17.9 C
Lima
Jueves, Noviembre 26, 2020

El asesinato del último virrey inglés en la India

Lord Mountbatten, primo de Isabel II, y su nieto Nicholas Knatchbull, de 14 años, murieron por la explosión de una bomba del IRA

El 27 de agosto de 1979 Lord Mountbatten –nacido como Su Alteza Serenísima el príncipe Louis de Battenberg–, primo segundo de Isabel II, y su nieto Nicholas Knatchbull –de 14 años– murieron por la explosión de una bomba del IRA, siglas del Ejército Revolucionario Irlandés, que en la época luchaba con las armas por independizar a Irlanda del Reino Unido.

Estaba fresca en la memoria de los ingleses la ceremonia que la soberana regaló a las cámaras una sonrisa enorme mientras sellaba un apretón de manos histórico. Y extendió la mano con la convicción de que estaba haciendo lo que las generaciones futuras, incluso más que las actuales, le demandarían.

Pero no cabe duda de que la reina Isabel II tuvo que tragar saliva amarga al estrechar su impoluto guante blanco con la mano del ex dirigente del IRA Martin McGuinness.

Y no sólo por las miles de víctimas y el dolor causados durante décadas por la organización terrorista irlandesa. Sino también porque la soberana británica nunca podrá olvidar que uno de los atentados de la organización probablemente cambió radicalmente la historia de los Windsor.

EL ÚLTIMO VIRREY

Lord Mounbatten, había sido el último virrey de La India, navegaba junto a varios familiares por aguas cercanas al Ulster, como acostumbraba a hacer prácticamente cada verano.

El IRA hizo detonar una bomba que destrozó la embarcación. Además del tío de la reina y su nieto, falleció un marinero. El episodio sumió en la más absoluta tristeza a toda la familia real británica.

La relación de Lord Mountbatten con Isabel II, su marido, el duque de Edimburgo, y sus hijos era estrechísima. De hecho, para el príncipe de Gales se trataba de su tío favorito.

Este atentado es de sobra conocido. Sin embargo, siempre se ha pasado muy por encima cómo probablemente cambió para siempre la historia de los Windsor. Porque hoy pocos recuerdan que una nieta de Lord Mountbatten, Amanda Knatchbull, estuvo a punto de casarse con Carlos de Inglaterra.

Aunque en las familias reales no se confirman más noviazgos que los oficiales que acaban en boda, es sabido que el príncipe de Gales pidió a su prima segunda que se casara con él.

Y, al parecer, la joven le rechazó –a su pesar– por el auténtico estado de pánico que le produjo el atentado contra su abuelo. Amanda Knatchbull vivió durante muchos años obsesionada por saberse un posible objetivo del IRA. Y la idea de convertirse en princesa de Gales le aterraba, consciente de que de esa manera se colocaba ella solita en el centro de la diana.

Así las cosas, Carlos de Inglaterra perdió a su tío favorito y recibió las calabazas de su prima. Dos años después, el 24 de febrero de 1981, se hizo público su compromiso con la aún corderita Diana Spencer. Lo que siguió a aquel día lo conoce bien cualquier habitante de este planeta.

Quién sabe… Pero bien pudiera ser que sin aquel cruel zarpazo del IRA la futura reina de los británicos se llamara Amanda Knatchbull. Claro, que entonces nos hubiéramos quedado sin conocer a William y Kate Middleton. Hoy se antoja difícil imaginar cómo hubiera sido la historia que no fue…

SUS INFLUENCIAS

Lord Mountbatten tuvo una gran influencia durante el reinado de Isabel II. Él se encargó de criar a su sobrino, Felipe de Edimburgo, desde bien pequeño porque su hermana, la princesa Alice de Battenberg, tuvo que ser ingresada en distintos manicomios.

Una vez que Felipe se comprometió con la entonces princesa Isabel, fue Mountbatten quien luchó para que a su sobrino le dieran el título de príncipe, además del de duque de Edimburgo. Sus contactos y su linaje lo convirtieron en una gran personalidad de la sociedad británica, e incluso hay quienes lo relacionan con el intento de un golpe de Estado en 1968.

De eso versó la cinta ‘The Crown’, aunque finalmente dicho levantamiento es sofocado en la ficción por la reina, quien pone a Mountbatten en su lugar y vuelve a ocupar un segundo plano, aunque siempre cercano a la familia.

 

PERFIL BIOGRÁFICO

Pero… ¿quién es este personaje que movió los hilos de la familia Windsor durante décadas? Louis Francis Albert Victor Nicholas George Mountbatten es hijo del príncipe Luis de Battenberg (después Mountbatten) y la princesa Victoria de Hesse. Sus hermanos son la princesa Alicia de Battenberg, madre del duque de Edimburgo, la reina Luisa de Suecia, casada en segundas nupcias con el rey Gustavo VI Adolfo, y Jorge Mountbatten, segundo marqués de Milford Haven.

Al igual que sus hermanos, nació en el castillo de Windsor, siendo bisnieto de la reina Victoria. Vivió su infancia a caballo entre Inglaterra, Alemania y Malta, donde su padre fue destinado como oficial.

Era conocido familiarmente como Dickie y pasaba largas temporadas en la corte rusa, donde se dice que se enamoró de María, una de las hijas de los últimos zares cuyo trágico final es por todos conocido.

Muy cercano a la familia real británica desde joven, cuando estos decidieron cambiar su apellido alemán por Windsor tras la Segunda Guerra Mundial, el padre de Louis hizo lo propio y cambió el alemán Battenberg por Mountbatten, convirtiéndose él en Lord Louis Mountbatten.

Sus logros militares iban en aumento y la confianza que en él depositaba la Corona también, ya que fue el encargado de acompañar al entonces príncipe heredero Eduardo -quien se convertiría después en Eduardo VIII y abdicaría por amor a Wallis Simpson- a una gira por Australia, siendo su asesor. También viajó con él a la India y Japón; en estos periplos se forjó entre ellos una gran amistad.

SUS LOGROS MILITARES

Sus logros en la Marina con los que consiguió el título de vizconde Mountbatten de Birmania le valieron también un puesto en el mundo diplomático. En 1947 se convirtió en el último virrey de la India. Tras su misión en la India volvió a las Fuerzas Armadas británicas. De 1959 a 1965, ocupó el cargo de jefe del Estado Mayor de la Defensa, del que se fue por una jugada del Gobierno de Harold Wilson, una historia que también se cuenta en ‘The Crown’.

En el plano personal, Mountbatten se casó con Edwina Ashlley y tuvieron dos hijas: lady Patricia y lady Pamela, ambas damas de honor ocasionales de la reina.

Lady Patricia fue muy conocida en la alta sociedad británica junto a su marido John Knatchbull y padre de sus ocho hijos, entre ellos Lady Amanda, la favorita de su abuelo Lord Mountbatten, a quien este quiso casarla con el príncipe Carlos para unir aún más a las dos familias.

Era tanto el poder que Lord Mountbatten tenía sobre el príncipe Carlos que este no puso objeción ninguna a casarse con su nieta, incluso el heredero escribió una carta a la madre de la novia contándole sus deseos de casarse con Amanda.

Pero la repentina muerte de Mountbatten hizo cambiar las circunstancias y ella finalmente lo rechazó, dejando vía libre a Carlos, quien finalmente encontró a Diana Spencer.

EL ATENTADO

Fue el 27 de agosto de 1979 cuando Lord Mountbatten murió en un atentado. Él se encontraba pescando en Mullaghmore, a 19 kilómetros con la frontera de Irlanda del Norte. Allí solía pasar sus vacaciones, a pesar de que había recibido advertencias, pues era un lugar de refugio del grupo terrorista IRA. Ese día, cuando cogió su barco, Thomas McMahon, miembro del IRA, hizo explotar por control remoto la bomba con 23 kg de explosivos que había puesto allí la noche anterior.

Una semana después se celebró un funeral de Estado en la abadía de Westminster. La relación de Carlos con la familia de Mountbatten sigue siendo extraordinaria, tanto que el príncipe Carlos acompañó al altar a Alexandra Knatchbull, su ahijada y bisnieta de Lord Mountbatten, en su boda en 2016.

Lord Mountbatten, primo de Isabel II, y su nieto Nicholas Knatchbull, de 14 años, murieron por la explosión de una bomba del IRA

El 27 de agosto de 1979 Lord Mountbatten –nacido como Su Alteza Serenísima el príncipe Louis de Battenberg–, primo segundo de Isabel II, y su nieto Nicholas Knatchbull –de 14 años– murieron por la explosión de una bomba del IRA, siglas del Ejército Revolucionario Irlandés, que en la época luchaba con las armas por independizar a Irlanda del Reino Unido.

Estaba fresca en la memoria de los ingleses la ceremonia que la soberana regaló a las cámaras una sonrisa enorme mientras sellaba un apretón de manos histórico. Y extendió la mano con la convicción de que estaba haciendo lo que las generaciones futuras, incluso más que las actuales, le demandarían.

Pero no cabe duda de que la reina Isabel II tuvo que tragar saliva amarga al estrechar su impoluto guante blanco con la mano del ex dirigente del IRA Martin McGuinness.

Y no sólo por las miles de víctimas y el dolor causados durante décadas por la organización terrorista irlandesa. Sino también porque la soberana británica nunca podrá olvidar que uno de los atentados de la organización probablemente cambió radicalmente la historia de los Windsor.

EL ÚLTIMO VIRREY

Lord Mounbatten, había sido el último virrey de La India, navegaba junto a varios familiares por aguas cercanas al Ulster, como acostumbraba a hacer prácticamente cada verano.

El IRA hizo detonar una bomba que destrozó la embarcación. Además del tío de la reina y su nieto, falleció un marinero. El episodio sumió en la más absoluta tristeza a toda la familia real británica.

La relación de Lord Mountbatten con Isabel II, su marido, el duque de Edimburgo, y sus hijos era estrechísima. De hecho, para el príncipe de Gales se trataba de su tío favorito.

Este atentado es de sobra conocido. Sin embargo, siempre se ha pasado muy por encima cómo probablemente cambió para siempre la historia de los Windsor. Porque hoy pocos recuerdan que una nieta de Lord Mountbatten, Amanda Knatchbull, estuvo a punto de casarse con Carlos de Inglaterra.

Aunque en las familias reales no se confirman más noviazgos que los oficiales que acaban en boda, es sabido que el príncipe de Gales pidió a su prima segunda que se casara con él.

Y, al parecer, la joven le rechazó –a su pesar– por el auténtico estado de pánico que le produjo el atentado contra su abuelo. Amanda Knatchbull vivió durante muchos años obsesionada por saberse un posible objetivo del IRA. Y la idea de convertirse en princesa de Gales le aterraba, consciente de que de esa manera se colocaba ella solita en el centro de la diana.

Así las cosas, Carlos de Inglaterra perdió a su tío favorito y recibió las calabazas de su prima. Dos años después, el 24 de febrero de 1981, se hizo público su compromiso con la aún corderita Diana Spencer. Lo que siguió a aquel día lo conoce bien cualquier habitante de este planeta.

Quién sabe… Pero bien pudiera ser que sin aquel cruel zarpazo del IRA la futura reina de los británicos se llamara Amanda Knatchbull. Claro, que entonces nos hubiéramos quedado sin conocer a William y Kate Middleton. Hoy se antoja difícil imaginar cómo hubiera sido la historia que no fue…

SUS INFLUENCIAS

Lord Mountbatten tuvo una gran influencia durante el reinado de Isabel II. Él se encargó de criar a su sobrino, Felipe de Edimburgo, desde bien pequeño porque su hermana, la princesa Alice de Battenberg, tuvo que ser ingresada en distintos manicomios.

Una vez que Felipe se comprometió con la entonces princesa Isabel, fue Mountbatten quien luchó para que a su sobrino le dieran el título de príncipe, además del de duque de Edimburgo. Sus contactos y su linaje lo convirtieron en una gran personalidad de la sociedad británica, e incluso hay quienes lo relacionan con el intento de un golpe de Estado en 1968.

De eso versó la cinta ‘The Crown’, aunque finalmente dicho levantamiento es sofocado en la ficción por la reina, quien pone a Mountbatten en su lugar y vuelve a ocupar un segundo plano, aunque siempre cercano a la familia.

 

PERFIL BIOGRÁFICO

Pero… ¿quién es este personaje que movió los hilos de la familia Windsor durante décadas? Louis Francis Albert Victor Nicholas George Mountbatten es hijo del príncipe Luis de Battenberg (después Mountbatten) y la princesa Victoria de Hesse. Sus hermanos son la princesa Alicia de Battenberg, madre del duque de Edimburgo, la reina Luisa de Suecia, casada en segundas nupcias con el rey Gustavo VI Adolfo, y Jorge Mountbatten, segundo marqués de Milford Haven.

Al igual que sus hermanos, nació en el castillo de Windsor, siendo bisnieto de la reina Victoria. Vivió su infancia a caballo entre Inglaterra, Alemania y Malta, donde su padre fue destinado como oficial.

Era conocido familiarmente como Dickie y pasaba largas temporadas en la corte rusa, donde se dice que se enamoró de María, una de las hijas de los últimos zares cuyo trágico final es por todos conocido.

Muy cercano a la familia real británica desde joven, cuando estos decidieron cambiar su apellido alemán por Windsor tras la Segunda Guerra Mundial, el padre de Louis hizo lo propio y cambió el alemán Battenberg por Mountbatten, convirtiéndose él en Lord Louis Mountbatten.

Sus logros militares iban en aumento y la confianza que en él depositaba la Corona también, ya que fue el encargado de acompañar al entonces príncipe heredero Eduardo -quien se convertiría después en Eduardo VIII y abdicaría por amor a Wallis Simpson- a una gira por Australia, siendo su asesor. También viajó con él a la India y Japón; en estos periplos se forjó entre ellos una gran amistad.

SUS LOGROS MILITARES

Sus logros en la Marina con los que consiguió el título de vizconde Mountbatten de Birmania le valieron también un puesto en el mundo diplomático. En 1947 se convirtió en el último virrey de la India. Tras su misión en la India volvió a las Fuerzas Armadas británicas. De 1959 a 1965, ocupó el cargo de jefe del Estado Mayor de la Defensa, del que se fue por una jugada del Gobierno de Harold Wilson, una historia que también se cuenta en ‘The Crown’.

En el plano personal, Mountbatten se casó con Edwina Ashlley y tuvieron dos hijas: lady Patricia y lady Pamela, ambas damas de honor ocasionales de la reina.

Lady Patricia fue muy conocida en la alta sociedad británica junto a su marido John Knatchbull y padre de sus ocho hijos, entre ellos Lady Amanda, la favorita de su abuelo Lord Mountbatten, a quien este quiso casarla con el príncipe Carlos para unir aún más a las dos familias.

Era tanto el poder que Lord Mountbatten tenía sobre el príncipe Carlos que este no puso objeción ninguna a casarse con su nieta, incluso el heredero escribió una carta a la madre de la novia contándole sus deseos de casarse con Amanda.

Pero la repentina muerte de Mountbatten hizo cambiar las circunstancias y ella finalmente lo rechazó, dejando vía libre a Carlos, quien finalmente encontró a Diana Spencer.

EL ATENTADO

Fue el 27 de agosto de 1979 cuando Lord Mountbatten murió en un atentado. Él se encontraba pescando en Mullaghmore, a 19 kilómetros con la frontera de Irlanda del Norte. Allí solía pasar sus vacaciones, a pesar de que había recibido advertencias, pues era un lugar de refugio del grupo terrorista IRA. Ese día, cuando cogió su barco, Thomas McMahon, miembro del IRA, hizo explotar por control remoto la bomba con 23 kg de explosivos que había puesto allí la noche anterior.

Una semana después se celebró un funeral de Estado en la abadía de Westminster. La relación de Carlos con la familia de Mountbatten sigue siendo extraordinaria, tanto que el príncipe Carlos acompañó al altar a Alexandra Knatchbull, su ahijada y bisnieta de Lord Mountbatten, en su boda en 2016.

Más recientes