More

    Estados Unidos, Marruecos e Israel son el centro de la atención mundial por la paz

    (*) Ricardo Sánchez Serra

    Como grandes acontecimientos históricos y trascendentales, y magnos avances para la paz y la seguridad internacionales calificó la normalización de relaciones diplomáticas entre Israel y Marruecos, y que Estados Unidos haya reconocido el Sahara Occidental como territorio marroquí, el internacionalista Ricardo Sánchez Serra, especialista en temas internacionales y diplomáticos.

    “La justicia histórica ha dado su veredicto, porque la presencia de los judíos en Marruecos data de 2000 años, luego de la destrucción del Segundo Templo de Jerusalén, la relación no se podía borrar como si escribieras en la arena, los lazos eran muy fuertes”, indicó

    “En el siglo XV los judíos expulsados de España emigraron entre otros lugares a Marruecos y para no continuar en el pasado, en el siglo XX, el sultán Mohamed V acogió a judíos perseguidos por los nazis y rechazó darle la lista de judíos marroquíes al régimen de Vichy. En el Reino de Marruecos han convivido todas las religiones y etnias pacíficamente. La tolerancia en ese país ha sido ejemplar, tanto que en la Constitución marroquí se acoge el componente judío-hebreo”, explicó.

    Sánchez-Serra señaló que, además, judíos de origen marroquí están en todo el mundo y nunca estuvieran desconectados. “No es extraño, curioso, ni sorprendente que Marruecos e Israel establecieran o mejor dicho reanudaran relaciones diplomáticas plenas. La familiaridad y los vínculos estaban a flor de piel, pues había intercambio comercial, turismo, coincidencia en muchas votaciones de las Naciones Unidas o apoyo para la elección de miembros en organismos internacionales”, detalló.

    Dijo que no hay que olvidar que en Israel fueron elegidos ministros de Estados, diez judíos de origen marroquí, o la presencia de judíos en los estamentos de Gobierno marroquí, sin olvidar la tolerancia religiosa, muy importante para una sociedad sana y democrática.

    “Para ambas partes –agregó el analista- los obstáculos eran fácilmente superables Ambas son naciones que defienden los valores occidentales, las políticas antiterroristas, la democracia, la paz y la seguridad regionales. Por ello, el restablecimiento de relaciones no debe asombrar. Son lazos tan fuertes, que el momento tenía que llegar y saludo el paso valiente dado por el líder israelí, Benjamín Netanyahu, el monarca Mohammed VI y el auspicio de la administración norteamericana, gracias a Jared Kushner, el nuevo ´Kissinger del Medio Oriente´, arquitecto de los ´Acuerdos de Abraham´. Los aliados deben estar unidos”.

    En otro momento de la entrevista, Sánchez Serra se refirió también al reconocimiento, por parte de Estados Unidos, del Sahara Occidental, como territorio marroquí. “Es, asimismo, en justicia,  la confirmación de una realidad histórica. La verdad tiene que abrirse paso. Hay que recordar que cuando Marruecos se independiza, sus provincias del sur (el Sahara Occidental) quedaron como colonia de España, pidiendo a las Naciones Unidas la devolución a su territorio patrio, encontrándose hasta hoy el tema en la IV Comisión de Descolonización”, explicó.

    Mencionó que Estados Unidos abre el camino a la comunidad internacional de una solución justa. “Abre los ojos a los países para que se acepte la autonomía ofrecida por Marruecos a los saharauis para una solución justa, seria y realista, y se permita el regreso de la población secuestrada por el Polisario en Tinduf, una localidad argelina, que vive en condiciones infrahumanas. Los saharauis tienen que reencontrarse con sus familias y vivir en libertad”, subrayó.

    Finalmente, destacó que es importante además que Estados Unidos haya anunciado que abre un consulado en la ciudad de Dajla, para promover inversiones y comercio y desarrollar más aún las provincias del sur de Marruecos.

    “Hay que revisar los comunicados que salen en cada momento de la comunidad internacional, que está recibiendo con beneplácito estos grandes acontecimientos históricos, tanto la normalización de relaciones diplomáticas entre Israel y Marruecos, como el reconocimiento del Sahara Occidental como territorio marroquí. Los países de nuestra región no pueden quedarse como mero observadores de estos sucesos y deben apoyar estos esfuerzos de paz”, subrayó.

    (*) Ricardo Sánchez Serra

    Como grandes acontecimientos históricos y trascendentales, y magnos avances para la paz y la seguridad internacionales calificó la normalización de relaciones diplomáticas entre Israel y Marruecos, y que Estados Unidos haya reconocido el Sahara Occidental como territorio marroquí, el internacionalista Ricardo Sánchez Serra, especialista en temas internacionales y diplomáticos.

    “La justicia histórica ha dado su veredicto, porque la presencia de los judíos en Marruecos data de 2000 años, luego de la destrucción del Segundo Templo de Jerusalén, la relación no se podía borrar como si escribieras en la arena, los lazos eran muy fuertes”, indicó

    “En el siglo XV los judíos expulsados de España emigraron entre otros lugares a Marruecos y para no continuar en el pasado, en el siglo XX, el sultán Mohamed V acogió a judíos perseguidos por los nazis y rechazó darle la lista de judíos marroquíes al régimen de Vichy. En el Reino de Marruecos han convivido todas las religiones y etnias pacíficamente. La tolerancia en ese país ha sido ejemplar, tanto que en la Constitución marroquí se acoge el componente judío-hebreo”, explicó.

    Sánchez-Serra señaló que, además, judíos de origen marroquí están en todo el mundo y nunca estuvieran desconectados. “No es extraño, curioso, ni sorprendente que Marruecos e Israel establecieran o mejor dicho reanudaran relaciones diplomáticas plenas. La familiaridad y los vínculos estaban a flor de piel, pues había intercambio comercial, turismo, coincidencia en muchas votaciones de las Naciones Unidas o apoyo para la elección de miembros en organismos internacionales”, detalló.

    Dijo que no hay que olvidar que en Israel fueron elegidos ministros de Estados, diez judíos de origen marroquí, o la presencia de judíos en los estamentos de Gobierno marroquí, sin olvidar la tolerancia religiosa, muy importante para una sociedad sana y democrática.

    “Para ambas partes –agregó el analista- los obstáculos eran fácilmente superables Ambas son naciones que defienden los valores occidentales, las políticas antiterroristas, la democracia, la paz y la seguridad regionales. Por ello, el restablecimiento de relaciones no debe asombrar. Son lazos tan fuertes, que el momento tenía que llegar y saludo el paso valiente dado por el líder israelí, Benjamín Netanyahu, el monarca Mohammed VI y el auspicio de la administración norteamericana, gracias a Jared Kushner, el nuevo ´Kissinger del Medio Oriente´, arquitecto de los ´Acuerdos de Abraham´. Los aliados deben estar unidos”.

    En otro momento de la entrevista, Sánchez Serra se refirió también al reconocimiento, por parte de Estados Unidos, del Sahara Occidental, como territorio marroquí. “Es, asimismo, en justicia,  la confirmación de una realidad histórica. La verdad tiene que abrirse paso. Hay que recordar que cuando Marruecos se independiza, sus provincias del sur (el Sahara Occidental) quedaron como colonia de España, pidiendo a las Naciones Unidas la devolución a su territorio patrio, encontrándose hasta hoy el tema en la IV Comisión de Descolonización”, explicó.

    Mencionó que Estados Unidos abre el camino a la comunidad internacional de una solución justa. “Abre los ojos a los países para que se acepte la autonomía ofrecida por Marruecos a los saharauis para una solución justa, seria y realista, y se permita el regreso de la población secuestrada por el Polisario en Tinduf, una localidad argelina, que vive en condiciones infrahumanas. Los saharauis tienen que reencontrarse con sus familias y vivir en libertad”, subrayó.

    Finalmente, destacó que es importante además que Estados Unidos haya anunciado que abre un consulado en la ciudad de Dajla, para promover inversiones y comercio y desarrollar más aún las provincias del sur de Marruecos.

    “Hay que revisar los comunicados que salen en cada momento de la comunidad internacional, que está recibiendo con beneplácito estos grandes acontecimientos históricos, tanto la normalización de relaciones diplomáticas entre Israel y Marruecos, como el reconocimiento del Sahara Occidental como territorio marroquí. Los países de nuestra región no pueden quedarse como mero observadores de estos sucesos y deben apoyar estos esfuerzos de paz”, subrayó.

    Más recientes