La corrupción, la epidemia de América Latina (XXVIII)

0
358
La corrupción, la epidemia de América Latina (XXVI)
Por: Alter B. Himelfarb W. 

Corrupción en PERÚ: Después de tantos inconvenientes de corte político, Perú, su Presidente, Martín Vizcarra, logró la disolución del Congreso. ¿Para qué se busca disolver el Congreso y entrar en unos pocos meses a una nueva votación o elección, sino es para depurar dicha institución entre otras cosas-, de la cantidad de hampones que la conforman?

En éste caso particular, Vizcarra buscó disolver el Congreso, (Sept. 30/2019) porque él, como Presidente del país, propuso modificar *el proceso de selección de candidatos al Tribunal Constitucional*, Tribunal que Vizcarra consideraba podrido y no muy claro en su proceder, amén de otros procederes de dudoso corte, donde lo que los Congresistas podridos, apegados al poder, querían hacer “corto- circuitos” y burlar la decisión Presidencial.

Tiene razón, nuestro director Martín Valdivia, que no tendría sentido, que el Pueblo de Perú, no agarre ésta vez al toro por los cachos y tenga la fortaleza moral e inteligencia, de elegir un nuevo grupo de Congresistas, que no tengan ni un punto negro en su blanca y ética sábana de su vida política.

Por ejemplo, 1) Que no haya sido acusado o sindicado, ni en su vida privada ni en su vida pública.  Es decir, que su Pasado Judicial esté libre de todo “pecado”.  2) Se debería aprovechar también, éste especial momento, hasta donde fuese posible, para cambiar que los Congresistas elegidos, de ninguna manera sean empleados del Estado, por lo que no hay mérito para recibir un “salario”, más sí, unos honorarios. 3) Se debería corregir también, que el Congresista no debe estar en el Congreso, más que en un sólo y único periodo. Pasado un periodo por fuera, puede hacerse elegir nuevamente. 4) Eliminar la Inmunidad Parlamentaria. 5) Eliminar “casa por cárcel” 6) Los honorarios serán modificados de acuerdo al Índice de Precios al Consumidor (IPC).

El Pueblo Peruano, tiene que ponerse “pilas”, y tomar en este preciso momento, las riendas, porque en últimas, la Población Peruana, es la Autoridad Suprema de la Nación.

No hay titubeos. Hay que votar con “cabeza fría”, Quererse a sí mismo.  No vender el voto “al mejor postor”.

Caer en cuenta, recapacitar, que desde que “te compran el voto”, es porque “hay veneno por dentro”.

Un político honesto, honrado, no necesitaría comprar el voto.  *Eso* lo hacen, los políticos deshonestos, los que no tienen una “Hoja de Vida” limpia, como los que ofrecen, “empeñan la palabra” y no cumplen.

Tienen coraje algunos candidatos, que han tenido o tienen problemas con la Justicia y aún insisten en seguir revolcándose en el charco de sus inmundicias, a costa de abusar de la población, a la cual ellos mismos han sumido en el analfabetismo y por ende en la ignorancia.

PERÚ, es un país grande, grandioso.  Con una población sana, inteligente, capaz de realizar hazañas inimaginables,

Cuando quieren comprar nuestra conciencia, precisamente, nos están “pordebajeando”, menospreciando o rebajando. ¿Es eso, lo que queremos?

Ya llevamos más de 200 años de Independencia… ¿Acaso no vemos, cómo otros países con menos recursos que los del Perú, salen adelante.  Países en los que el analfabetismo es muy bajo, pero la gente que los dirige, son gente sana?

Aquí en cambio, los “politiqueros” de baja pelambre, quieren que la población siga analfabeta, sin soluciones de salud, para que ellos puedan proclamar, frotándo$e la$ mano$, “en río revuelto, ganancia de pe$cadore$”.

Por: Alter B. Himelfarb W.

 

(*) Miembro A.I.E.L.C.