Dafo y el Cine Peruano

0
730
Edwin Cavello Limas

En el Perú las universidades no cuentan con una facultad de cine, cine peruano, tampoco como país tenemos una verdadera Ley de cine, pero a pesar de tener todo en contra, en los últimos años se viene produciendo más películas peruanas. Algunos de los cineastas locales que tenemos en la actualidad tuvieron que salir fuera del Perú para estudiar cine. Unos se fueron a Cuba, otros a Argentina y Chile, y los que tenían mejores posibilidades económicas llegaron a Estados Unidos, Canadá o España. ¿Y qué pasó con los que no pudieron viajar? Pues, se inscribieron en algún instituto o terminaron llevando talleres e instruyéndose de forma autodidacta.

Muchos de los realizadores hoy siguen teniendo todo en contra. Conseguir dinero para financiar sus películas es el gran problema que vive el 99% de cineastas peruanos. Antes existió CONACINE, un nido de corrupción donde una camarilla se repartía el dinero a dedo. Hoy, existe el Ministerio de Cultura, una institución del Estado que está por cumplir diez años de creación, y que hasta el momento no ha logrado beneficios concretos para el cine nacional. DAFO (Dirección del Audiovisual, la Fonografía y los Nuevos Medios) del Ministerio de Cultura solo ha beneficiado durante todos estos años a un pequeño grupo de cineastas de Lima, es decir, el dinero cae repetidas veces en las mismas manos.

Y esas manos curiosamente siempre son de gente cercana a los funcionarios del Ministerio de Cultura. ¿Qué pasa con los cineastas de los otros 24 departamentos del Perú? Pues, son ignorados y en algunos casos ninguneados. El mal uso del dinero del Estado y la falta de resultados concretos por parte del Ministerio de Cultura, ya es una situación insostenible que se viene reclamando desde hace varios años. Pero paralelamente a esto, algunas voces críticas del cine regional han sido compradas a distinto precio y con diversas chambitas. Entre ellos, están a los que se les paga por ser contratados como jurado, también a los que se les brinda un viajecito internacional con taller de cine incluido, y sin olvidar a los que reciben dinero en efectivo para su cortometraje. Es decir, con unas monedas los tienen en absoluto silencio.

Pero los millones de soles del presupuesto y el financiamiento internacional continúa cayendo en los bolsillos de los cineastas limeños. Como ejemplo hablemos de los llamados Estímulos Económicos, ahí se ve claramente dónde se va la mayor cantidad de dinero. Para las Artes Escénicas, las Artes Visuales y la Música solo se han destinado 2 millones y medio. Para el Libro y el Fomento de la Lectura solo 1 millón 300 mil. Pero para el cine se han destinado 19 millones de soles. ¿Dónde quedó lo equitativo?

En la actualidad, el cineasta que no es amigo del funcionario del Ministerio de Cultura se encuentra desamparado y no existe. Como tampoco existen resultados positivos para el cine nacional por parte de DAFO. Es una pena que una película peruana como “Volver a ver” en su día de estreno solo sea vista por 33 espectadores. Ministro Petrozzi ¿habrá cambios?

Escribe: Edwin Cavello Limas

(*) Periodista y director de la revista cultural Lima Gris.