More

    Marruecos soluciona cuestión migratoria y no le sirva de pretexto a España

    El Rey Mohammed VI ordena resolver la cuestión de los menores marroquíes no acompañados para que Madrid no los use como coartada en la crisis diplomática entre Marruecos y España.

    Las instrucciones se dan en el momento en que España persiste en su estrategia de acusar a Marruecos de “amenazar” y “hacer presión” con la cuestión migratoria, coincidiendo a la vez con la comparecencia ante la justicia española del llamado Brahim Ghali, el jefe de las milicias separatistas del Polisario, acogido con mucho secretismo por España el 18 de abril pasado, bajo una identidad usurpada y un falso pasaporte diplomático argelino. Un criminal potente que dejó el territorio español ayer en la madrugada con dirección a Argelia.

    En plena crisis bilateral con España, el Rey de Marruecos Mohammed VI, reiteró sus instrucciones a los ministros del Interior y de Asuntos Exteriores de su país para que se resuelva definitivamente la cuestión de los menores marroquíes no acompañados, que se encuentran en situación irregular en algunos países europeos, particularmente en España.

    A través de un reciente comunicado, Marruecos lamentó una vez más que la cuestión migratoria, incluida la de los menores no acompañados, se emplea como coartada y pretexto para eludir las verdaderas causas de la grave crisis política con España, quién al decidir confabular con el Polisario y el régimen militar argelino y actuar a las espaldas de su vecino norafricano, reveló sus segundas intenciones hostiles en la cuestión de la integridad territorial de Marruecos y su soberanía sobre el Sáhara.

    En este contexto, la Cancillería de Marruecos informó que el Rey Mohammed VI ha subrayado en varias ocasiones, incluso ante Jefes de Estado extranjeros, el compromiso claro y firme de Marruecos de aceptar el retorno de los menores no acompañados, debidamente identificados, recordando que es por ello que se han establecido mecanismos de cooperación con algunos países, en particular Francia y España, que han permitido el retorno de varias decenas de menores a su país de origen.

    La misma fuente indicó que la lentitud en la aplicación de dicha cooperación se debe esencialmente a los complejos procedimientos administrativos y judiciales de algunos países europeos, y que Marruecos es el primer país afectado por ciertos círculos de la sociedad civil, e incluso redes criminales, que utilizan supuestas condiciones precarias de los menores como pretexto para explotarlos.

    Al manifestar su disposición a colaborar como de costumbre con los países europeos y la Unión Europea para resolver esta cuestión, Marruecos llamó a la Unión Europea y a los países concernidos a superar las complejidades de estos procedimientos con el fin de facilitar esta operación.

    Acto seguido, el comisario europeo para la Política de Vecindad y las Negociaciones para la Ampliación, Oliver Varhelyi, saludó este importante anuncio, afirmando que la Unión Europea continuara su estrecha cooperación con Marruecos para superar los retos migratorios y avanzar en la asociación bilateral, en beneficio mutuo.

    Cabe recordar que muchas asociaciones y ONGs han denunciado hace unas semanas las devoluciones calientes de migrantes y la violencia infringida por parte de las fuerzas de seguridad y el ejército españoles contra las personas, entre las que había menores de edad, arrojando incluso a algunos al mar, después del flujo migratorio que consiguió hace unas semanas cruzar las fronteras entre Marruecos y Ceuta.

    De igual modo, se recuerda que, en febrero pasado, en una casa de acogida de menores de Las Palmas, un grupo de menores marroquís no acompañados fueron víctimas de maltrato, abuso policial y de violencia excesiva. Los hechos fueron registrados en un video que dio la vuelta al mundo e hizo que Rabat convocara al embajador de España en Marruecos, Ricardo Diez-Hochleitner, para manifestar su preocupación por estas atrocidades consideradas inaceptables.
    Anteriormente, el 01 de julio del 2019, el niño marroquí Elías Taheri había muerto por asfixia, tras ser agredido por los guardias de seguridad en un centro de detención de inmigrantes menores en la ciudad de Almería.

    Lo que ocurrió en la casa de acogida de menores de Las Palmas o en el centro de Almería revelan solo una parte limitada de la violencia ejercida sobre los menores marroquíes en los diferentes centros de acogida -detención- españoles.

    Por ello, la decisión de Marruecos de resolver de una vez por todas esta cuestión depende sobre todo de la colaboración de las autoridades de los países receptores y exige la flexibilización de los procedimientos para garantizar el retorno seguro de estos niños indefensos a su país de origen.

    El Rey Mohammed VI ordena resolver la cuestión de los menores marroquíes no acompañados para que Madrid no los use como coartada en la crisis diplomática entre Marruecos y España.

    Las instrucciones se dan en el momento en que España persiste en su estrategia de acusar a Marruecos de “amenazar” y “hacer presión” con la cuestión migratoria, coincidiendo a la vez con la comparecencia ante la justicia española del llamado Brahim Ghali, el jefe de las milicias separatistas del Polisario, acogido con mucho secretismo por España el 18 de abril pasado, bajo una identidad usurpada y un falso pasaporte diplomático argelino. Un criminal potente que dejó el territorio español ayer en la madrugada con dirección a Argelia.

    En plena crisis bilateral con España, el Rey de Marruecos Mohammed VI, reiteró sus instrucciones a los ministros del Interior y de Asuntos Exteriores de su país para que se resuelva definitivamente la cuestión de los menores marroquíes no acompañados, que se encuentran en situación irregular en algunos países europeos, particularmente en España.

    A través de un reciente comunicado, Marruecos lamentó una vez más que la cuestión migratoria, incluida la de los menores no acompañados, se emplea como coartada y pretexto para eludir las verdaderas causas de la grave crisis política con España, quién al decidir confabular con el Polisario y el régimen militar argelino y actuar a las espaldas de su vecino norafricano, reveló sus segundas intenciones hostiles en la cuestión de la integridad territorial de Marruecos y su soberanía sobre el Sáhara.

    En este contexto, la Cancillería de Marruecos informó que el Rey Mohammed VI ha subrayado en varias ocasiones, incluso ante Jefes de Estado extranjeros, el compromiso claro y firme de Marruecos de aceptar el retorno de los menores no acompañados, debidamente identificados, recordando que es por ello que se han establecido mecanismos de cooperación con algunos países, en particular Francia y España, que han permitido el retorno de varias decenas de menores a su país de origen.

    La misma fuente indicó que la lentitud en la aplicación de dicha cooperación se debe esencialmente a los complejos procedimientos administrativos y judiciales de algunos países europeos, y que Marruecos es el primer país afectado por ciertos círculos de la sociedad civil, e incluso redes criminales, que utilizan supuestas condiciones precarias de los menores como pretexto para explotarlos.

    Al manifestar su disposición a colaborar como de costumbre con los países europeos y la Unión Europea para resolver esta cuestión, Marruecos llamó a la Unión Europea y a los países concernidos a superar las complejidades de estos procedimientos con el fin de facilitar esta operación.

    Acto seguido, el comisario europeo para la Política de Vecindad y las Negociaciones para la Ampliación, Oliver Varhelyi, saludó este importante anuncio, afirmando que la Unión Europea continuara su estrecha cooperación con Marruecos para superar los retos migratorios y avanzar en la asociación bilateral, en beneficio mutuo.

    Cabe recordar que muchas asociaciones y ONGs han denunciado hace unas semanas las devoluciones calientes de migrantes y la violencia infringida por parte de las fuerzas de seguridad y el ejército españoles contra las personas, entre las que había menores de edad, arrojando incluso a algunos al mar, después del flujo migratorio que consiguió hace unas semanas cruzar las fronteras entre Marruecos y Ceuta.

    De igual modo, se recuerda que, en febrero pasado, en una casa de acogida de menores de Las Palmas, un grupo de menores marroquís no acompañados fueron víctimas de maltrato, abuso policial y de violencia excesiva. Los hechos fueron registrados en un video que dio la vuelta al mundo e hizo que Rabat convocara al embajador de España en Marruecos, Ricardo Diez-Hochleitner, para manifestar su preocupación por estas atrocidades consideradas inaceptables.
    Anteriormente, el 01 de julio del 2019, el niño marroquí Elías Taheri había muerto por asfixia, tras ser agredido por los guardias de seguridad en un centro de detención de inmigrantes menores en la ciudad de Almería.

    Lo que ocurrió en la casa de acogida de menores de Las Palmas o en el centro de Almería revelan solo una parte limitada de la violencia ejercida sobre los menores marroquíes en los diferentes centros de acogida -detención- españoles.

    Por ello, la decisión de Marruecos de resolver de una vez por todas esta cuestión depende sobre todo de la colaboración de las autoridades de los países receptores y exige la flexibilización de los procedimientos para garantizar el retorno seguro de estos niños indefensos a su país de origen.

    Más recientes