Defensoría considera que el Estado ha descuidado la Educación Superior

0
353
Defensoría señala que los estudiantes son vistos como sujetos de mercado y no de sus derechos.

La educación es un derecho humano, señala entidad

Debido a la situación que atraviesan miles de estudiantes universitarios por la denegatoria de licenciamiento institucional de universidades, por parte de la Superintendencia Nacional de Educación Superior Universitaria, SUNEDU, la Defensoría del Pueblo ha emitido un pronunciamiento donde señala, entre otras cosas, que el Estado ha desatendido el carácter igualador de la educación como derecho fundamental.

Como consecuencia, ello ha derivado en que “el estudiante fuera considerado un objeto de mercado y no un sujeto de derechos”, indica el documento.

Asimismo, hace saber que la educación es un derecho humano que brinda a la persona estar en un plano de igualdad de oportunidades, así como un medio para superar la pobreza y la violencia de género, así como para tener una vida digna, pero durante las últimas décadas “el Estado no lo ha entendido cabalmente así, lo que ha implicado el incumplimiento de sus deberes de respetar, proteger y promover el derecho a una educación universitaria de calidad”, se lee en el comunicado.

Defensoría

A su turno, la Defensoría señala que reconoce la importancia de la finalidad que persigue la reforma universitaria y del proceso de licenciamiento, la cual busca garantizar estándares de calidad en la educación. “No obstante”, precisa, “es nuestro deber observar que esta política pública carece de un enfoque integral” y ello obligaría a los estudiantes “a renunciar a su proyecto de vida”. Esto contravendría la obligación del Estado, reconocida por el Tribunal Constitucional, de garantizar la continuidad de los servicios educativos, así como de aumentar progresivamente su cobertura y calidad.

Alerta

Finalmente, la Defensoría manifiesta que ante las protestas estudiantiles que se han empezado a producir, dicha entidad hace un llamado a las autoridades para “prevenir un posible conflicto mediante mecanismos que promuevan el diálogo y la participación de los afectados.