desarrollar habilidades motoras fundamentales, coordinación y equilibrio, lo que puede tener un impacto positivo en la vida diaria y en la participación en diversas actividades.

Inculcar la importancia del ejercicio desde una edad temprana establece la base para hábitos de vida saludables que perduren en la adultez. Los niños que crecen con la actividad física como parte de su rutina diaria tienen más probabilidades de mantener un estilo de vida activo en la edad adulta.

El ejercicio regular está vinculado a mejoras en la salud mental y emocional. Puede ayudar a reducir el estrés, la ansiedad y la depresión, y mejorar el estado de ánimo en general.

Muchas actividades físicas se realizan en grupos, lo que fomenta la interacción social y el trabajo en equipo. Establecer relaciones sociales positivas desde la infancia puede tener beneficios a lo largo de toda la vida.

Mantener la fuerza muscular y la coordinación a través del ejercicio puede ayudar a prevenir caídas y lesiones en la vejez, mejorando la calidad de vida en la tercera edad.

Es importante destacar que la actividad física no tiene que ser extenuante para obtener beneficios para la salud. Actividades como caminar, nadar o andar en bicicleta, pueden marcar una gran diferencia en la prevención de enfermedades crónicas. Antes de comenzar un nuevo programa de ejercicios, es aconsejable consultar con un profesional de la salud, especialmente si existen condiciones médicas preexistentes.


Más recientes

Keiko Fujimori: PJ rechaza pedido de prisión preventiva

Keiko Fujimori: PJ rechaza pedido de prisión preventiva

La abogada de Keiko Fujimori argumentó que no estaba vigente la regla de conducta de solicitar permiso para ausentarse del país El Poder Judicial rechazó la solicitud del fiscal José Domingo Pérez para cambiar la medida de comparecencia con restricciones impuesta a...

Social media & sharing icons powered by UltimatelySocial