Magistrados dejan al voto habeas corpus de Keiko

TC decidirá en próximos días si anula prisión preventiva

TC decidirá en próximos días si anula prisión preventiva

El pleno del Tribunal Constitucional (TC) dejó al voto el «habeas corpus» presentado por la familia de Keiko Fujimori para anular la prisión preventiva que rige sobre ella desde noviembre del 2018.

Fue luego de escuchar por dos horas las argumentaciones a favor y en contra del referido recurso planteadas por la defensa legal de Keiko Fujimori y el procurador del Poder Judicial, respectivamente.

Durante la audiencia, que se inició a las 09:30 horas, las partes respondieron también a las
interrogantes formuladas sobre el tema por los magistrados del máximo órgano constitucional.

«Vista la causa, queda al voto», dijo el presidente del TC, Ernesto Blume, quien invocó a las partes a presentar por escrito las argumentaciones adicionales que crean convenientes.

Injusticia 

Sachi Fujimori dijo que en el caso de su hermana se han violado derechos fundamentales y consideró que está en prisión por ser política y por temas totalmente ajenos al debido proceso.

“Pongamos cada cosa en su lugar, la prisión no es para los que no nos gustan políticamente o para quienes ganaron una mayoría en el Congreso, sino para quienes han sido condenados culpables con pruebas en un debido proceso”, declaró.

En su opinión, Keiko Fujimori está siendo condenada política y mediáticamente, además de ser, junto con su familia, objeto de un “cargamontón, abusos, odio y venganza”. Bajo esa premisa, solicitó que su hermana tenga un juicio con garantías y presunción de inocencia.

Sin peligro

Durante su exposición, la abogada de Fujimori, Giulliana Loza, mencionó que el peligro procesal “no debe sustentarse en meras conjeturas y especulaciones sino en actos concretos y evidentes”.

“Lo acaba de decir la Corte Suprema […] donde ha sido muy clara y categórica en señalar que el peligro procesal no debe sustentarse en meras conjeturas y especulaciones sino en actos concretos y evidentes, y en este caso no lo hay, no existe. Lo único que existe es una presunción de que Keiko Fujimori, en tanto líder del partido Fuerza Popular, tendría conocimiento o habría obstruido u ordenado obstrucción”, afirmó.

Agregó que la resolución que impone la prisión preventiva contra Keiko Fujimori está sustentada en “meras inferencias”. “No hay un acto concreto, ni siquiera en la imputación por organización criminal, ni siquiera en la propia imputación por lavado de activos”, dijo.

Giulliana Loza enfatizó que “ningún ciudadano peruano merece estar privado de su libertad” por “conjeturas”.

“Ni la señora Fujimori, ni ningún ciudadano peruano merece estar privado de su libertad en base a una presunción, a una conjetura, a una especulación, sea o no una política, más allá de todo estamos hablando de un ciudadano que merece el respeto de todos sus derechos”

Procurador en aprietos 

El magistrado José Luis Sardón puso en aprietos al procurador del Poder Judicial, Jhonny Tupayachi.

“Usted ha dicho que el jefe del partido político tiene que saber lo que hace la gente del partido. ¿Le pregunto: ha leído el pez en el agua?”, cuestionó Sardón. El procurador respondió afirmativamente.

El tribuno le recordó que en dicha obra Mario Vargas Llosa señaló que él no estaba al tanto del manejo de las finanzas en su campaña. “Entonces, ¿no podrá haber decidido algo así la señora Fujimori?”, agregó.

El defensor de los intereses del Poder Judicial solo atinó a decir que “eso ya entra en el ámbito personal, no procesal”.

El magistrado del TC añadió: “¿Se puede esperar que la fiscal de la Nación sepa todo lo que hacen los fiscales?”.

Ante tal argumentación, el procurador dio un ejemplo que lo dejó en una situación aún más complicada.

“Tomando el mismo criterio, si un niño muere envenenado por Qali Warma tiene responsabilidad política la ministra y la ministra no tiene por qué saber”, refirió.

Tupayachi no consideró que el ejemplo utilizado es de corte político y no jurídico penal.
Por ello es que Sardón le corrigió y, con esto, lo dejó sin palabras: “Mi colega Espinosa-Saldaña le acaba de decir que hay que distinguir entre la responsabilidad política y la responsabilidad penal (…). Las presunciones tienen que cumplir ciertos estándares porque si todo es presunciones, entonces para encarcelar a una persona hay que tener mucho cuidado”.