Crónicas de un Juicio Penal: “El Caso de Villarán y su Entorno” (X)

“Cambio en el Equipo Lava Jato: Sale el 4: ‘El Puma’… entra el 1 ‘El Implacable’…”

por | Sep 2, 2020 | Sin categoría

“Cambio en el Equipo Lava Jato: Sale el 4: ‘El Puma’… entra el 1 ‘El Implacable’…”

Por: Edgardo Palomino Martínez 

Los comentarios negativos que ha recibido la decisión del Dr. Rafael Vela Barba, Fiscal Superior Coordinador del “Equipo Especial Lava Jato”, de poner al Fiscal Dr. José Domingo Pérez Gómez a cargo del “Caso Villarán”, en reemplazo del Fiscal Dr. Carlos Puma Quispe, no han sido de mi agrado… ni por la forma, ni por el fondo que pretenden insinuar.

Ante todo, respeto a la persona y a la investidura de Fiscal del Dr. José Domingo Pérez Gómez, quién despierta pasiones en las tribunas de la política popular, tanto positivas como negativas, siendo su performance como Magistrado de gusto para muchos y de disgustos para otros tantos también.

Cada quién es libre de hacer uso de su inalienable derecho fundamental de expresar sus opiniones, pero las personas civilizadas somos tolerantes y damos respuestas educadas ante aquello que nos disgusta, demostrando así nuestra cultura y formación. No es necesario recurrir a la ofensa. Y si lo que se va a decir no contribuye con valor agregado, sea para criticar o para apoyar, es mejor quedarse callado. Y esto va para todos, “tiros y troyanos”.

Hoy no vamos a hablar del Dr. Carlos Puma Quispe, ni de las razones por las que ya no está a cargo del Cuarto Despacho de la Fiscalía Supraprovincial Corporativa Especializada en Delitos de Corrupción de Funcionarios – “Equipo Especial Lava Jato”. Hoy vamos a hablar, guste o disguste lo que digamos, del Dr. José Domingo Pérez Gómez, a cargo del Primer Despacho de la mencionada Fiscalía Supraprovincial.

Fiscal Dr. Carlos Puma Quispe

Y tengo ganado el derecho de expresarme en los términos que lo estoy haciendo, porque más allá de brindarles estas crónicas sobre las investigaciones que he realizado sobre la corrupción en la MML, estoy cumpliendo “en solitario” con el deber que me impone el Artículo 38° de nuestra Carta Magna, de defender, cumplir y hacer cumplir nuestra Constitución Política y las leyes de la Nación, presentando las denuncias pertinentes ante el Ministerio Público para que investiguen y procesen a todos aquellos que hayan infringido la Ley e incurrido en delito.

Ser Fiscal Anticorrupción no es una tarea fácil. Se requiere de mucho coraje y valor, pues un Fiscal nunca está libre de la “espada de Damocles” que son sus investigados y procesados. También se requiere haber tenido una buena formación académica y mantenerse permanentemente estudiando, pues estando el Derecho en constante evolución, uno no puede quedarse rezagado en doctrinas pasadas ya anquilosadas. Nunca se deja de estudiar.

El Fiscal Pérez Gómez es abogado por la Universidad Católica de Santa María de Arequipa, realizó su maestría en Derecho Constitucional en esa misma universidad, ha llevado una maestría en Derecho con mención en Ciencias Penales en la Universidad José Carlos Mariátegui, también es máster en Gestión Pública por la Universidad ESAN y máster en Derecho de la Empresa en la Universidad Católica de Santa María.

O sea, en materia de formación académica, no es “un cualquiera”; y, por las especialidades que detenta, tiene los conocimientos para distinguir “el tipo de toro que va a lidiar”. Respeto.

Para “amores de unos y odios de otros tantos”, en los casos en los que lo hemos visto actuar, se ha desempeñado como un abogado muy riguroso en la investigación de los fundamentos de hecho y derecho que soportan sus denuncias, tanto preliminares como preparatorias. Las exposiciones de sus argumentos –ligando los elementos sustantivos de un caso con aquellos de apariencia secundaria, pero que tienen relevancia– son elocuentes y efectivas.

No hay que dejar de lado que sus informes orales, ante los jueces de las causas que promueve, son ordenados, fluidos, entendibles y comprensibles hasta para los legos en derecho. Finalmente, es implacable cuando se trata de defender “su” proceso, pidiendo prisiones preventivas para los reos y otras medidas de restricción a la libertad, no porque guste de ello, sino porque la “criollada peruana” lo obliga, pues no sería más de uno el que se fugue para no enfrentar a la justicia.

Como Fiscal ha sabido defender su autonomía e independencia frente a sus superiores en jerarquía que han intentado doblegarlo para que deje de procesar o procese más benignamente. No sólo ello, ha demostrado celo en exceso para la defensa y custodia de las carpetas de investigación a su cargo, así como de las pruebas bajo su custodia, para que su eventual sucesor pueda continuar con las labores por él iniciadas y éstas no terminen en “borrón y cuenta nueva”.

Consideramos que la decisión del Dr. Rafael Vela Barba de poner a Pérez Gómez –su misilera insignia– a cargo del caso Villarán es una decisión acertada; pues, a criterio nuestro, para éste, antes que la ideología política, primaría la Verdad, la Ley y la Justicia.

Con los pergaminos que ostenta, para el Fiscal José Domingo Pérez le será fácil distinguir, dentro del ámbito que compete al “Equipo Especial Lava Jato”, que todo el caso gira en torno a los contratos de concesión “Línea Amarilla” y “Nuevas Vías de Lima”; así como que es alrededor de ellos que se tejió la corrupción en la MML –primero entre enero de 2011 a marzo de 2013 y, luego, de abril de 2013 a diciembre de 2014– a los fines de favorecer y beneficiar con estas concesiones a OAS y Odebrecht.

Así las cosas, presumimos que uno de los primeros actos que realizará el Fiscal Pérez será ACUMULAR todas las carpetas vinculadas a estas concesiones, como son: OAS-“Línea Amarilla”, Odebrecht-“Nuevas Rutas de Lima”, aportes a las campañas por el “NO”, peajes, etcétera; y, una vez realizada esta acumulación, estudiará todas estas carpetas en conjunto, como la unidad que son.

Por ello no nos venga a resultar extraño que, a criterio del Fiscal José Domingo Pérez, se re-ensamble la estructura de la organización criminal que el Fiscal Puma Quispe presentó en mayo de 2019 y que todos los vinculados a estos contratos como podrían ser Villarán, Glave Remy, Rey Hernández de Agüero, Prialé, Castro Gamarra, Shimabukuro Maeki, Arzubialde y otros –acompañados por los adláteres de la “Campaña por el NO”, como Anel Townsend y Paola Ugaz, entre otros– terminen desfilando en conjunto ante un juez anticorrupción.

El abogado José Domingo Pérez Gómez, hasta ahora ha demostrado ser un Fiscal, libre de pasiones y prejuicios, que busca la verdad y la justicia; y, su cliente, el Estado Peruano, en la presunta corrupción que habría existido en la MML en torno a los contratos de concesión adjudicados a OAS y a Odebrecht, por una presunta organización criminal: ¡TIENE UN CASO!!!

No soy un ingenuo y mucho menos un iluso, ni tampoco estoy desvariando.

Si el Fiscal José Domingo Pérez Gómez no procesa este caso como ha procesado los demás casos de corrupción que ha tenido a su cargo, entonces que el Ministerio Público se prepare para que el Pueblo, la Patria y Dios demande al “Equipo Especial Lava Jato”, a la Fiscal de la Nación y a varios Fiscales miembros de la Junta de Supremos.

Sinceramente, no hacerlo sería el peor error que se cometería; porque ello importaría que los supuestos opositores al actual gobierno y a la izquierda peruana, procesados por supuesta corrupción, pasarían a la condición de PERSEGUIDOS POLÍTICOS.

Y, pandemia o no, restricciones a protestar públicamente en las calles o no, policía o no, creemos poder vaticinar que las marchas populares en contra del “Equipo Especial Lava Jato”, serán mucho mayores y más agresivas que aquellas que los apoyaron en enero de 2019; máxime si el perjuicio causado por la Administración Villarán podría llegar a equivaler a 60 hospitales de aquellos que necesitamos para luchar contra el COVID y Marisa Glave critica al Gobierno que no tenemos.

Dios lo ampare y lo bendiga Señor Fiscal, Dr. José Domingo Pérez Gómez; y, que el Señor ilumine sus decisiones.

Redactada la presente nota periodística por quien la suscribe.

Firmado en la Ciudad de Lima el día 01 de septiembre de 2020

Edgardo José Palomino Martínez

Abogado (*)

La Dirección no se hace responsable por los artículos firmados.